Skip to main content

Por primera vez detectan un cáncer en un dinosaurio

dinosaurio
user

12/08/2020 - 07:11

Hace alrededor de 225 y 65 millones de años varios tipos de dinosaurios habitaban nuestro planeta. Y hoy, tanto tiempo después, se ha detectado por primera vez a través del estudio de un fósil un caso de cáncer maligno en uno de ellos.

Un cáncer de hueso maligno agresivo ha sido diagnosticado por primera vez en un dinosaurio. En concreto, se trata de un osteosarcoma. El descubrimiento se realizó gracias a una colaboración entre el Royal Ontario Museum (ROM) y la Universidad McMaster, mientras que los hallazgos se publicaron en la revista médica The Lancet Oncology.

El hueso que se descubrió que era canceroso es el peroné de un Centrosaurus apertus, un dinosaurio con cuernos que vivió hace 76 a 77 millones de años. Este hueso de la parte inferior de la pierna fue descubierto originalmente en el Dinosaur Provincial Park en Alberta en 1989. En aquel momento la deformidad se atribuyó originalmente a una fractura curativa.

El equipo internacional de especialistas decidió analizar el hueso a conciencia: el doctor David Evans, James y Louise Temerty, Cátedra de Paleontología de Vertebrados del ROM, y los doctores Mark Crowther, profesor de Patología y Medicina Molecular, y Snezana Popovic, una osteopatóloga, ambas de la Universidad McMaster, utilizaron técnicas médicas modernas para rastrear el pasado del dinosaurio en cuestión. Así, pudieron detectar el primer caso documentado de cáncer en cualquier dinosaurio en la historia.

Para ello llevaron a cabo tomografías computarizadas de alta resolución y usaron potentes herramientas de reconstrucción tridimensional de TC para visualizar la progresión del cáncer a través del hueso. Con este método, llegaron a un diagnóstico de osteosarcoma.

"El diagnóstico de cáncer agresivo como este en los dinosaurios ha sido difícil de alcanzar y requiere experiencia médica y múltiples niveles de análisis para identificarlo adecuadamente", dijo Crowther.

Estudios como este contribuirán a ahondar más en la evolución y la genética de diversas enfermedades, algunas tan extendidas en la actualidad como lo es el cáncer.

Este artículo fue publicado en TICbeat por Andrea Núñez-Torrón Stock.