Skip to main content

Rejuvenecemos en el espacio, así responde nuestro cuerpo fuera de la Tierra

Gemelos Kelly

13/04/2019 - 09:37

¿Cambia el cuerpo humano en el espacio? Esa es una de las preguntas que ciertas personas se formulan, y algo a lo que la NASA quiere dar explicación. La agencia aeronáutica estadounidense realizó en 2015 un experimento muy ambicioso, y ya conocemos el resultado. Los gemelos Kelly cambiaron cuando se separaron.

Mark y Scott Kelly son dos hermanos gemelos que participaron en un ambicioso estudio de la NASA que se produjo en 2015. Scott es un astrounauta, que tenía 52 años en el momento del experimento, que viajó a la Estación Espacial Internacional. Mark, por el contrario, se quedó en la Tierra.

Este ''Estudio de los gemelos'' quería probar los cambios a nivel celular que experimentan los humanos en el espacio, y la mejor forma de probarlo es enviando a dos personas que tengan en código exactamente igual para comparar los resultados en el espacio con los de la Tierra. Y según la NASA, solo han arañado lo que puede cambiar el cuerpo en el espacio.

Scott Kelly actuó como conejillo de indias y sufrió cambios esperables. Por ejemplo, hubo deterioro ocular y oseo, ya que la falta de gravedad, o la microgravedad, de la Estación Espacial Internacional provoca ese efecto, ya que son elementos del cuerpo que se ''atrofian''.

Sin embargo, hubo tres descubrimientos importantes. El primero es que Scott sufrió deterioro cognitivo durante su estancia en el espacio, respondió bien a los antibióticos (algo fundamental para los viajes espaciales de larga duración) y los telómeros de los glóbulos blancos se alargaron.

Esto es lo que trae de cabeza a la NASA, ya que no saben explicar por qué los humanos en el espacio tienen los telómeros más largos. Se trata de una estructura que determina la vida de la persona, y cuanto más largo, más vivimos (y cuanto más corto, por ejemplo a causa del estrés, menos vida útil tenemos).

Como decimos, la NASA aún no sabe por qué se produjo esto, pero sí observaron que los telómeros fueron más largos en el espacio, acortándose significativamente al regresar a la Tierra y, seis meses después, volviendo prácticamente a la normalidad.

Con esto, la NASA considera que deben seguir haciendo experimentos, ya que solo han comprobado los efectos en un humano que estuvo casi un año, una estancia muy prolongada, en el espacio, por lo que hay que realizar estudios de mayor duración para determinar, por ejemplo, cómo se comportará el cuerpo humano en un viaje de larga duración.

Ver ahora: