Skip to main content

Las resonancias de los últimos años podrían ser erróneas

Las resonancias de los últimos años podrían ser erróneas

06/07/2016 - 09:43

Su nombre correcto es Resonancia Magnética Funcional. Es un procedimiento que se usa para medir la actividad cerebral, y sirve para detectar enfermedades o realizar investigaciones neurológicas. Sin embargo, todas las resonancias magnéticas de los últimos años podrían ser erróneas. Han detectado una mala interpretación sistemática de los datos recogidos.

Lo ha descubierto un equipo de la Universidad Linköping, en Suecia. De tener razón en sus conclusiones, significaría tirar a la basura al menos 15 años de investigaciones científicas y al menos 40.000 papers académicos. Para medir la efectividad del software encargado de las resonancias, pusieron a prueba cientos de ellas en distintos lugares del mundo.

El resultado no pudo ser más desalentador: hasta un 70% de falsos positivos. Y no sólo eso, sino que algunas resonancias magnéticas indicaron actividad cerebral donde claramente no la había. Esto significa que muchas conclusiones científicas se podrían haber basado en una evidencia que no existe.

Para comprender el alcance del estudio, hay que saber cómo funcionan las resonancias magnéticas funcionales. Los doctores las utilizan para medir la actividad cerebral de determinadas áreas del cerebro, siempre en función de la cantidad de sangre que vaya hacia ella. Sin embargo, no lo hacen directamente, sino a través de los datos interpretados por el software. He ahí el problema.

"Las RMN funcionales tienen 25 años, y sorprendentemente sus métodos estadísticos más comunes no han sido validados usando datos reales. Aquí, hemos usado datos de 499 controles para conducir tres millones de análisis grupales" ha declarado Anders Eklund, jefe del proyecto.

Dormir y concentrarse, claves del funcionamiento del cerebro

Si las conclusiones alcanzadas gracias al software defectuoso son erróneas, los estudios desarrollados basándose en ellas también lo son. Esto plantea un problema a gran escala en la investigación médica y neurológica. Estudios sobre drogadicción o comportamientos del cerebro se encuentran en entredicho.

El bug en el software de las resonancias magnéticas fue solventado en 2015, lo que significa reconocer que había un problema. Desde 1992 era el encargado de interpretar los datos de la actividad cerebral recogidos en resonancias, sobre los que trabajaban erróneamente los investigadores para alcanzar conclusiones que ahora podrían ser invalidadas.

[Fuentes: PNAS y Motherboard]

Tags:

#ciencia, #salud

Ver ahora: