Skip to main content

El sofá con cojines antibalas y una caja fuerte en su interior

CouchBunker

SAS

08/07/2020 - 23:08

Parece el sueño de un narcotraficante: un sofá con una caja fuerte en el interior para guardar hasta 30 rifles. Y con cojines que funcionan como escudos antibalas...

La industria doméstica de las armas es un gran negocio en Estados Unidos, y además genera otro negocio paralelo a su alrededor. Se venden armas como protección, y luego se venden todo tipo de productos para protegerte de las armas...  Por eso allí se pueden encontrar artículos impensables en Europa, como por ejemplo un sofá con cojines antibalas y una caja fuerte en su interior.

Para nosotros es un artículo incomprensible y exótico, pero en Estados Unidos a cualquiera se le puede ir la cabeza y liarse a tiros con el vecindario, así que un cojín que funciona como escudo antibalas es una cosa la mar de práctica...

Te presentamos a CouchBunker, el sillón que esconde una caja fuerte en su interior. Los cojines blindados son opcionales:

El sillón está disponible en varios modelos y materiales, para que combine bien con la decoración del hogar. Una caja fuerte 2,5 x 1 x 0,35 metros se instala en su interior, oculta por los propios cojines.

En esta caja fuerte de doble cerradura puedes esconder joyas, dinero, y otras posesiones valiosas. Pero también, tal como explica el fabricante Safely and Security en la ficha del producto, caben "hasta 30 rifles". 

Como hemos dicho, por un precio adicional puedes blindar los cojines del sillón para convertirlos en escudos antibalas, por si sufres un ataque con arma de fuego mientras estás viendo una serie tranquilamente en tu casa... Aguantan disparos a bocajarro con un revólver Magnum del calibre 44:

CouchBunker

SAS

Si no necesitas un sofá también está disponible en formato cama, para colocar en un dormitorio.

CouchBunker está a la venta en Estados Unidos con precios que varían entre los 2.150 y 3.200 dólares, según el tamaño de la caja fuerte y el blindaje de los cojines. Un producto típicamente americano que sería impensable verlo en el IKEA... Afortunadamente...