Skip to main content

Los tatuajes te hacen sudar menos, y eso es muy malo

Los tatuajes pueden tener efectos negativos sobre la salud.

16/08/2017 - 09:25

¿Es malo hacerse un tatuaje? En teoría, los efectos negativos sobre la salud eran más un mito que otra cosa, con pocos casos más achacables a una mala praxis que a la inseguridad del proceso en sí mismo. Hasta ahora: se acaba de demostrar que hacerse un tatuaje te hace sudar menos, y eso es muy malo para tu bienestar.

Un estudio científico ha comprobado que la sudoración se reduce a la mitad en las áreas sobre las que se ha realizado un tatuaje. Esto hace que dicha parcela sea prácticamente incapaz de transpirar y, por lo tanto, evita que el cuerpo se refriegere de forma normal. Reducir la temperatura corporal es el principal objetivo del sudor.

Para comprobar si realmente es malo hacerse un tatuaje -al menos en relación al sudor- los científicos tomaron una muestra de diez hombres. Cinco tenían tatuajes y cinco no. A todos ellos se le estimularon las glándulas encargadas de producir sudor para comprobar en qué cantidad segregaban este líquido. El resultado fue sorprendente.

Las concluciones del estudio, eso sí, deben ser tomadas con precaución. Las condiciones no son las normales, pues las glándulas no estában tratando de enfriar el cuerpo sino respondiendo a un estímulo químico muy agresivo. Por otra parte, una muestra de diez personas puede ser poco representativa del total de la población.

Estos son los experimentos científicos más increíbles realizados hasta ahora

Lo que está claro es que los datos sirven como base para profundizar en el estudio del impacto de los tatuajes sobre la piel. Puede que no haya daño directo a la misma pero eso no significa que no puedan producir efectos negativos de forma indirecta. Con sólo reducir la transpiración ya pueden ser un peligro potencial, sobre todo en climas cálidos.

La historia de los tatuajes es ya muy larga, prácticamente tanto como la civilización. Actualmente parecen estar más de moda que nunca, aunque aún hay ciertos estigmas asociados a ellos, particularmente en algunos países de lo más conservadores. Sin embargo, poco a poco van siendo socialmente más aceptados en Occidente gracias al relevo generacional.

[Fuente: IFL Science]

Ver ahora: