Ya no quedan ecosistemas vírgenes en el mundo

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Ya no quedan ecosistemas vírgenes en el mundo

Lejos quedan las historias idílicas de lugares recién descubiertos por el ser humano, vírgenes y aún en su estado original. Sin embargo, un estudio acaba de demostrar que tales historias son eso, idílicas. Ya no quedan ecosistemas vírgenes en todo el mundo, y de hecho, todas ellas desaparecieron hace miles de años.

Comúnmente se cree que los humanos, pese a haber colonizado todo el planeta, no causaron verdadero impacto en el planeta hasta que las fábricas surgidas de la revolución industrial comenzaron a echar humo. No es cierto, ya que desde el Pleistoceno Tardío los humanos han causado impacto en la biodiversidad del Planeta Tierra, eliminando en la práctica sus ecosistemas vírgenes.

El estudio, elaborado por investigadores de la Universidad de Oxford y el Instituto Max Planck de Alemania, diferencia entre zonas sin explorar y zonas vírgenes. Para que una zona sea considerada virgen debe haberse mantenido, no sólo sin presencia humana, sino sin verse afectada por variaciones de tipo alguno producidas por el hombre.

Los que los investigadores han descubierto es que estos ecosistemas se vieron afectados de forma muy temprana incluso sin recibir al hombre en ellas. La domesticación de animales, la agricultura, la colonización de las islas y el comercio afectaron a la flora y fauna de estos lugares de forma indirecta.

El Planeta X, ¿causante de las extinciones masivas en la Tierra?

Y eso por no hablar de lugares considerados vírgenes que en realidad no lo eran, pero no por la lejana influencia de la civilización, sino porque ya vivían allí nativos que fueron asimilados o exterminados por las primeras oleadas de colonos.

La desaparición de la megafauna, entre la que destacan los grandes mamíferos que poblaron la tierra hace miles de años, se produjo de forma casi simultánea tanto en zonas con importante presencia humana como en otras consideradas “vírgenes” hasta ahora, lo que demuestra que los tentáculos de la civilización se extendieron más allá de lo que se pensaba.

¿Te gustaría tener unas vacaciones alternativas? Utiliza este vale de Atrápalo

Las conclusiones alcanzadas demuestran que es realmente complicado devolver un ecosistema a su estado original, ya que de una forma u otra siempre se ve afectado por el ser humano, aunque se encuentre aislado de él. No sólo el cambio climático o la contaminación atmosférica lo modifican, sino también los cambios en la fauna y flora de otros lugares del planeta.

Todas las consecuencias de la vida humana en el mundo han sido reflejadas en diversos documentales, destacando sobre los demás Una verdad incómoda, de Al Gore y Planeta Tierra, de la BBC.

[Fuente: PNAS]