Skip to main content

Ya puedes andar por la calle en calcetines sin zapatos con Aftersocks

Aftersocks

09/09/2019 - 18:00

¿Te atreverías a pasear por una calle céntrica de tu ciudad en calcetines? La perspectiva de que todo el mundo luzca sus calcetines sin zapatos en el restaurante o en el bar es tan divertida como inquietante. Y no creemos que le haga mucha gracia a las marcas de moda. Especialmente de calzado... Pero aquí están: Aftersocks, los calcetines para andar por la calle sin zapatos.

Es una idea del emprendedor holandés Joel Bijilmer. Un día, saliendo de una fiesta, a su novia le comenzaron a hacer daño los zapatos de tacón que llevaba. El dolor era tan insoportable que volvió a casa andando por la calle, una situación nada agradable cuando solo llevas unas medias.

Joel Bijilmer se puso a pensar en la posibilidad de fabricar unos calcetines para andar por la calle después de las fiestas. Tras meses de trabajo, obtuvo estos originales Aftersocks. Puedes verlos en este vídeo:

El concepto es sencillo: se trata de unos calcetines que en los que la suela tiene una capa de PVC, una especie de goma altamente resistente, pero al mismo tiempo elástica.

Ya existen calcetines similares para andar por casa, pero según cuenta Joel Bijilmer a Business Insider, no existen versiones diseñadas a la moda, para andar por la calle.

A este emprendedor le sorprendía que nadie hubiese explotado la idea antes, y pronto descubrió por qué: son muy difíciles de fabricar. Contactó con 10 fábricas chinas y ninguna tenía las máquinas necesarias para fabricar este tipo de suela que pudiera colocarse en un calcetín. Finalmente encontró a una que aceptó construir las máquinas necesarias para crear específicamente este tipo de calcetines para andar por la calle sin zapatos. Gracias a ello va a poder fabricar hasta 50.000 pares de calcetines al mes.

Puede parecer una idea extravagante, pero estos Aftersocks han recaudado 20 veces la cantidad que necesitaban para financiarse en KickStarter, y ya han vendido cerca de 5.000 pares. Cuestan 18 euros tres pares, pero cuando se pongan a la venta en tiendas, valdrán 60 euros.

El concepto de Aftersocks no es usarlos para ir todo el día con ellos por la calle. Están pensados para utilizarlos como emergencia cuando te duelen los pies. Por ejemplo tras salir de una fiesta, cuando llevas mucho tiempo andando, un zapato nuevo que te marca, etc.

Pero Joel Bijilmer ya está ideando nuevas aplicaciones. Han contactado con él pilotos de avioneta que los ven ideales para volar, y también pueden ser útiles cuando sales de una discoteca o un lugar con el suelo sucio, y después tienes que conducir. Te pones los Aftersocks y así no llevas la suciedad de los zapatos al interior del coche.

Ver ahora: