Skip to main content

5 grandes diferencias entre el coche híbrido y el híbrido enchufable

Contaminación PHEV

Rodrigo Fersainz

19/01/2021 - 19:35

Hay algunas diferencias muy importantes entre el coche híbrido y el híbrido enchufable que te vamos a mostrar.

La electromovilidad ha llegado para quedarse y, por fortuna, lo ha hecho de maneras muy diferentes. Pero eso puede llevar a confusión si no tienes claros los conceptos, a la hora de elegir tu próximo coche nuevo o si optas por uno de segunda mano (que ya los hay de todos los tipos). Por ejemplo, entre un coche híbrido y un híbrido enchufable, estas son las 5 grandes diferencias... que no todo el mundo conoce. 

¿Quién tiene la 'culpa'? Todo el mundo y nadie en concreto, si nos apuras. Porque como cualquier fenómeno reciente, requiere un poco de tiempo para que la mayoría de los conductores conozca los detalles de estas categorías y puedan decidir mejor cuál es la que más les conviene. 

Y es que atrás quedó aquella sencilla clasificación que hacía que los vehículos se dividieran sólo entre coches de gasolina y coches diésel. Hoy ya conviven en el mercado los coches híbridos en sus diferentes versiones, los híbridos enchufables, los enchufables (coches eléctricos) y los que sólo tienen motores de combustión de gasolina o diésel (los de 'toda la vida', pero salvando las distancias con los modelos viejos). 

Así que la variedad no ayuda a una comprensión inmediata; los diferentes nombres que se les da según los fabricantes y sus campañas publicitarias, a veces, tampoco. Por tanto, los medios especializados también tenemos que seguir clarificando las cosas. Y si nos centramos en este post en los coches híbridos e híbridos enchufables, ¿cuáles son sus 5 grandes diferencias?

1 Denominación

Lo primero, pues, es saber de qué hablamos. Dentro de los coches con motores térmicos, hay: 

  • Coches no híbridos: son los convencionales, con motores térmicos, gasolina (de explosión) o diésel (de combustión). 
  • Coches híbridos puros: con un motor térmico (de gasolina o diésel) y otro eléctrico, que se van combinando automáticamente para ahorrar. Los más modernos ya incluyen un botón EV para ir en modo exclusivamente eléctrico durante unos kilómetros siempre que las baterías tengan una mínima carga y las circunstancias (acelerón, desnivel, sistema de climatización) no requieran de más energía.
  • Coches con hibridación suave: son los llamados Mild Hybrid Electric Vehicle (MHEV), vehículos de combustión pero con un sistema de electrificación de 48V con batería y regenerador de energía para los descensos y frenadas. 
  • Coches híbridos enchufables Plug-in Hybrid Electric Vehicle (PHEV). Son iguales que los híbridos puros, pero disponen de una toma de corriente externa auxiliar para que, además, sus baterías puedan ser recargadas enchufándolos directamente a la red.  

No entrarían en estas categorías, por tanto, ni los coches eléctricos puros (plug-in o 100% enchufables), ni los bifuel  -con motor térmico que también puede funcionar con gasolina y gas (natural comprimido/GNC o licuado del petróleo/GLP)-, ni los de hidrógeno/pila de combustible ni los eléctricos con autonomía extendida (con otro motor térmico que genere corriente para llegar al siguiente puesto de recarga).   

2 Número de motores

Así pues, entre un coche híbrido y un híbrido enchufable, otra de las 5 grandes diferencias... puede ser su número de motores que lleven, siempre que hablemos de híbridos de hibridación suave (un sólo motor térmico más el mencionado sistema de electrificación de 48V) frente a híbridos enchufables (motor térmico más motor eléctrico más toma de corriente externa).  

Por contra, si hablamos de híbridos puros frente a híbridos enchufables, ambos contarían con dos motores que se irían combinando. 

3 Toma de corriente externa

Esta es la principal diferencia. Como su propia denominación indica, entre un híbrido puro o MHEV y otro enchufable o PHEV es precisamente eso, que el segundo tiene toma de corriente externa con la que recargar directamente las baterías, sin necesidad de que estas recuperen la energía mediante los descensos o las frenadas. 

4 Modos de conducción

Esto permite mayor 'juego' a los propietarios de un PHEV. De hecho, aunque cualquier híbrido tienda a primar la conducción sólo con electricidad -e incluso muchos modelos permiten circular sólo así-, en un híbrido enchufable sí que es posible circular con cero emisiones... siempre que las baterías no se agoten. O, por el contrario, sólo con combustible, a 0% de baterías o no.  

Además, algunos PHEV de última generación disponen, incluso, de modos de conducción en los que puedes elegir si ir sólo con electricidad, utilizar sólo el motor térmico para circular y rellenar la batería -reservando la carga para una determinada zona-, usar el coche como un híbrido puro normal y que él vaya combinando ambas mecánicas automáticamente... Con ello, resultan más versátiles

5 Etiquetas (a punto de cambiar)

Por último, entre un coche híbrido y un híbrido enchufable, de las 5 grandes diferencias, dejamos para el final otra que va a dejar de serlo este año, pero que hasta ahora había resultado fundamental: las pegatinas energéticas de la DGT. 

Desde el comienzo de este sistema, los coches híbridos en todas sus formas han llevado etiquetas ECO, excepto los híbridos enchufables, que tenían la CERO, igual que los eléctricos puros. Sin embargo, uno podía entrar con el motor térmico sólo (emitiendo partículas por el tubo de escape) en las zonas de acceso restringido por contaminación. 

Ante las quejas, la DGT se ha planteado cambiar esto para adecuar mejor las categorías a la realidad. Y, en teoría, todo va a cambiar a lo largo de 2021.  

Este artículo fue publicado en Autobild por Rodrigo Fersainz.