Skip to main content

El helicóptero más grande de la historia, que nunca llegó a cumplir su misión

Mil Mi-12

Wikimedia

25/09/2020 - 14:26 | Actualizado 26/09/2020 - 07:15

Es más grande que un avión de pasajeros Boeing 737, pero vuela como un helicóptero. Tiene varios récords que, 50 años después, nadie ha superado. Su misión fue un fracaso.

La Guerra Fría supuso un despilfarro de dinero enorme en amenazas, medidas y contramedidas pensadas para causar tanto temor al bando contrario, que no se atreviese a atacar. Un buen ejemplo es el helicóptero más grande jamás construido, el Mil Mi-12, desarrollado por la Unión Soviética en 1968.

Aunque el modelo oficial iba a llamarse Mi-12, finalmente solo se construyeron dos prototipos que se llamaron V-12. La leyenda dice que hubo un tercero que se estrelló, pero la Unión Soviética siempre lo ha desmentido.

Con 37 metros de largo y 69.100 Kilos de peso, tenía una tripulación de 6 oficiales y podía transportar a 196 pasajeros a una velocidad de 260 Km/h. El 6 de agosto de 1969 elevó una carga de 40.204 Kilos a 2.255 metros, el mayor peso jamás transportado por un helicóptero. Su bodega de carga era tan grande, que en interior cabían varios autobuses. Puedes verlo en acción en este vídeo:

El diseño del V-12 era muy peculiar. Para ahorrar costes los soviéticos usaron una cabina de avión. En lugar de colocar los rotores en la carcasa lo hicieron en las alas. Son, literalmente, los rotores de dos helicópteros Mi-6. Al ser tan grandes, evitan la necesidad de poner un tercer rotor en la cola.

¿Y para qué construyó la Unión Soviética el helicóptero más grande del mundo? En 1959, en plena Guerra Fría, tenía un problema de seguridad con sus misiles intercontinentales, tal como nos cuenta Popular Mechanics.

Para que los aviones espía norteamericanos no descubriesen su ubicación los escondía en bosques y bases subterráneas, pero para transportarlos usaba vías de tren, que eran muy fáciles de localizar desde el cielo. Así que en 1962 se aprobó la construcción de un helicóptero descomunal capaz de transportar estos enormes misiles intercontinentales. Esto haría más difícil su localización por parte de los americanos.

El desarrollo necesitó varios años de trabajo, hasta que dos prototipos V-12 iniciaron las pruebas de vuelo, en 1968.

Pero desde que se inició el proyecto, en 1959, hasta que se completó una década después, la tecnología de los misiles nucleares había evolucionado tanto que habían reducido varias veces su tamaño. Cuando el V-12 estaba listo los misiles ya podían transportarse en camiones, un medio más seguro y discreto que un enorme helicóptero hipervitaminado.

Los V-12 nunca llegaron a transportar misiles y el modelo oficial, el Mil Mi-12, nunca llegó a construirse. Apenas realizaron unos vuelos de exhibición, antes de terminar en sendos museos militares de Moscú.