Skip to main content

Los tres motivos para comprar un diésel este año

Los 10 mejores coches diésel para comprar en 2020

Elena Sanz Bartolomé

29/01/2020 - 19:30

Apostar por la compra de un coche diésel hoy en día puede llegar a ser un deporte de riesgo si tenemos en cuenta la que le está cayendo encima, pero no debe cundir el pánico. Cada conductor es un mundo y, por lo tanto, habrá algunos para los que el diésel siga siendo una opción válida. Y para aquellos que están indecisos y no se dejan llevar por las modas, tenemos tres razones para lanzarse a la piscina y comprar un diésel en 2020.

1. La normativa europea de las emisiones

La primera razón es la normativa europea Corporate Average Fuel Emissions (CAFE), que entró en vigor el 1 de enero 2020. Con esta ley, Bruselas establece una media de emisiones anual para el total de las ventas de un fabricante europeo dentro del territorio de la UE. Eso sí, el listos ha bajado y lo ha hecho de manera exigente. La citada normativa ya está obligando a todos los fabricantes europeos a poner en circulación coches cuyas emisiones no superen los 95 gramos de dióxido de carbono (CO2) de media en el global de sus ventas.

¿Qué pasa si están por encima de ese nivel? Las marcas tendrán que pagar 95 euros por cada gramo de más y por el total de ventas. O lo que es lo mismo, se pueden enfrentar a multas multimillonarias. Así que cumplir esta norma se ha convertido en el gran reto, no en vano España cerró 2019 con una media de CO2 por kilómetro de unos 122 gramos, 27 por encima de lo permitido. Por eso algunos coches van a bajar de precio.

Coche diésel

Las marcas han tenido tiempo para prepararse y son conscientes de las soluciones que tienen ante sí para evitar sanciones cuantiosas. Una de ellas pasa por electrificar sus gamas apostando por aquellas mecánicas que menos contaminan: eléctricos, híbridos, híbridos enchufables, gas, hidrógeno… Y otra es el fomento de la venta de los vehículos con menor nivel de emisiones; una orden que ya han transmitido a la red de comerciales de sus concesionarios.

Este escenario no sólo es propicio para aquellos que lucen la pegatina Eco y Cero en sus parabrisas, también lo es para los vehículos diésel. Hoy en día, la tendencia del mercado orienta a los conductores a comprar un tipo de coche, los SUV, y un determinado combustible, la gasolina. Un binomio que no sólo consume más que un diésel, también contamina más.

Pegatinas DGT: todo sobre las etiquetas medioambientales

Si comparamos las emisiones de dióxido de carbono (que son las que mide esta normativa europea), los vehículos de gasóleo tienen unos niveles más bajos que sus equivalentes en gasolina (alrededor de un 15% menos) y que otros modelos de características semejantes. Por lo tanto, si tenemos en cuenta que las marcas van a incentivar su venta, es lógico pensar que este tipo de coches tendrá mejores ofertas, descuentos mayores y otros beneficios para hacer más atractiva su compra ante el bolsillo del conductor.

2. Su bajo consumo

La segunda razón para comprar un diésel en 2020 también tiene que ver con la parte económica y aunque la hayamos repetido hasta la saciedad, sigue estando igual de vigente que antes. Eléctricos aparte, el diésel sigue siendo imbatible en lo que a consumo se refiere, seguido de cerca, eso sí, por el GNC. Y, además, cuenta con una razón que refuerza esto: los números.

No en vano, la autonomía de un coche diésel oscila entre los 800 y los 1.000 kilómetros con un solo depósito… lleno, claro está. ¿Qué nos están indicando estas cifras? Cómo es el consumo medio de un vehículo de gasóleo: debido a su sistema de inyección, es entre un 15 y un 20% más bajo que el de uno de gasolina e, incluso, que el de algunos híbridos. Además, si el consumo es parco… el coste será más reducido porque el litro del diésel sigue siendo más bajo que el de la gasolina, pero de esto hablaremos un poco más tarde.

Coche diésel

Estas cifras disminuyen cuando hablamos de híbridos enchufables que unen un motor eléctrico a un diésel. La presencia de esta energía hace que tanto el consumo como las emisiones sean más reducidas si cabe. A esta ventaja hay que añadir otras dos más. En primer lugar, la parte eléctrica puede sumar potencia y aumentar la autonomía del coche. En segundo lugar, al contar con un modo eléctrico y siempre dependiendo del número de kilómetros que pueda recorrer en modo eléctrico, el coche tendrá pegatina Eco o Cero con las ventajas que eso conlleva.

Por otro lado, antes comentábamos que las cifras de consumo de un coche eléctrico son mejores. Efectivamente, pero en su contra está la autonomía de estos modelos y la red de recarga más allá de la que podemos tener en casa o en el trabajo. En cuanto a los consumos de los coches impulsados por gas natural comprimido (GNC), son parejos a las del diésel. Es cierto, pero la oferta de vehículos GNC es más reducida y, además, las estaciones de gas natural para que este tipo de coches pueda repostar son más limitadas. Al fin y al cabo, el diésel está presente en todas las gasolineras.

Coche diésel

3. Más barato para tu bolsillo

Y hablando de gasolineras pasamos a la tercera y última razón para comprar un coche diésel en 2020: siempre sienta mejor al bolsillo del conductor, tanto a la hora de repostar como en otros aspectos. Igual que en los casos anteriores, vamos a tirar de cifras para acompañar a esta razón.

Si un conducir hace más de 20.000 kilómetros al año, se le suele recomendar un vehículo diésel por una simple razón: su consumo menor hará que en tres o cuatro años se haya amortizado la mayor inversión que se hace al comprarlo. Sí, un coche diésel es más caro que uno de gasolina: de media, unos 1.500 euros. Y su mantenimiento también tiene un precio más elevado, pero tenemos que tener en cuenta que el motor de un vehículo de gasóleo gira a menos revoluciones y, por lo tanto, aguanta mejor el día a día y suele tener una vida útil mayor.

Coche diésel

Acabamos con algo que, desde hace un tiempo, siempre está de actualidad: el precio del diésel. Bien es cierto que si lo comparamos con el de la gasolina, la diferencia es cada vez más pequeña y esto los hace menos atractivos. Además, está la famosa ley de hidrocarburos que pretende equiparar los precios de ambos combustibles.

A pesar de todo esto, si echamos un vistazo a cualquier gasolinera, el diésel sigue siendo más barato. No en vano, según los datos del Ministerio para la Transición Ecológica, el precio medio del gasóleo en España durante 2019 fue de 1,186 euros por litro. El de la gasolina fue un poco más alto: 1,261 euros por litro. Aunque la distancia se pequeña, en 2020, comprar un diésel sigue compensándole a tu economía.

Este artículo fue publicado en Autobild por Elena Sanz Bartolomé.

Y además