BlackBerry está tan mal que podría ser vendida por partes.

BlackBerry está tan mal que podría ser vendido por partes.

BlackBerry, que una vez fuera uno de los participantes más reconocidos en la competencia por el mercado de la telefonía móvil, ha dejado atrás sus épocas de gloria. Luego de que se supiera que la compañía canadiense estaba pensando abandonar la bolsa, han surgido noticias de que la situación es lo bastante grave como para que BlackBerry esté considerando "alternativas estratégicas". Dentro de estas se incluyen alianzas con otras compañías y la venta completa de la empresa.

Según información entregada por Digitimes, BlackBerry -que recientemente fue superada por Windows Phone como tercera plataforma móvil del mundo-, podría ser vendida, sí; pero no como una unidad. Esto se debe principalmente a que la popularidad de la plataforma (que en este momento cubre el 3% del mercado global) no hace atractiva para sus rivales la perspectiva de adoptarla como un todo; sobre todo cuando se tiene en cuenta el costo asociado a absorber y mantener la burocracia administrativa necesaria para ello.

Sin embargo, algunas partes de la compañía canadiense podría ser interesantes para potenciales compradores. De esta manera, compañías como por ejemplo IBM y Cisco Systems, que tienen amplios intereses enfocados en el segmento corporativo del mercado podrían tener interés en adquirir la plataforma inalámbrica de servicios de negocios de BlackBerry.

Por otro lado, la compañía aún tiene un gran número de patentes relacionadas con su plataforma BlackBerry 10. Éstas patentes presentan un interés potencial para compañías como Samsung o Amazon, que podrían utilizarlas para fortalecer sus propias ofertas en el mercado de negocios, o en sus ofertas de productos orientados al consumidor final.

En este momento no se conoce información acerca del futuro de la división de hardware de la compañía. De hecho, no se sabe si existen ofertas de compra por parte de otras empresas, o si la posibilidad de una alianza está sobre la mesa. En resumidas cuentas, la situación de BlackBerry es crítica, y no se aprecian soluciones concretas a la vista. Es posible que pronto tengamos que decirle adiós a un icono de décadas pasadas.