Móviles chinos: ¿Te comprarías uno o todavía no te fías?

Debate Móviles chinos sí o no

Móviles chinos. Smartphones chinos. Están en boca de todos. Quien más quien menos tiene un familiar, amigo o conocido que muestra orgulloso un terminal con buena pinta, que no habías visto hasta ahora, acompañado de la frase "va como un tiro y me ha costado la mitad que un Samsung".

Tienen sus pros y sus contras, claro, como todo. A su favor, el precio, mucho más barato que un smartphone de categoría similar de cualquiera de las grandes marcas. Además, si los compras directamente en China (por Internet, claro) te ahorras aún más dinero.

En su contra, los problemas con las aduanas, que no funcionen del todo bien, que haga falta un cierto conocimiento para cambiar la rom de origen por una adaptada... Todo eso sin entrar en la poca confianza que el comprador pueda tener en la garantía y el servicio técnico que pueda ofrecer el fabricante desde el otro lado del planeta.

Es nuestro debate de esta semana, y aquí tenéis la opinión de algunos de nuestros redactores. Recordad que lo que nos interesa es vuestra opinión, y que...

"las mejores respuestas se publicarán tanto aquí como en el próximo número de nuestra revista, Computer Hoy y Personal Computer & Internet"

En contra

Carlos Gombau

Sí, pero no... Sí -y no queda otra- porque un gran porcentaje de los terminales que se venden en el mundo han sido fabricados en la RPC, por mucho que se hayan diseñado en California. Sí, porque empresas como Lenovo, Huawei o ZTE, con sede y fábricas en China, están haciendo las cosas muy bien, pero que muy bien, últimamente.

Ahora bien, la oferta empieza a perder interés cuando hablamos de marcas ubicadas en el país oriental que se aprovechan del I+D de terceros para diseñar y fabricar sus productos, en algunos casos de dudosa calidad y, muchos de ellos, fuera de los estándares, certificaciones y normativas europeas.

Por no hablar de los que, simple y llanamente, se dedican a plagiar por completo los modelos más demandados. Pero las cosas como son, tampoco soy amigo de los móviles que se adquieren por palets en ferias chinas de venta 'al por mayor' y que llegan a Europa remarcados como marcas del viejo continente.

ivan muñoz

Reconociendo el buen trabajo de marcas como Xiaomi o Zopo, que han logrado a base de esfuerzo reducir el margen frente a los fabricantes de primera línea y mitigar en gran medida muchos de los prejuicios hacia las marcas del gigante asiático, creo que jamás me compraría uno de estos 'móviles chinos'.

Mi experiencia personal me dice que los móviles de marca china siempre ofrecen mucho menos de lo que prometen, y que suelen lucir mucho mejor en la fotografía de la web junto a su listado de prestaciones, que una vez que los tenemos entre las manos. Y es que, pese a los importante avances realizados, todavía tienen que mejorar en aspectos como la calidad de los materiales y el rendimiento.

Luego están otros aspectos, como la gestión de la garantía o la atención al cliente, muy complicada o inexistente tanto si comparamos directamente desde la web del fabricante en chino, como si lo hacemos mediante un distribuidor.

Y es que no debemos olvidar que aunque resulte muy económico fabricar en China (algo que hacen todas las marcas) la diferencia de precio debe compensarse por algún lugar. En móviles chinos, la menos de momento, está claro que no es oro todo lo que reluce.

A favor

Yo no estoy a favor ni en contra de unos y otros, pero si la pregunta es si me fío de comprar un móvil chino, o sí creo que merece la pena apostar por un smartphone chino, mi respuesta es claramente afirmativa.

Soy de esos a los que utilizan el móvil para todo, y en todo momento. Me bajo un sinfín de aplicaciones, juegos, etc y me gusta hacer fotos de todo cuanto veo, siempre con mi smartphone. Por ello necesito un móvil potente, con buenas prestaciones, sino es imposible ejecutar con suficiente velocidad todo cuanto llevo dentro de él.

Actualmente, los precios de la gama alta de smartphones de marcas conocidas; como Samsung, Sony, LG, HTC, Apple, etc son totalmente prohibitivos para mi economía.

Gracias a Dios, en los últimos meses los móviles chinos se han consolidado como una interesante alternativa. Cuentan con una muy buenas prestaciones: procesadores de cuatro u ocho núclos, 2 y 3 GB de RAM, 32 o 64 GB de memoria, etc. y lo más importante de todo, ahora comienzan a ofrecer mejores servicios de entrega, respuesta y gestión de incidencias. Algo que hasta el día de ayer, era su mayor hándicap.

No hay duda, que a nivel calidad/precio los móviles chinos son la mejor opción, pero hay que tener muy presente los inconvenientes, que los hay.

En primer lugar, debemos de tener en cuenta que para que funcione en España la banda de frecuencia con la que trabaja el móvil sea la adecuada para nuestro país (GSM), así como la red de datos (3G, 4G). En segundo lugar, debemos ser conscientes de que el envío de dicho terminal tarda más de lo normal (3 - 6 semanas), que la garantía es de 1 año en lugar de dos (por norma general) y que si tenemos cualquier problema con él, aunque lo normal es que nos lo reparen o cambién, este proceso también es más lento y el envío para la reparación corre a cuenta nuestra.

Además, debemos de tener cuidad con la letra pequeña, y leer detenidamente los términos y condiciones bajo los que opera cada tienda (tiempos, envíos, garantía, pago, etc). Tampoco no está de más, consultar en foros (como por ejemplo, HTCMania) la reputación de esas tiendas chinas de electrónica y la experiencia de otros usuarios.

Si seguimos estos pasos, no tiene porqué haber ningún tipo de desengaño, y nos aseguraremos tener uno de los mejores móviles del mercado a un precio realmente muy bajo

 

Alberto Martín

Dejando a un lado el argumento que todos ya conocéis, esto es, que la mayoría de smartphones actuales se fabrican -ensamblan en el caso del iPhone- en China, os contaré que el último Android no-chino que tuve fue un Samsung Galaxy S2. Estaba muy contento con él, o lo estuve durante los 11 meses que me duró.

Menos de un año después de haberlo comprado, el terminal dijo basta. Sin avisar, dejó de encenderse, como seguro que os ha pasado a muchos de vosotros. Estando en garantía, lo llevé al en su día nuevo y fabuloso -sin ironía, es un centro fantástico- servicio técnico de Samsung en Madrid, para que le echaran un vistazo.

Estuve casi un mes sin tener noticias de él, esperando una llamada. Al final, me llegó un SMS para que pasara a recogerlo, y asumí que o me daban uno nuevo o habían conseguido repararlo. No fue así. Me la jugaron con el tema de la 'pestañita que se pone roja' si se moja el teléfono y ale, garantía anulada. Un terminal que iba siempre con funda protectora y que cuidaba como si fuera mi hijo, que para eso me había gastado una pasta en él. Agua, poca.

Después de estar un mes esperando para nada, y cabreado a más no poder, decidí en ese mismo momento en el que salí de aquel servicio técnico que no volvería a gastarme un dineral en un smartphone.

Dos semanas después, tras recorrer multitud de foros y leer posts como para completar El Quijote, encargué un Jiayu G3 en una tienda china online y jamás me he arrepentido. El terminal funcionó perfectamente tras flashearle una rom para quitarle apps chinas innecesarias y solucionar algún que otro pequeño fallo de fábrica.

De esto hace ya más de un año -ya no uso el Jiayu, aunque sigue funcionando perfectamente- y desde entonces hasta hoy los móviles chinos han mejorado muchísimo, y las marcas asiáticas ya se han dado cuenta del potencial internacional, por lo que normalmente puedes usarlo out-of-the-box. Aún así, siempre hay una gran comunidad dispuesta a ayudarte a solucionar cualquier pequeño problema o a proporcionarte una ROM personalizada para que tu terminal vuele.

Entiendo que al usuario medio todavía le dé miedo comprar un smartphone chino, pero el que se defienda en estos temas no debería pensárselo dos veces. Se suele poner de excusa el tema de la garantía, y con razón. Fíate tú de mandar el móvil a China, que te lo arreglen y que te lo manden de vuelta. Pero es que en España te puede pasar lo mismo: 'pestañita roja' y da igual los años que te queden de garantía, el fabricante se lava las manos.

A mí, ahora mismo, pagar 700€ por un smartphone alta gama de marca potente, de las de siempre, pudiendo comprar un Xiaomi Mi3 o un buen Zopo por menos de la mitad... es que sólo de pensarlo me da la risa.

Queremos tu opinión