Samsung vio en la muerte de Jobs una ocasión contra iPhone

Imagen Steve Jobs

En un documento revelado esta semana como parte de la actual batalla en la corte entre Apple y Samsung, Michael Pennington, director de ventas nacionales para Samsung, había ofrecido su punto de vista en una cadena de correos electrónicos en 2011.

Pennington se lamentaba en un email de la gran cobertura de prensa dada al fallecimiento de Jobs, que calificaba de un "beneficio no intencional para Apple" y el iPhone, y empujaba a una reacción. El director de ventas de Samsung vio la reacción ante la muerte de Steve Jobs como un momento oportuno para devolver el golpe a Apple

Según publica CNET por una copia del documento que recibieron, Pennington hizo los siguientes comentarios en un mensaje fechado el 07 de octubre, dos días después de que Jobs falleciese: "Desafortunadamente, [sic] la muerte de Steve Jobs ha dado lugar a una enorme ola de cobertura sobre la 'superioridad' de Apple y del iPhone en prensa, todos los dispositivos creados por el "apasionado, incansable, perfeccionista ...Steve Jobs"

Para Samsung, la clave estaba en que con la muerte de Jobs hubo un beneficio no intencional para Apple, ya que los mensajes externos por tercera partes ponían de relieve la percepción de que los productos de Apple son superiores, ya que Jobs era un visionario y un perfeccionista.

"Lo siento por seguir impulsando este tema, pero he visto este demasiado tiempo y sé que esta es nuestra mejor oportunidad para atacar iPhone. Si no hay consenso sobre el enfoque que se había propuesto inicialmente, voy a dejar de empujar, pero me gustaría para comprender mejor nuestra estrategia para que pueda alinearse con eso" continuaba Pennington en su email.

Actualmente, Pennington ya no trabaja en Samsung, es uno de por lo menos cinco altos ejecutivos de Samsung EE.UU. que han dejado la empresa o notificado su cese en los últimos dos meses.

Apple y Samsung están librando su última guerra de patentes en un juicio que comenzó 31 de marzo, y en el que las dos compañías se han acusado mutuamente de copiar ciertas características patentadas para sus propios dispositivos móviles.