eFast el malware que se hace pasar por Chrome sin que lo sepas

software malicioso

Aunque la estabilidad en nuestros navegadores es cada vez mayor gracias a los nuevos protocolos de Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer, el sentido común del consumidor es la última barrera de seguridad ante todo el malware que se sigue moviendo en las inmensidades de las telarañas de Internet.

Una de las últimas evoluciones dentro del mundo del software malicioso se llama eFast Browser, una especie de navegador enmascarado que secuestra y reemplaza Google Chrome, haciéndonos creer que estamos en el navegador oficial.

Saber si nuestro ordenador está infectado es relativamente fácil, porque eFast Browser nos acribillará de forma constante con publicidad de todo tipo, sobre todo con los molestos pop-up y pop-under, con enlaces a otros sitios de poca confianza.

Pero la cosa va mucho más lejos, porque además de hacernos saltar publicidad a cada momento, este malware para Chrome de pega sigue nuestro comportamiento en la red para saber nuestros hábitos y, de esta manera, ofrecernos otras trampas en forma de publicidad o enlaces sobre nuestros gustos favoritos, haciéndonos caer más fácil en la trampa.

En comparación con otros programas maliciosos o virus para el navegador, con eFast no se intenta la infección, sino directamente eliminar Chrome de nuestro sistema operativo, sustituyendo todos los enlaces directos por otros falsos, que incluso nos pueden hacer llegar a tiendas conocidas como Amazon o servicios como Youtube.

Cómo eliminar el spyware y malware de nuestro ordenador

El problema con este malware que suplanta a Chrome es que, al utilizar Chromium, la versión en código abierto de Chrome, hace que tanto su estética como sus iconos sean prácticamente calcados a los que conocemos en Chrome, con lo que los usuarios menos experimentados es probable que no sepan de la infección del ordenador hasta pasado un tiempo.

Aún así no resulta fácil que eFast Browser infecte nuestro ordenador, y con un poco de sentido común y teniendo nuestro navegador favorito actualizado, siempre desde las fuentes oficiales, es algo que nos ayudará a luchar para que este tipo de malware sea cada vez menos popular dentro de los ordenadores de todo el mundo.

[Fuente: Malwarebytes]