Skip to main content

La música en streaming empieza a ser muy rentable para todos

Los ingresos de la industria musical empiezan a subir gracias a las aplicaciones como Spotify.

22/09/2017 - 08:40

Tras muchos años intentando frenar la piratería digital a golpe de leyes, parece que la industria musical por fin ha descubierto la forma de acabar con la piratería y además ganar dinero: las aplicaciones para escuchar música en streaming como Spotify, Apple Music, Google Music o la más reciente Amazon Music. Todas ellas contribuyen a hacer que el negocio atraviese momentos de bonanza.

Según los datos publicados por Statista, los ingresos generados por la música de pago en streaming se han disparado en la primera mitad de 2017. En los últimos años ya era la partida más importante de las ganancias, aunque no con tanta diferencia con respecto al resto. Ahora supone un 60% del total de los beneficios de la industria.

Hablamos exactamente de suscripciones de pago a estos servicios, independientemente de la gente que decide utilizar Spotify en su modalidad gratis y oír los anuncios. Es gente que ha decidido que bien vale la pena pagar los escasos 10€ que cuesta la suscripción a cualquiera de las aplicaciones para escuchar música más populares. Eso sí, sigue habiendo alternativas para bajar música gratis.

Es una gran noticia no sólo para las productoras y los artistas, sino también para los usuarios. Por fin se ha dado con una vía intermedia que permite a todos disfrutar del contenido sin cometer ilegalidades y a un muy buen precio, solución que también parece estar funcionando en el caso de las series y películas online gracias a Netflix, HBO, Amazon Prime Video y otras alternativas.

Prueba gratis durante un mes Amazon Music Unlimited: más canciones que Spotify al mismo precio

No obstante, pese a que hay lugar para el optimismo, los datos siguen estando muy lejos de la edad dorada de la música, aquella en la que el principal soporte eran las cintas de cassette y los CD. En 1999 los ingresos totales de las productoras ascendían a 40.000 millones de dólares, mientras que en 2014 eran de 14.500 millones, menos de la mitad.

Que comiencen a aumentar los ingresos significa que ya se puede apostar decididamente por un modelo que es rentable y tiene futuro. No hay otra alternativa, al menos de momento.

Ver ahora: