Skip to main content

Apple podría regresar al lector de huellas en los iPhone de 2021, en esta ocasión bajo la pantalla

Lector de huellas del Samsung Galaxy A80

06/08/2019 - 08:55 | Actualizado 06/08/2019 - 19:31

Cuando Apple presentó el iPhone X, lo hizo anunciando a bombo y platillo el Face ID, a día de hoy el sistema de reconocimiento facial más avanzado en telefonía. Sin embargo, dicha novedad llegó con un coste que se prolongará hasta 2021, según todas las fuentes: la ausencia del lector de huellas.

Según Ming-Chi Kuo, el analista que suele acertar siempre en las predicciones del mundo Apple, la compañía está pensando en devolver a los iPhones el lector de huellas, aunque esta vez bajo la pantalla. Es algo que ya es posible en infinidad de móviles Android, pero que la marca californiana ha mantenido en el tintero.

La intención de Apple al mantenerse al margen de esta tecnología ha sido ni más ni menos que comprobar que la piscina tenía agua antes de saltar de cabeza. No hay que olvidar que los primeros modelos con lector de huellas en pantalla recibieron muchas críticas por el mejorable funcionamiento de este sistema.

Ahora que por fin parece que comienzan a ponerse a un buen nivel, Apple ha decidido dar el paso, aunque llega tarde para los nuevos modelos que serán anunciados en septiembre, aún sin lector de huellas y con el Face ID como principal método de desbloqueo.

Son los primeros rumores sobre los futuros iPhone, aunque hay algunos más que llevan sonando un tiempo, como por ejemplo el desarrollo de las pantallas microLED que Apple lleva con mucho secretismo y que servirían para librarse del dominio de Samsung en lo que a paneles OLED respecta.

A día de hoy, la marca estadounidense tiene claro el enfoque que quiere dar a sus productos, orientados no tanto a vender un dispositivo como a servir de apoyo a toda una red de servicios asociada, desde la tarjeta de crédito de Apple hasta la suscripción a juegos móviles.

Apple sabe que probablemente las ventas de móviles se estanquen con el paso del tiempo, de ahí que hayan decidido centrarse en vender servicios y suscripciones como forma de amortiguar el golpe antes de que realmente se produzca.