Skip to main content

La célula solar más eficiente del mundo: convierte en electricidad el 47% de la luz que recibe

Célula solar

NREL

18/04/2020 - 06:30

Los paneles solares están formados por docenas, cientos de pequeñas células o celdas solares, que son las que convierten la energía solar en electricidad. Por desgracia la conversión no es completa, es decir, solo se transforma parte de esa luz. Es lo que se llama eficiencia de las células solares. Y esta semana se ha batido el récord. El NREL ha fabricado la célula solar más eficiente del mundo. Convierte en electricidad el 47,1% de la luz que recibe.

El Laboratorio Nacional de Energía Renovable (NREL) de Estados Unidos, ha diseñado esta celda solar ultra eficiente. El anterior récord marcaba una eficiencia del 46%.

Como decimos, la eficiencia de una célular solar indica qué porcentaje de luz se convierte en electricidad. En los años 70, cuando comenzaron a desarrollarse los primeros paneles solares, según el tipo de panel la eficiencia variaba entre el 5 y el 20%. Entre 1995 y 2010 apenas se ganó un 2 o un 3%. Pero desde 2010 hasta ahora, la eficiencia ha aumentado más de un 10%. Podemos verlo en esta gráfica, con distintos tipos de células solares:

Eficiencia de los paneles solares

NREL

Hay que decir que este récord del 47,1% de eficiencia se ha conseguido usando luz que es 143 veces más potente que la que nos llega del Sol. Pero usando luz solar estándar se mantiene en un 39,2%, que sigue siendo muy alta. Y se pueden usar espejos para focalizar la luz y acercarse a ese 47,1%.

Esta nueva célula solar ultra eficiente está formada por 6 tipos diferentes de capas de materiales fotoactivos, según cuenta New Atlas. Cada tipo de capa reacciona con un espectro diferente de la luz solar, para aprovecharla al máximo.

En total, 140 capas fotosensitivas que suman un grosor inferior al de un pelo humano. Todo un récord.

En este caso es importante no solo la eficiencia, sino que la célula solar es extremadamente fina y pequeña. Podrá usarse en paneles solares muy ligeros, reversibles (con celdas solares a cada lado), y muy grandes, gracias a su delgadez y poco peso.

La ansiada eficiencia del 50% está cada vez más cerca. Una barrera que hemos tardado casi 40 años en romper.