Skip to main content

China muestra su ambicioso plan para un nuevo internet que pueda afrontar la demanda del futuro

Internet

30/03/2020 - 11:25 | Actualizado 30/03/2020 - 11:26

No sabemos a qué nivel ni en qué sentido, pero es bastante probable que internet cambie en un futuro próximo. Hace unos meses Rusia probó su propia red y, sin que tenga nada que ver, ahora llega desde China una propuesta para crear un nuevo internet que haga frente a los retos que ya asoman.

Según Financial Times, este plan ha sido presentado en las Naciones Unidas y nace del Ministerio de Industria y Tecnología de la Información de China, Huawei y algunas operadoras del país. El problema que ven se sitúa en la inestabilidad de la red y la incapacidad para afrontar la demanda que se vivirá en el futuro. Con la intención de marcar un nuevo comienzo de la red con una arquitectura distinta, nace New IP.

Huawei, empresa que ya domina el 5G a nivel mundial y máxima protagonista en la guerra comercial actual, sería la encargada de construir este internet en colaboración con otras compañías y los distintos gobiernos. Aspecto que se puede prever que no gustará a Estados Unidos.

Los informes presentados a Naciones Unidas hablan de lo avanzado que está el proyecto y cómo, no solo en noviembre se darán todos los detalles, puede que en 2021 esté listo para funcionar.

La idea a la hora de enfocar el aumento de velocidad y las demandas que pueden surgir se afronta desde la perspectiva de que en vez de utilizar el protocolo TCP actual, se busque la intercomunicación entre los dispositivos de la misma red para conseguir un sistema de direcciones IP más dinámico y veloz.

Pero esta propuesta ha dividido a los países. Algunos se han mostrado contrarios, como Estados Unidos o Reino Unido, y otros favorables, como Rusia. 

Uno de los motivos alegados en contra es la posibilidad de rastreo que ven en la comunicación directa entre dispositivos sin que se haya presentado ningún sistema de autentificación de momento.

Desde Huawei afirman que su arquitectura está abierta a las propuestas de científicos y desarrolladores que quieran colaborar con el proyecto. Pero todavía existen muchos aspectos que se desconocen sobre New IP y los planes de implementación.

Si hace tiempo que venimos leyendo teorías sobre la posibilidad de que internet deje de ser una, esta clase de proyectos de mejora dan más fuerza a ese futuro. ¿Cambiará internet? ¿Se reiniciará o dividirá? No podemos descartar que en uno o dos años tengamos una red totalmente distinta.