Logo Computerhoy.com

Cómo evitar que tu Amazon Echo espíe tus conversaciones

Amazon
Amazon Echo Dot de 4ª Generación

Mientras que algunos están tranquilos por el hecho de que los altavoces inteligentes nunca graban nada hasta que oyen la palabra de activación, otros están preocupados por la cantidad de datos que estos dispositivos recogen en el proceso.

Este tipo de dispositivos cuentan con una gran vulnerabilidad. Y es que es realmente sencillo para los hackers hacerse con uno de ellos y controlar los productos IoT conectados, espiar las conversaciones y robar datos personales. El hackeo de estos dispositivos requiere un solo clic en un enlace malicioso.

Un dispositivo que continuamente está escuchando siempre suscitará problemas de privacidad y seguridad en la red. 

Si recordáis (si no ya estamos nosotros para hacerlo), a principios de año ya hablamos de un ataque al servicio Alexa en estos dispositivos, llamado Alexa versus Alexa (AvA), que, pese a que Amazon rápidamente lo solucionó, aprovechaba archivos de audio para obtener el control de los dispositivos Amazon Echo durante un tiempo prolongado.

Ahora bien, que tampoco cunda el pánico porque estamos hablando del mismo hackeo que puede sufrir tu dispositivo móvil. Muchas personas siguen comprándolos y utilizándolos en sus hogares conectándolos con otros dispositivos y tampoco tiene por qué pasar nada que afecte a tu seguridad.

Eso sí, hay que tener en cuenta algunas cosas. Por ejemplo, siempre están escuchando, pero lo hacen de forma pasiva. Estos se activan con las famosas llamadas que realizamos (palabras clave). Amazon, por su lado, afirma que utiliza esta información para hacer que sus dispositivos sean mejores y más precisos. 

Ahora bien, seguro que alguna vez este se ha encendido de forma extraña cuando en la televisión han dicho algo que suena similar sin ser exactamente la palabra que lo activa.

Según un estudio de Londres de 2019, los dispositivos que tenían la palabra "Alexa" podían activarse accidentalmente si una frase empezaba con "I" seguida de un sonido "K", como "I care about" o "I got something". Los dispositivos que usaban "Echo" se activaban con palabras que contenían una vocal más los sonidos "k" o "g", como "head coach", "I got" o "that cool".

También se llegó a la conclusión de que Amazon analiza los datos de voz para orientar los anuncios en sus dispositivos Echo y en la web.

Cómo evitar que un dispositivo Echo me escuche

Este es un punto muy a tener en cuenta, ya que si consideramos que perdemos más de lo que ganamos, quizá sea una buena idea hacer tu dispositivo "sordo".

La forma más sencilla es apagando los micrófonos. Pulsa el botón del micrófono y aparecerá una luz roja que indica que el dispositivo ya no puede oír nada de lo que dices. Sin embargo, mientras esté en este modo, no detectará tu palabra clave de activación.

Otra opción viable es la de borrar las grabaciones de voz que tu dispositivo ya ha almacenado y evitar que guarde las futuras. La mejor opción es acudir a la aplicación y entrar en:

  1. Ajustes.
  2. Privacidad de Alexa.
  3. Revisar el historial de voz. En esta misma sección también podrás evitar que Alexa guarde futuras grabaciones de voz.

También hay una serie de frases que te pueden ayudar a completar esto. Puedes utilizar tres comandos: "Alexa, borra lo que acabo de decir"; "Alexa, borra todo lo que he dicho hoy"; "Alexa, borra todo lo que he dicho".

Por último, no te olvides de gestionar los permisos que concedes al dispositivo. Las Alexa Skills son apps de terceros que mejoran las capacidades de la propia Alexa. Sin embargo, después de habilitar estas, suelen requerir acceso a información personal como tu dirección y número de móvil para que funcionen correctamente.

Para tener un control exacto de todo, accede de nuevo a:

  1. Ajustes.
  2. Privacidad de Alexa.
  3. Gestionar permisos de habilidades y cámbialos como te apetezca.

Si bien es cierto que cuantos más datos tenga un dispositivo, mejor será la comprensión de aquello que solicitamos, algunas personas, por no decir muchas, solo quieren estar seguras de que tienen el control de su privacidad y seguridad y que cualquier ataque no va a poner en jaque toda la información que estos dispositivos tienen de nosotros.

Solo seamos conscientes de la realidad y valoremos por nosotros mismos hasta qué punto queremos que estos sean útiles y no usemos tampoco la hipérbole o exageración de que Alexa nos está espiando o nos mantiene vigilados como si de una película de acción se tratase y nosotros fuésemos la figura más relevante del país.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además