Logo Computerhoy.com

Así se consigue el combustible verde sustituto de combustibles fósiles para coches: el hidrógeno

Hidrógeno

En Texas están construyendo la mayor planta del mundo de hidrógeno verde, un combustible que es la gran esperanza de los científicos para frenar el cambio climático a base de energía limpia y barata.

La Ciudad del Hidrógeno, así se llama la mayor planta del mundo de hidrógeno verde. Ahora mismo es solo un proyecto, pero ya está en marcha y su intención es dar energía renovable y verde a una zona de Estados Unidos donde se precisa de mucha energía (y no solo para los coches).

Acabará aprovechando 60 gigavatios de energía solar y eólica, y la utilizará para producir más de 2.500 millones de kilogramos de hidrógeno verde al año, manteniéndolo bajo tierra en cavernas de almacenamiento en el domo salino de Piedras Pintas (Texas) antes de distribuirlo.

El proyecto, planificado por Green Hydrogen International (GHI), se construirá en fases. La primera fase entrará en funcionamiento en 2026, aportando 2 GW de producción de energía verde y dos cavernas de almacenamiento.

Hidrógeno verde

GHI afirma que, con el tiempo, se podrán crear más de 50 cavernas en el emplazamiento, que almacenarán hasta 6 TWh de energía. Lo que supondría energía verde para miles de viviendas y empresas.

Estas cavernas, para quien se lo pregunte, son una parte vital del desarrollo, ya que actúan como un amortiguador de la producción de energía intermitente.

Los recursos solares y eólicos pueden alimentar los electrolizadores de hidrógeno cuando las condiciones sean favorables, pero este almacenamiento intermedio será el que garantizará la continuidad de los suministros para los clientes. Lo que lo convierte en viable.

motores v8

El hidrógeno saldrá de la planta a través de oleoductos hasta las cercanas Corpus Christi y Brownsville para su conversión en amoníaco verde, combustible de aviación sostenible y otros productos.

GHI también tiene previsto construir oleoductos que lleven el hidrógeno directamente a otros clientes, y está estudiando opciones de exportación a Japón y Corea, así como la viabilidad de un combustible verde sostenible para cohetes destinado a operaciones de lanzamiento en el sur de Texas.

Si todo va según lo previsto, el hidrógeno verde será el combustible que alimente nuestros coches, cohetes y aviones el día de mañana. Y todo ello sin emitir dióxido de carbono a la atmósfera, solo vapor de agua.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.