Logo Computerhoy.com

El descubrimiento que podría hacer que el coche de hidrógeno pase por la derecha al coche eléctrico

Motor
Toyota GR Yaris de hidrógeno

Científicos de Australia han descubierto la forma de separar y almacenar mecánicamente los gases en polvo para un transporte mucho más sencillo del hidrógeno.

Desde hace ya un tiempo, existen dos tecnologías totalmente enfrentadas: la electricidad y el hidrógeno. Cada una con sus pros y sus contras intentan ponerse por encima de la otra, aunque por el momento continúa ganando, si nos centramos en los vehículos, el coche eléctrico.

Sin embargo, parece que este descubrimiento podría poner en jaque lo hasta ahora conocido. Y es que, a esto hay que sumarle que, poco a poco, el coche de hidrógeno va dando sus pequeños pasos. Recordemos la noticia sobre esta tecnología que ha desarrollado el Apricale, que superará los 1.000 caballos con un peso inferior a los 1.000 kg.

En cuanto a este nuevo avance, basado en la mecanoquímica, abre las puertas a un medio de almacenamiento en estado sólido que puede mantener los gases de forma segura a temperatura ambiente hasta que se necesiten.

Para aquellos que aún anden algo perdidos, un coche de hidrógeno tiene un motor y una mecánica similar al eléctrico. La diferencia es que en vez de una batería, usa una pila de combustible de hidrógeno líquido.

Recoge oxígeno del aire y lo mezcla con el hidrógeno generando electricidad para el motor, mientras expulsa H2O (agua) por el tubo de escape. Os dejamos algunas ventajas e inconvenientes de ambos sistemas.

Actualmente, el hidrógeno puro se almacena en forma de gas o de líquido criogénico, lo que consume altas cantidades de energía. 

"No requiere mucha energía y es seguro; en condiciones normales es bastante estable y el hidrógeno no se libera a menos que se caliente a un par de cientos de grados. Así que hay una esperanza de que esto se convierta en una tecnología de almacenamiento en estado sólido", afirman los investigadores.

Con el hidrógeno almacenado de forma segura en el polvo, se puede trasladar y almacenar de forma extremadamente fácil y segura. Además, es más barato y más fácil de manejar que el gas o el líquido, y el equipo necesario para liberar el gas para su uso en el otro extremo parece que será bastante simple.

Está claro que el coche eléctrico tiene grandes ventajas como es la mejora a posteriori con actualizaciones OTA o un consumo ínfimo en ciudad, pero los tiempos de recarga y la infraestructura de cargadores son un gran problema y estamos viendo nuevas soluciones para almacenar hidrógeno, el tiempo dirá.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además