Skip to main content

Guard, la inteligencia artificial que lee la letra pequeña de los contratos y te dice lo importante

Guard

29/09/2019 - 07:30

Es obvio que la inteligencia artificial va a cambiar el mundo, y eso origina muchos recelos, algunos más justificados que otros. La mayoría de las quejas están relacionadas con quitar puestos de trabajo a los humanos. Pero aunque eso va a ser así, también es cierto que en otros muchos casos la IA va a solucionarnos muchos problemas tediosos. Es el caso de Guard, una inteligencia artificial que lee los contratos de privacidad y extrae lo más importante, para ahorrarnos esta penosa tarea.

Hoy en día cualquier servicio o app incluye un contrato de privacidad y uso, que en muchos casos nos aparece en pantalla la primera vez que usamos dicho servicio o app. Un contrato que a veces tiene docenas de páginas en letra pequeña y apretujada, con un lenguaje técnico específicamente diseñado para hacer casi imposible la lectura. Y eso es lo que pasa, que nadie lo lee. Por eso las compañías hacen con nuestros datos lo que les da gana, como vamos a ver a continuación.

Ciertas aplicaciones de inteligencia artificial pueden ser más o menos polémicas, pero no es el caso de Guard, la IA que lee la letra pequeña de los contratos, y te muestra solo lo importante.

Guard es una idea de un experto en IA llamado Javi Rameerez, que diseñó esta aplicación como parte de su tesis doctoral. Se trata de una red neuronal que está aprendiendo a desmenuzar el contenido de los contratos, para extraer únicamente la información relevante.

De momento solo ha obtenido resultados con los contratos de privacidad de servicios muy conocidos como Twitter, Instagram, Tinder, Netflix, WhatsApp, YouTube, etc. Por ahora no se puede usar con cualquier contrato que introduzcamos.

Los resultados de su trabajo están publicados en la web de Guard, y como era de imaginar ha extraído de dichos contratos claúsulas completamente abusivas, o desconcertantes.

Asi, por ejemplo, en el contrato de Twitter hay una cláusula que pone, literalmente: "tu información puede ser vendida o transferida como parte de la transacción".

En Instagram hay un apartado en el que pone: "Instagram no puede asegurar la seguridad de ninguna información que transmitas a Instagram, ni garantizar que esa información pueda ser accedida, alterada o borrada". Vamos, que si les roban datos se lavan las manos, y si les pides que borren algo, no garantizan que lo consigan...

Puedes consultar en la web de Guard las amenazas para la privacidad más graves que contienen estos contratos, así como otros datos interesantes, como los hackeos que han sufrido o cómo borrar las cuentas.

Más:

#sync