Skip to main content

Japón pone a prueba un satélite que se auto-destruye para mantener a raya la creciente basura espacial

Tierra

Deposit

09/06/2020 - 08:56

La agencia espacial japonesa JAXA propone lanzar satélites que se destruyan cuando ya no sean necesarios y así no seguir acumulando basura alrededor de la Tierra.

Según se ha ido simplificado la construcción y el lanzamiento de nuevos satélites, preocupa la acumulación de basura espacial alrededor de la Tierra. La agencia espacial de Japón (JAXA) propone crear satélites que se autodestruyan una vez hayan terminado su misión. 

Con empresas como SpaceX, vemos como el cielo se llena de satélites y otras máquinas. Los astrónomos alertan que la acumulación de objetos en la órbita de la Tierra puede ser peligroso para futuras misiones espaciales y para la observación del espacio. 

Actualmente se estima que existen 20.000 objetos entre satélites en funcionamiento y desechos abandonados moviéndose por la órbita terrestre baja. Este vertedero espacial no frena a la industria que sigue lanzando satélites al espacio, por lo que desde Japón proponen que los futuros satélites que se lancen sean fáciles de eliminar para no seguir acumulando basura al rededor de la Tierra. 

La agencia JAXA ha trabajado con la startup  ALE Co. en el desarrollo de un satélite que, llegado el momento, se autodestruirá explotando contra la atmósfera. El proyecto J-SPARC consiste en incluir en un satélite un mecanismo con cátodo de nanotubos de carbono (CNT) y una correa electrodinámica (EDT). 

Una vez el satélite ha terminado su labor, en vez de quedar inútil en la órbita de la Tierra, se extiende una larga cuerda al espacio para cambiar la órbita del satélite inducida por el campo magnético de la Tierra. El satélite irá descendiendo y alejándose de la altura a la que orbitan el resto de satélites y demás objetos espaciales hasta entrar en la atmósfera de la Tierra y quemarse.

"Mediante el desarrollo del dispositivo con esta demostración conjunta a bordo, será posible reducir la cantidad de satélites que quedan en una órbita terrestre baja, que se espera que aumente rápidamente en el futuro, y evitar así la generación de grandes cantidades de desechos peligrosos causados ​​por colisiones con otros desechos espaciales ”explica la agencia JAXA

Esta solución de "limpieza" se pondrá a prueba en 2021 con un microsatélite que se lanzará al espacio. Una vez se demuestre el éxito de la prueba, el sistema J-SPARC estará disponible para que las compañías que fabrican satélites lo compren e incluyan en sus próximos lanzamientos. Empresas como SpaceX, TeleSat, Amazon, Leosat o OneWeb que están llenando la órbita de la Tierra para llevar internet a todos los rincones del planeta, entre otras cosas.