Skip to main content

¿Está tu microondas boicoteando tu WiFi? Este es el problema y su posible solución

Microondas

Christiane Drummond

21/01/2019 - 08:32

Cuando tenemos problemas de conexión WiFi en casa tendemos a intentar cambiar de posición el router, quitar cualquier obstáculo que tenga a su alrededor, colocar las antenas o incluso comprobar si nuestro vecino nos está robando la señal. El último sitio donde buscamos al culpable es en la cocina.

Sin embargo, si tras probar varias soluciones para mejorar la señal sigues teniendo mala conexión WiFi, el problema podría ser tu microondas ya que usan la misma frecuencia y esto puede ocasionar interferencias.

En 1947 la Unión Internacional de Telecomunicaciones fijó las bandas ISM (Industrial, Scientific and Medical) asignando distintas bandas de radiofrecuencia electromagnética a ciertos dispositivos para evitar que causaran interferencias con servicios de comunicación.  Al microondas le asignaron la banda 2.4 GHz.

Pese a ser contrario a la intención inicial, con el tiempo las bandas ISM se adoptaron en el ámbito de comunicaciones, entre ellos el WiFi. La banda 2.4 GHz era atrayente por tener un bajo coste de adopción, menores requisitos de energía y funcionar a buena distancia.

Mientras que el WiFi, y el resto de tecnologías que emplean la banda 2.4 GHz, está diseñado para evitar interferencias, un microondas puede ser suficiente poderoso para debilitar la señal. Es cierto que el electrodoméstico está diseñado para evitar que las ondas salgan al exterior, pero siempre puede escaparse alguna.

El efecto contrario no ocurre por el diseño del microondas que ejerce como una carcasa protectora y porque realmente tan solo te calienta la comida, por lo que no es demasiado notable.

¿Te roban el WiFi? Te explicamos cómo lo puedes comprobar

Cabe preguntarse si el WiFi y el microondas tienen la misma frecuencia, ¿por qué no cumplen la misma función? El motivo está en el tipo de ondas que emiten.

El router emite ondas omnidireccionales en círculo alcanzando la máxima superficie posible, mientras que el microondas apunta ondas en una misma dirección que rebotan contra el obstáculo que encuentren delante. Así, un microondas usa más energía que un router, que es lo que le permite cocinar comida.

Cómo solucionar tus problemas con el microondas y el WiFi

En caso de que creas que el microondas pueda ser la causa de tus problemas de conexión WiFi no es necesario que compres uno nuevo. Prueba primero a cambiarlo de sitio y alejar ambos dispositivos.

Si persiste, siempre podrías comprar un router 5 GHz, normalmente los que son compatibles con el estándar de WiFi AC. Al tener una frecuencia distinta no solo protegerás tu conexión de las interferencias del microondas, sino de todo tipo de interferencias incluidas las de tus vecinos.

Eso sí, debes intentar conectarte siempre a la red etiquetada como 5G, mucho más rápida que la de 2,4 GHz, aunque también es cierto que tiene mucho menos alcance.