Skip to main content

El primer wearable tecnológico tiene más de 300 años: un anillo ábaco de la dinastía Qing

Anillo Ábaco

05/06/2021 - 06:30

Quizá pienses que tu smartwatch o tu pulsera de actividad son un invento moderno, pero hace más de 300 años nuestros antepasados lucían sus propios wearables, como este anillo ábaco que tiene más de tres siglos.

Solemos pensar que somos más listos que generaciones anteriores simplemente porque tenemos mejor tecnología. Cada generación solo puede dar de sí lo que la tecnología de la época permite, y quizá si hace 300 años hubiesen tenido móviles o relojes inteligentes, los habrían utilizado de forma más sabia y menos esclavizante que nosotros.

Es algo que nunca podremos saber. Pero sí tenemos muchas pruebas de que hace siglos, igual que nosotros ahora, se las ingeniaban para convertir la tecnología de la época es dispositivos portátiles o wearables.

Es el caso del anillo ábaco que puedes ver en foto de apertura de la noticia. Fue fabricado durante la Dinastía Qing, en China, y tiene más de 300 años.

Es un anillo de mujer, y las bolas del ábaco son tan pequeñas que no pueden manipularse con los dedos. Se cree que su dueña usaba una aguja del pelo para operar esta primera calculadora wearable.

El ábaco está considerado el primer instrumento para contar. La primera calculadora de la Humanidad. Los ábacos más antiguos descubiertos tienen 2.500 años, y su origen no está claro. Unos historiadores aseguran que proviene de China, y otros que del Sahara. Pero lo utilizaron casi todas las civilizaciones de la Antiguedad.

Un ábaco está formado por un marco rectangular con barras paralelas por donde se deslizan unas bolas.

Existen muchos tipos diferentes, pero en los más comunes cada bola representa una unidad, y según la barra en donde esté situada puede ser la decena, centena, el millar, etc.

Por ejemplo, para representar el número 1.512 en un ábaco basta con poner 1 bola en la barra del millar, 5 bolas en la de las centenas, 1 bola en la de las decenas, y 2 bolas en la de las unidades.

Con un ábaco básico se puede sumar y restar, pero los hay más complejos con bolas que en lugar de unidades representan 100 o 1000 unidades, y que incluso permiten multiplicar, dividir, y hacer raíces cuadradas.

Gracias al ábaco muchas culturas adoptaron el sistema decimal (contar de 10 en 10), aunque no todas. Los sumerios y los babilonios contaban de 60 en 60, y gracias a eso hoy las horas tienen 60 minutos, y los minutos, 60 segundos.

Lo que no sabemos es para qué necesitaba la dueña de este primer wearable tecnológico, llevar un ábaco siempre encima. ¿Qué era lo que tenía que contar en cualquier momento y lugar?

Es un misterio de la historia que posiblemente nunca lleguemos a resolver...