Skip to main content

¿Sabes lo que es un cold email? Te explicamos cómo redactarlo

Redactar un email

25/11/2019 - 20:24

Los cold emails, emails fríos o emails a puerta fría son un tipo de email que se usan mucho en marketing, a nivel profesional, o incluso particular. Vamos a explicar lo que son y cómo redactarlos correctamente.

Un email frío o a puerta fría es un correo, casi siempre profesional o publicitario, en donde vamos a ofrecer un servicio o un producto a alguien que no conocemos. Es un tipo de email delicado y difícil de redactar, porque no sabemos quien lo va a leer (o sí lo sabemos, pero no le conocemos personalmente), y por tanto no podemos anticipar qué tono o qué estilo aplicar.

Es importante redactar correctamente, porque si envías un email coloquial y humorístico a una persona seria, o al contrario, parece demasiado frío y distante, como si hubiese sido escrito por un robot, probablemente terminará en la papelera. Nuestros amigos de TICbeat nos ofrecen 8 claves para redactar un cold email.

Ten siempre claro el objetivo

Ese tipo de correos se envían a un desconocido por un motivo concreto: vender o presentar un producto o servicio, pedir una opinión, hacer una encuesta, etc.

Ten siempre en cuenta este objetivo, y no te desvíes de él. Cualquier otra cosa es paja que distraerá la atención del receptor.

Una imagen mental del destinatario

Puesto que no conoces a quien va destinado el email a puerta fría tienes que intentar imaginar cómo es, de la forma más fiel posible. Intenta hacerte una imagen mental de esa persona: edad, profesión, intereses, etc. ¿Es una persona mayor o joven? ¿Es un directivo o un secretario? ¿Dónde vive? ¿Qué necesidades tiene como profesional o usuario?

Con una imagen mental de la persona, será más sencillo dirigirte a él.

Ponte en su piel y escríbete a ti mismo

A la hora de redactar, tienes que ponerte en la piel de esa persona. Imagínate que eres él, e intenta escribir para tí. Se creativo y personaliza al máximo el contenido, que no parezca que lo has escrito con una plantilla.

Sé directo y conciso

Para que una persona lee un email de alguien desconocido, tiene que ir al grano. Si hay mucha literatura y mucha introducción, posiblemente dejará de leer. Por educación hay que presentarse, pero enseguida ve al asunto del cold email y no te desvíes de él.

Céntrate no en alabar tu producto o servicio sino en mostrar al destinatario cómo eso que le ofreces mejorará su vida.

Rompe la monotonía

No te limites a redactar todo seguido. Usa preguntas, listas, resúmenes... Cosas que hacen más ameno tu email frío.

La importancia del asunto

Como habrás imaginado, el asunto del correo es de vital importancia para que el destinatario se anime a abrir el email, y leerlo.

Hay muchos trucos clásicos, como poner el nombre de la persona en el asunto (si lo conoces), incluir números, mostrar urgencia, hacer una pregunta impactante, o iniciar la frase para continuarla en el interior del correo.

Termina con una CTA

Una CTA o Call-to-Action (llamada a la acción) se coloca al final el email. Se trata de un enlace, una imagen con un enlace, o un botón para que el lector toque al terminar de leer el email y lo lleve a tu web, tu blog, tu correo electrónico, etc.

Hay que incluirlo para que el destinatario contacte contigo de forma sencilla, ya que ese suele ser el motivo de un email a puerta fría: contactar con una persona.

Envíalo en el momento justo

Estudia también el mejor momento para que esa persona reciba el email: ¿a primera hora de la mañana antes de que empiece a trabajar, o a última hora cuando ya ha terminado con sus obligaciones? ¿Quizá a la hora de comer para que lo lea mientras se toma un café, o por la noche para que lo lea en casa? ¿Día de diario o fin de semana?

Hay que anticipar que esté de buen ánimo, para que sea más probable que te responda.

Hemos visto qué es un cold email, y las claves para redactarlo correctamente.