Skip to main content

El ratón de Samsung que sale corriendo si trabajas demasiado

Balance Mouse

Samsung Card

24/03/2020 - 23:29

En Corea del Sur, como en otros muchos países, tienen un problema con los horarios de trabajo. Muchos empleados no terminan a tiempo sus tareas así que se quedan a trabajar hasta altas horas de la noche, incluso a escondidas de sus jefes. Pero Samsung ha encontrado la solución. Al menos, para los que usan ordenador: Balance Mouse, un ratón que sale corriendo cuando el usuario lleva demasiadas horas trabajando. Literalmente...

Se trata de una idea de Samsung Card, la división encargada de comercializar las tarjetas bancarias de Samsung, que son usadas principalmente por profesionales liberales en Corea. Balance Lab es la compañía que se ha encargado de diseñar este divertido ratón.

En este vídeo puedes ver cómo el ratón de PC se transforma en un robot ratón que se escapa de la mano y se esconde para que su dueño no pueda seguir trabajando:

Balance Mouse controla el tiempo que está en movimiento, es decir, que el usuario lo está usando. Si se superan ciertos parámetros que pueden ser fijados por la empresa, el ratón activa las ruedas y sale corriendo.

Si el usuario lo atrapa puede desprenderse de la carcasa, como si fuese un rabo de lagartija, y volver a escabullirse. Una idea muy original y divertida, aunque parece más una campaña de marketing para concienciar a los trabajadores coreanos de que reduzcan las horas de trabajo, que un proyecto comercializable. A fin de cuentas, el ratón no puede escapar de la mesa...

Samsung ha puesto en marcha muchos conceptos experimentales a través de sus laboratorios de ideas. Hace un tiempo nos llamó la atención el jarrón que apaga fuegos:

Es un bonito jarrón que contiene un líquido especial capaz de apagar cualquier fuego cuando el jarrón se lanza contra él.

En este caso sí se trató de un producto real que Samsung repartió por miles de casas de las zonas rurales de Corea, en donde toda la estructura es de madera y muchas de ellas están habitadas por personas ancianas, que no tienen tiempo o no saben usar un extintor cuando hay un incendio.