Skip to main content

Shiba Inu cae más de un 40% en dos semanas: ¿hasta dónde puede bajar?

Shiba Inu

Depositphotos

16/11/2021 - 10:27

Tras un impresionante auge ha llegado el momento de la caída y los especialistas se preguntan hasta dónde puede llegar Shiba Inu.

Con Shiba Inu se ha pasado de las conjeturas a la realidad y, si hace poco los analistas empezaban a hablar sobre cuándo sería su caída, llevamos un par de semanas realmente malas para la criptomoneda que partió de un meme. Ahora se debate cuál puede ser su suelo.

Shiba Inu ha pasado unos meses de locura en los que ha conseguido que algunos inversores se hagan millonarios, pero la volatilidad excesiva de estos valores ha hecho de las suyas. El recorrido ha sido veloz y se ha construido una comunidad a su alrededor, aunque no ha logrado que sea útil más allá de la inversión y solo unas pocas empresas la han admitido en los pagos.

Según informan en The Motley Fool, en los 14 días que han pasado desde que alcanzó su máximo ha perdido un 43 % de su valor. Esto ha levantado mucho revuelo en inversores que temen una debacle total hasta niveles irrecuperables.

Seguro que al leer sobre grandes auges y caídas piensas en el bitcoin, pero a esta criptomoneda le ha beneficiado ser el gran referente del mercado hasta ahora y ha podido sobrevivir a todos los cambios y se ha situado en una posición relativamente fiable.

Pero para saber cómo puede ser el futuro de Shiba Inu en The Motley Fool han recopilado datos de criptomonedas que vivieron cambios similares y cómo acabaron.

Por ejemplo, Nano ganó un 461,575 % en menos de 10 meses y perdió el 99% de su valor en los 26 posteriores. NEO llegó a perder el 97 % de su capitalización de mercado, XRP un 96 % o Litecoin un 93 %.

Es posible que algunas de esas criptomonedas no te suenen de nada y eso ya indica cuál ha sido su destino. No siempre ocurre así. Algunas superan la situación y tienen una segunda vida, pero el futuro de Shiba Inu es complicado.

Aunque ha crecido de forma explosiva, en todo momento se ha sustentado sobre unas bases poco fiables y no es un modo rápido ni económico de hacer pagos, apenas es admitida por empresas y los inversores ya se fijan en alternativas más interesantes. No se puede saber cuánto caerá, pero se espera que mucho.

Y además