Skip to main content

Xiaomi ya piensa en móviles con cámaras giratorias

Xiaomi

27/04/2020 - 08:43

Innovar y sorprender es una de las claves de este mundo para no quedarse atrás. Los fabricantes de teléfonos no han llegado donde estaban por hacer siempre el mismo terminal, sino que innovando han dado con la manera de ir mejorando sus teléfonos frente a la competencia. 

Una de las innovaciones más populares en los últimos tiempos tiene que ver con las cámaras de los móviles. Los usuarios quieren cada vez mejores cámaras tanto por delante como por detrás del smartphone, pero también quieren que los modelos sean delgados, ligeros, con una gran pantalla y todo eso implica un reto logístico que está dando como resultado ideas un tanto peculiares. 

Cuando empezaba a dar la sensación de que estábamos dejando atrás las cámaras retráctiles o pop-up, Xiaomi nos sorprende con una nueva patente que lleva aún más lejos esa idea. La marca plantea en el documento, presentado ante la Administración Nacional de Propiedad Intelectual de China (CNIPA), instalar un mecanismo giratorio en la parte superior para que la cámara se pueda usar tanto para fotografías tradicionales como para los selfies. 

En vez de apostar por un sensor de 108 Mpx en la parte trasera y uno más modesto en la parte delantera,como ha estado haciendo con los Mi 10, Xiaomi sólo instalaría una cámara que giraría según fuera necesario y así dejar más espacio para la pantalla. 

Según explican en 91Mobile, la pantalla estaría dividida en dos partes, una más grande que sería la parte inferior y la parte superior del mismo tamaño que lo que ocupen las cámaras en la parte trasera. Cuando quisieramos hacer un selfie, ese pedazo de pantalla se daría la vuelta para tener las cámaras apuntando hacia nosotros y vernos en la parte inferior de la pantalla, mientras que la parte superior aguardaría al otro lado del teléfono hasta que termináramos de usar las cámaras. 

Por supuesto, de momento parece ser una simple patente y como muchas otras, es posible que no llegue a nada y no volvamos a saber de ella. Pero no deja de ser una idea distinta que nos plantea algunas dudas. 

Para empezar tendría el mismo problema que las cámaras pop-up, al ser un mecanismo físico, no sabemos cuánto margen de uso puede tener hasta terminar por desgastarse. También podría ser un mecanismo demasiado lento o que acabe acumulando mucha suciedad, por lo hablar de que partir la pantalla en dos podría dificultar su uso. 

Con dudas o no, lo que si demuestra esta patente es que los fabricantes seguirán innovando para dar más protagonismo a la pantalla en la parte frontal y mejorando las cámaras para que las fotos, ya sean selfies o no, sean las mejores.