Skip to main content

15 años de Xbox 360: historia y 15 juegazos que puedes jugar en Xbox Series X|S

Xbox 360

Xbox 360, modelo 'Slim'

A.A.H.

22/11/2020 - 17:09

Hoy cumple años Xbox 360. Han pasado 15 años desde que se lanzó la consola en Estados Unidos y otros territorios y es una consola con la que muchísimos usuarios cambiaron de Sony a Microsoft y estrenaron la generación HD. Hoy recordamos 15 juegazos de esa consola que puedes jugar en Xbox Series X y Series S gracias a la retrocompatibilidad.

El 22 de noviembre de 2005, Microsoft lanzó su segunda consola en el continente americano. Xbox 360 nació como la primera consola de la era de la alta definición y ese, junto a sus potentes exclusivos, el servicio multijugador Xbox Live o el mando rediseñado, fueron motivos más que suficientes para que muchos usuarios se subieran al carro de la consola.

Xbox 360 fue una consola fundamental en la industria por dos motivos. El primero es porque el sistema multijugador llegó, con ella, para quedarse. Microsoft acercó el juego online a millones de usuarios gracias a un sistema que iba realmente bien

Era de pago cuando la competencia lo ofrecía de manera gratuita, sí, pero la robustez de los servidores y la rapidez del matchmaking no tenía rival en esos primeros años. Al menos en consola, claro.

Por otro lado, Microsoft ayudó a crear la escena independiente en consolas. Los desarrolladores lo tenían más fácil que antes para, sin una gran empresa detrás, lanzar sus obras en consola. Así nacieron joyas como Limbo, Braid, Bastion, Brothers: a tale of two sons, Dust an Elysian tail o Spelunky, entre muchos otros.

Xbox 360 y PS3 vivieron una generación en la que las dos pelearon codo con codo por el primer puesto en número de consolas vendidas y, para los jugadores, esa batalla fue algo de lo más positivo porque las dos empresas estaban centradas en ofrecer cuantos más exclusivos, mejor.

Computerhoy - XSX

Xbox Series X, análisis y opinión

Os contamos nuestra opinión de Xbox Series X en un análisis en el que repasamos las características técnicas de la consola, pero también hacemos todo tipo de pruebas para ver qué tal el rendimiento, consumo, ruido y temperatura de la nueva Xbox.

A nivel tecnológico, Xbox 360 fue un auténtico monstruo. Es verdad que no era tan sofisticada como PS3 y su Cell, pero era una máquina muy bien diseñada. IBM se encargó del procesador, un Xenon de tres núcleos a una velocidad de 3,2 GHz. En la época, esto era muy, muy potente. De la GPU se encargó ATI, ahora AMD Radeon, con una unidad Xenos con 10 MB de EDRAM solo para esa GPU.

La memoria RAM estaba unificada y fue memoria de vídeo GDDR3, 512 MB que hoy no son nada, pero que en la época permitían una comunicación muy rápida entre CPU y GPU.

Además de una gran cantidad de accesorios y versiones, Xbox 360 tenía dos puertos USB 2.0 que permitieron conectar varios periféricos. Muchos de ellos, además, eran perfectamente compatibles con el PC.

Y no podemos hablar de accesorios sin mencionar Kinect o el HD-DVD. Kinect fue una tecnología de Microsoft que estaba pensada para que controlásemos los juegos mediante el movimiento de nuestro cuerpo sin ningún tipo de periféricos. La idea era muy buena, pero ciertamente adelantada a su tiempo y, además, los juegos no acompañaron.

La tecnología era muy buena y la industria de la robótica y la investigación han dado buena cuenta tanto de Kinect como de la segunda versión. Aunque pueda parecer un fracaso comercial, la verdad es que vendieron millones de unidades.

Por otro lado, y una historia totalmente diferente, estaba el HD-DVD. PS3 salió al mercado con reproductor Blu-Ray, siendo el Blu-Ray más barato del mercado pese a los 600 euros que costaba la consola de Sony. 

Microsoft no podía competir con ello, pero lo que hicieron fue apoyar el nacimiento de un segundo formato junto a empresas como Toshiba. Para que la consola pudiera leer películas HD-DVD, Microsoft lanzó un lector por USB que se vendía por 200 dólares. Poco después del nacimiento del formato, fracasó debido a la popularidad y mayores apoyos del Blu-Ray y se podían comprar estos reproductores por menos de 50 euros.

Series X

Series X

Así es Xbox Series X, la consola de nueva generación de Microsoft y la más potente de todas las que van a llegar en este comienzo de generación gracias a su potencia y capacidad del SSD.

La consola terminó vendiendo, según cifras de 2014, más de 84 millones de unidades, un rotundo éxito para la industria y para una Microsoft que demostró que, tras unos inicios complicados en las consolas, podían mirar de tú a tú a las gigantes afianzadas en el sector. Y dicho esto, vamos con los 15 juegazos de Xbox 360 que podemos jugar en Series X y Series S.

Alan Wake - Game Pass

Juego de Remedy que nos pone en la piel del escritor Alan Wake, un novelista de terror que ha perdido la inspiración y se muda a un pequeño y misterioso pueblo en el que sus creaciones se vuelven contra él cuando cae la noche.

Shadows of the Dammed - Game Pass Ultimate

Suda51, Akira Yamaoka y Shinji MIkami unieron fuerzas para crear un juego de acción con tintes de thriller psicológico que es uno de los mejores juegos de la consola y un gran desconocido. Está incluido en Game Pass Ultimate dentro de la sección de EA Access.

Bayonetta - Game Pass

Hablando de acción, este es de los mejores que podéis jugar en la consola. Tiene una remasterización en Xbox One, pero el original está incluido en Game Pass y es de los mejores juegos de acción en tercera persona, si no el mejor, de la pasada generación. Controlamos a una bruja llamada Bayonetta que ha perdido la memoria y emprende un viaje para recuperarla mientras reparte espadazos a diestro y siniestro con una espectacular variedad de combos. 

Dead Space - Game Pass Ultimate

Si nos adentramos en el terror, tenemos Dead Space, un juego que bebe de los inicios de Resident Evil para ofrecer angustia y acción a bordo de una nave espacial. Controlamos a un ingeniero que llega a una nave que, aparentemente, ha sufrido un problema técnico. Lo que nos encontramos allí es que ha sido "invadida" por monstruos sedientos de sangre.

Dragon Age - Game Pass

Y si tenéis vacaciones, o queréis echar muchas horas frente a la consola, tenéis Dragon Age. Es un auténtico juegazo de BioWare que es compatible con las nuevas consolas y en el que vais a encontrar, precisamente, lo que esperáis de BioWare: un personaje hecho a vuestra medida, un mundo mágico en el que perderos y muchas, muchísimas horas de una gran historia.

Lost Odyssey - Game Pass

Hablando de horas, vamos a meternos con el triplete de juegos de rol japoneses de Xbox 360. Y empezamos por Lost Odyssey, un JRPG que era el gran Final Fantasy que muchos fans de la saga estuvieron años esperando.

Cuenta con composiciones de auténtico lujo, un genial apartado artístico y una jugabilidad JRPG clásica.

Eternal Sonata

Con esa jugabilidad JRPG, pero innovando en el sistema de movimiento dentro del propio combate, tenemos Eternal Sonata. Es otro de los clásicos del rol japonés en la consola de los norteamericanos y sigue siendo precioso a día de hoy gracias a un apartado visual de "dibujos animados" muy interesante.

Y la banda sonora es otra genialidad.

Blue Dragon

Y terminamos con el rol japonés hablando de Blue Dragon. Este es otro JRPG más clasicote en el que el gran atractivo está tanto en la historia como, sobre todo, en el estilo artístico y el combate. Con unos diseños que sonarán mucho a los amantes de Dragon Ball, Blue Dragon también bebe mucho de Final Fantasy y Dragon Quest para ofrecer una jugabilidad de rol por turnos por la que no pasa el tiempo.

Ninja Gaiden II - Game Pass

También desde Japón, pero con un estilo muy diferente, llega Ninja Gaiden II. Es uno de los mejores juegos de acción que recuerdo, un título por el que tampoco pasan los años y que os pondrá las cosas muy difíciles.

Battlefield Bad Company - Game Pass Ultimate

Vamos a cambiar de tercio totalmente con los últimos juegos de esta lista. Bad Company fue un gran Battlefield en lo que a multijugador se refiere, pero también un bombazo en la campaña. Encarnamos a un grupo de soldados que son la oveja negra del ejército y debemos emprender una misión que... bueno, digamos que responde más a intereses personales que a los de la nación por la que luchamos, supuestamente.

Los gráficos estuvieron a la última en su día y el sentido del humor sigue muy vigente.

Xbox 360

A.A.H.

Viva Piñata - Game Pass

Para toda la familia es Viva Piñata. Es un juego en el que, básicamente, tenemos que hacer un jardín en el que vivan piñatas que representan diferentes animales. No todas se llevan bien entre ellas y algunas necesitan un ambiente muy particular para vivir, reproducirse o, simplemente, aparecer por nuestro jardín. Nuestra tarea es, precisamente, proporcionar ese ecosistema perfecto.

Red Dead Redemption 

Red Dead Redemption no necesita presentación. El western de Rockstar puede abrumar a muchos en sus primeras horas, pero llega un momento en el que hace 'clic' en nuestra cabeza y nos impide dejar de jugar. El final, además, es espectacular.

Fable Anniversary - Game Pass

Fable también es rol, pero en este caso mucho más ligerito y enfocado a la acción y al progreso del personaje. Es verdad que el remake es peor que el original y tenía bastantes bugs, pero aun así es uno de esos juegos que hay que jugar sí o sí. 

Fallout New Vegas - Game Pas

Rolazo, pero del occidental, es el que encontramos en New Vegas. Desarrollado por una Obsidian que ahora está en poder de Microsoft, New Vegas expande todo aquello que enamoró a millones de jugadores en Fallout 3. Es otro juego de esos para echar muchas horas.

Dead Rising

Y terminamos esta lista de juegazos de Xbox 360 que podemos jugar en Xbox Series X y Series S hablando de uno de los grandes bombazos del sistema. Capcom tiene experiencia de sobra con los juegos de zombis y en Dead Rising apostaron por algo muy, muy similar al amanecer de los muertos. El remake, no la original.

Es un juego desenfadado, muy divertido y, además, desafiante como pocos. Las secuelas no tienen nada que ver.