Skip to main content

El nuevo Command & Conquer Remastered es una lección sobre cómo actualizar un juego con 25 años

Análisis Command And Conquer Remastered

06/06/2020 - 07:10

Han pasado 25 años desde el lanzamiento de Command & Conquer, pero el juego está hecho un chaval. No, no nos referimos a los originales, sino al nuevo Command & Conquer Remastered que ha llegado esta semana y que es todo un ejemplo de cómo se hace un remaster de un juego clásico.

Estos últimos meses estamos recibiendo muchos remásteres de juegos de estrategia de PC, aquellos juegos que consiguieron que muchos de los que estáis leyendo esto ahora mismo, servidor incluido, se interesaran por los ordenadores y sus componentes. Hemos tenido el remaster de StarCraft, el impecable remaster de Age of Empires II y, ahora, el de Command & Conquer Collection, que incluye el original del 95 y Red Alert, lanzado en 1996

Cuando Command & Conquer llegó al mercado, fue una auténtica revolución. No fue el primer juego de estrategia en tiempo real, ni mucho menos, pero sí el que cambió el género. Sus responsables eran los miembros de Westwood Studios, quienes ya habían lanzado un enorme RTS para PC, Dune II. 

Había competencia, ya que ahí estaba Warcraft II recién lanzado, pero a Westwood le dio igual y reinventó el género con una gestión de unidades avanzada para su época y, sobre todo, un uso prodigioso del ratón. En HobbyConsolas podéis leer el análisis de Command & Conquer Remastered Collection, pero aquí nos gustaría ensalzar ese clásico que con un par de retoques se adapta, perfectamente, a los tiempos que corren.

Cuando analizas un juego como Command & Conquer Remastered, los sentimientos juegan un papel muy importante y, de hecho, pueden llegar a confundir. Tienes el juego endiosado y la nostalgia puede nublar el juicio. 

Hay compañías que han hecho muy malos remásteres (también en la estrategia, con Warcraft III Reforged como ejemplo), pero otros (el de Age of Empires 2, por ejemplo) son fantásticos ejemplos de cómo se hacen las cosas.

Parecía que Electronic Arts había enterrado la saga Command & Conquer, pero con esta entrega parece que quieren redimirse. Y es que, en cuanto ponemos uno de los juegos nuevos por primera vez, aparece la secuencia del instalador. 

Esa secuencia la tenemos grabada en la memoria. En su día, y casi hasta la actualidad, la instalación de un juego supone una barra que se va llenando y, cuando llega al 100%, significa que ya puedes jugar. Command & Conquer era especial, y único, me atrevería a decir, ya que la instalación se muestra como el proceso de carga de un terminal de control de tropas.

Nos va metiendo en la historia, nos va ambientando y, en cuanto termina, aparece una escena creada por ordenador que es la antesala al juego. Eso no solo está presente (adaptado a los tiempos hablando de resolución 4K, por ejemplo) en el remaster, sino que, además, los logos que vemos al comienzo del juego son el de la EA clásica y el de la desaparecida Westwood.

Uno de los enormes problemas del medio de los videojuegos es que la preservación se hace... mal. Hay compañías que, de un plumazo, borran sus tiendas en línea, impidiendo no solo comprar más juegos, sino que puedas jugarlos. La retrocompatibilidad está volviendo tras unos años en los que no se hablaba de ella y jugar a juegos del pasado es, a veces, una tarea... imposible.

Command & Conquer Remastered Collection es un ejemplo perfecto de cómo se debe hacer un remaster, ya que no solo pega un subidón gráfico rediseñando texturas a 4K (obra de Lemon Sky Studio) y rediseñando todas las unidades para que luzcan mejor que nunca. Lo importante, casi más que los gráficos, es que pone en valor la saga Command & Conquer y, además, adapta su jugabilidad para que, 25 años después, se sienta muy, muy actual.

Cómo tocar "dos cosas" y hacer que un juego con 25 años sea actual

Como decimos, si Electronic Arts solo hubiera tocado los gráficos, el remaster estaría bien, ya que pasamos de contar con personajes compuestos por píxeles del tamaño de un grano de arroz... a ver detalles muy concretos de su diseño.

Sin embargo, aunque para 1995 su sistema de juego fue revolucionario, la llegada de Stacraft en 1998 y la posibilidad de crear varias unidades del mismo tipo a la vez en un solo edificio hizo que el sistema de C&C quedara anticuado.

Era necesario poner al día ciertos elementos jugables de Command & Conquer para, sin romper la jugabilidad, hacer que el título fuera más actual. ¿Cómo? Precisamente, añadiendo colas de unidades en los edificios, mejorando la interfaz, permitiendo alejar o acercar la cámara y mejorando el movimiento y selección del ratón.

Con esos simples retoques (digo simples, aunque sé que no ha debido ser fácil de implementar), Petroglyph Games, encargados del proyecto, consiguen que el juego pase por uno mucho más actual.

No se han quedado ahí, ya que tenemos la opción de elegir el modo de control original o el nuevo en cualquier momento, pero también podemos saltar de los gráficos clásicos a los actualizados con solo pulsar la barra espaciadora.

Esto es un regalo para el fan de la saga, pero también permite que mucha gente descubra dos auténticos juegazos, con dos campañas cada uno, con una jugabilidad a la que están acostumbrados en 2020.

Para redondear la experiencia, se han incluido toneladas de vídeos desbloqueables que nos muestran cómo se grabaron las escenas de vídeo originales, se han regrabado temas musicales gracias a los artistas y el compositor del original (Frank Klepacki), hay multijugador con sistema de emparejamiento, podemos crear partidas personalizadas, se han regrabado líneas de diálogo, hay una gramola para personalizar la lista de reproducción de temas...

En definitiva, Electronic Arts, como decimos, no ha hecho cosas demasiado bien tanto en el pasado como recientemente, pero por Command & Conquer Remastered Collection han dado en el clavo. No es solo un producto para conseguir dinero "fácil" (ya que no ha sido un remaster fácil, precisamente), sino para contentar a los fans y ofrecer el mejor homenaje posible a la saga.

Era lo que muchos queríamos hace años y se nota que ha sido un trabajo de fans... para fans. Y es que, en el estudio que ha conducido el remaster están los pesos pesados de la Westwood de la época. Y se nota. Muchísimo.

Más:

#Destacado