Skip to main content

xCloud, probamos la plataforma de juego por streaming de Microsoft

Análisis xCloud

10/05/2020 - 13:07

Esta es nuestra opinión de xCloud en su beta para Android. Se trata del servicio de juego por streaming de Microsoft que convierte nuestro dispositivo en una Xbox portátil. ¿Lo mejor? Tarifa plana de videojuegos, sin instalación ni parches, podemos jugar por 4G y funciona realmente bien teniendo en cuenta su estado actual. Os contamos nuestras impresiones detalladas de xCloud... y lo más importante, ¡os lo enseñamos en vídeo con un análisis de latencia!

Lleva unos meses disponible en otros territorios, pero ahora es cuando Microsoft se ha animado a lanzar xCloud en España. Se trata de su nueva plataforma de juego por streaming que, en pocas palabras, es como meter una Xbox One S en el teléfono, tablet, Android TV y otras plataformas en el futuro.

En Computer Hoy nos gustan las plataformas de juego por streaming. Ya os contamos nuestras sensaciones en el análisis de Stadia, la plataforma de Google, y ahora vamos a hacer lo propio con unas primeras impresiones y opinión de xCloud tras llevar meses jugando por VPN y, por fin, disfrutar con los servidores que legítimamente nos tocan.

Antes de nada, avisamos: este no es un análisis de xCloud debido a que la plataforma se encuentra en estado de beta. Es algo que se nota en algunos momentos, pero aun así, el sistema va perfecto el 99% del tiempo y nos hemos topado con una muy buena solución para continuar la partida de Xbox en el móvil... o para tener una Xbox sin contar con la consola física. Dicho esto, vamos con nuestra opinión de xCloud.

Índice de contenidos:

Qué es, en pocas palabras, xCloud

Básicamente, vamos a empezar contando qué es, aunque si estáis puestos en el mundillo de las plataformas por streaming, ya lo sabréis perfectamente. xCloud es la "consola en la nube de Microsoft". Esto significa que no tenemos que comprar una consola Xbox para disfrutar del servicio, ya que todo se ejecuta en los servidores de la compañía, donde hay salas llenas de Xbox One S.

De momento, como decimos, es una beta y Microsoft ha querido asegurar el tiro y han optado por el sistema modesto, la One S. Esto significa que el juego que nosotros vemos en la pantalla de nuestro dispositivo corre a una resolución de 720p con los assets visuales y tasa de frames que puede manejar esa consola (que, recordemos, aunque llegó con algo más de potencia respecto a la One de 2013, sigue estando muy por detrás de Xbox One X).

La clave de xCloud es la inmediatez. Tenemos una aplicación (de la que hablaremos más adelante) en la que tenemos los juegos disponibles en el catálogo. Elegimos uno... y jugamos, sin esperar actualizaciones, instalaciones ni nada parecido. Es como ver una serie en Netflix: pulsar y jugar.

Análisis Xcloud

 

Similar a Stadia, sí, ya que el concepto es el mismo. La diferencia está en que en Stadia compramos los juegos... y lo que hará Microsoft es ofrecer el catálogo por una tarifa plana. De momento, probar xCloud es gratis, y os podéis apuntar aquí.

Esto es lo que necesitas para jugar a xCloud

Una de las preguntas que más nos habéis hecho llegar a través de redes sociales, con el lanzamiento de Stadia, era la conexión necesaria. Con esto siempre hay polémica, ya que puede que cumplas requisitos de sobra y el servicio no vaya del todo bien, o puede que estés al límite y vaya perfecto. Hay diferentes parámetros que influyen en esto, pero el corte en el caso de xCloud está en los 10 Mbps.

Con una conexión de fibra modesta, debéis poder jugar a xCloud sin problemas. Microsoft marca ese ancho de banda de bajada como el mínimo, aunque con nuestras pruebas (y 600 Mpbs simétricos) adelantamos que necesitáis más no solo para tener una buena IQ, sino una buena experiencia de juego.

Los de Redmond en su web marcan, además, que lo recomendable es utilizar redes Wi-Fi a 5 GHz debido a la menor latencia de esta señal cuando estamos cerca del router, pero, de nuevo guiándonos por nuestras pruebas, hemos jugado perfectamente tanto en la red 2,4 GHz como en 4G. Esto lo veremos más adelante.

Análisis Xcloud

Además de cumplir los requisitos de red, necesitamos un dispositivo Android para esta beta. Puede ser una tablet o un móvil, y lo cierto es que no importa la categoría del mismo. Para nuestras impresiones de xCloud hemos utilizado un OnePlus 8 Pro y un S20+ debido a que cuentan con capturadora interna (no solo con capturadora de pantalla), pero también una tablet MediaPad M6 de Huawei o un móvil de gama media/baja de unos 200 euros (están en embargo, por lo que no podemos decir cuál es). Hemos jugado sin problema en cada dispositivo, aunque evidentemente en pantallas AMOLED se disfruta más.

Sobre los mandos, Microsoft recomienda el mando V2 de Xbox One, el que tiene Bluetooth. Hemos jugado con ese mando, evidentemente, pero también con un Dualshock 4 conectado por Bluetooth y con el mando de Stadia por cable. La experiencia es fantástica en todos los casos, pero debéis tener en cuenta que el nombre de los botones varía de un mando a otro.

Análisis Xcloud

Eso sí, si utilizáis un mando antiguo, a lo mejor tenéis problemas con el Bluetooth si no es 4.0+. Nosotros hemos usado teléfonos con Bluetooth 5.0 y 5.1 para minimizar al máximo la latencia con el control.

Así funciona la app

El centro neurálgico de xCloud es su app, llamada Xbox Game Streaming. Como decimos, necesitamos una cuenta de Xbox para jugar (la misma que tengamos en otros servicios de Microsoft o la de la consola, claro), y nada más acceder a la app tenemos dos apartados.

Por un lado, Xbox Console Streaming, que nos permite jugar de forma remota al contenido que se esté reproduciendo de manera local en nuestra Xbox (en HobbyConsolas, os explico cómo funciona). Por otro lado, xCloud, para el que no necesitamos ningún tipo de hardware.

Lo cierto es que, la aplicación es bastante simple. No vemos nuestro perfil, logros o amigos en el menú principal, y solo tenemos unas cuantas opciones que toquetear (como, pro ejemplo, la de dar permiso para que la app utilice la conexión de datos).

Si queremos ver a los amigos, los logros, capturas de pantalla, etc, debemos ir a la app de Xbox del móvil. Lo que tenemos en xCloud es, básicamente, la lista de juegos y, cuando pulsamos en cada uno de ellos, un iconito para "jugar". Tras una pantalla de carga (suelen ser unos 20-30 segundos, aunque a veces hay colas y el máximo que hemos esperado es un minuto), ya estamos dentro del juego, y ahora es el momento de contar nuestra experiencia de estos días con xCloud.

La experiencia con xCloud, el verdadero Netflix de los videojuegos con una latencia muy aceptable

Análisis Xcloud

Vamos con la importante, el cómo, y a qué calidad, se juega a xCloud. Lo primero que me gustaría decir es que, como ya he comentado, he probado el sistema en varios dispositivos, teniendo la mejor experiencia en una tablet. ¿El motivo? Los subtítulos de muchos juegos tienen un tamaño no adecuado para pantallas de móvil, y aunque esto no es culpa de Microsoft, es algo a tener en cuenta.

Además, en ningún dispositivo que no sea 16:9 llenaréis la pantalla del móvil. El formato que manejamos es 19,5:9, 20:9, 16:10... por lo que se van a pintar franjas negras arriba/abajo o a los lados. Esto no tiene nada que ver con el tamaño de la pantalla, sino con el aspect-ratio.

Algo que me ha gustado es que puedo cambiar de dispositivo sin que haya cortes. Es decir, cuando iniciamos un juego en xCloud, el sistema sincroniza nuestros datos de guardado en la nube y nos permite disfrutar del mismo punto de guardado en la consola, en xCoud o en xCloud en otro dispositivo.

Sin embargo, si cambiamos "al vuelo" entre dos sistemas, la carga se reduce drásticamente. Aquí tenéis un ejemplo en el que empezamos jugando en la tablet y pasamos al móvil, con cambios de mando incluido:

Es una experiencia fantástica y, aunque sabemos que el grueso de usuarios puede que no le saque partido, es algo que creemos necesario comentar (y ensalzar). Ahora, vamos con las pruebas de juego.

Calidad de imagen y audio frente a consola

Dicho esto, la sensación en casi todos los juegos es la de tener... bueno, pues la Xbox One S en el móvil. En el televisor tengo una Xbox One X, con una calidad de imagen muy superior a la que puede ofrecer xCloud, pero en la pantalla del móvil, al ser más pequeña, hay juegos que son bastante resultones.

Los de lucha, los plataformas 2D, los shooters o las aventuras lucen genial, y aunque vemos las costuras a distancia de dibujado, sombras y texturas, se disfrutan igual que en consola.

Hemos realizado una comparativa directa entre Xbox One X y xCloud, y la calidad de imagen cambia, pero lo esperado entre una One X y una One S:

Hay juegos, como Forza Horizon o Devil May Cry 5, por ejemplo, en los que se nota muchísimo. En Sea of Thieves también notamos un salto grande, pero hay que tener en cuenta que son ejemplos de juegos muy bien optimizados para sacar partido de Xbox One X, por lo que la versión de One S ha quedado muy atrás. En otros, como Yakuza u Ori (donde solo cambia la resolución, básicamente) el salto se nota mucho menos.

Aun así, incluso en los que más se nota el salto, he disfrutado jugando en la plataforma, ya que el sistema va muy bien en casi cualquier género. ¡Ah! La calidad de audio es buena. De vez en cuando hay algún tirón, pero por lo general, mantiene el tipo.

Latencia con Wi-Fi, con 4G y comparativa con Stadia

Más que la calidad de imagen, lo que importa en esots primeros compases del juego por streaming es...lo cómodo que nos sintamos con el mando en las manos. Estamos muy acostumbrados, lógicamente, a que no haya problemas de latencia entre nuestras órdenes y el movimiento del personaje, pero en local es algo inmediato y en streaming depende de más factores.

  • Nosotros recibimos la imagen del juego.
  • Damos la orden de movimiento (por ejemplo).
  • Eso se manda por Internet al servidor (Azure, en este caso).
  • Se procesa.
  • Se nos devuelve la señal con el movimiento acorde a nuestra orden.

Todo eso en milésimas de segundo, donde cualquier retraso afecta significativamente a nuestra percepción del juego. Cuando analicé Stadia, hice hincapié en que la experiencia en el Pixel 3a XL y en PC era fantástica, pero en Chromecast, Destiny 2 era injugable. Eso ha ido mejorando estos meses, lo que nos demuestra que las compañías están trabajando a conciencia en mejorar la respuesta y la latencia.

En pocas palabras, la experiencia al jugar por Wi-Fi tanto 5 GHz como 2,4 GHz con mi línea, ha sido muy buena en casi todos los juegos. Los shooters son perfectamente disfrutables, los juegos de aventura y plataformas 2D van perfectos y los de lucha, curiosamente, también van bastante bien.

Los problemas los he tenido con los de conducción. El control aún no es lo fino que necesita este género, y eso se explica por la latencia. Sí, la hemos medido, y aquí tenéis el resultado:

 

Ya lo habéis visto. La latencia depende del juego, pero la conclusión es clara: en Halo 5 nos encontramos una latencia más pareja entre el juego local, xCloud por Wi-Fi y xCloud por 4G. Esto habla muy bien dle netcode del juego de Microsoft. Sin embargo, en Destiny 2 hay una diferencia interesante. Podemos jugar perfectamente, pero eso, hay que acostumbrarse. ¡Ah! Hemos analizado la latencia de xCloud grabando a 240 ms, por lo que hay que tener en cuenta que la diferencia de ms es de +/-5 ms.

La latencia de xCloud es mayor que la que tenemos en el sistema local, por lo que los primeros dos o tres minutos de cada juego tienes que "cambiar el chip" y acostumbrar a tu cerebro y dedos a esa mayor latencia, pero no es nada traumático ni, repito, que impida que disfrutemos del juego. Además, no es siempre la misma. En Halo 5, por ejemplo, siempre tenemos la misma latencia en consolas, pero en el móvil hay veces que tenemos más o menos.

Consumo de datos y experiencia con una red 4G

¿Podemos jugar con 4G? Sí, pero la cosa cambia un poco. Para empezar, debemos señalar que el consumo no es modesto en absoluto. En Halo 3, con media hora de juego hemos sumado prácticamente 1 GB consumidos, por lo que estamos hablando de alrededor de 2-2,5 GB de consumo por hora de juego, bastante lejos de lo que consume Stadia (que se va por encima de los 4,5 GB por hora de juego en la calidad máxima en el móvil). Hay que tener en cuenta, eso sí, que la señal es 720p, por lo que hay que ver qué pasa cuando decidan aumentar la resolución.

Para poder jugar con datos, debemos activar la opción correspondiente en la aplicación de Game Streaming, y lo cierto es que nuestra experiencia ha sido buena, pero lejos de lo que obtenemos con Wi-Fi. Esto es lógico porque la velocidad y latencia de cada una de las señales no es ni parecida. 

Los juegos son perfectamente jugables, pero a los que van regular por Wi-Fi (conducción) se suman, ahora sí, los de lucha. Es normal teniendo en cuenta que son juegos en los que necesitamos un "pixel perfect" muchas veces para realizar una acción, por lo que la latencia es clave. 

La calidad de imagen se resiente en ocasiones y vemos un barrido de la imagen. xCloud se adapta para intentar mantener la experiencia de juego satisfactoria por encima de la calidad de imagen, y se agradece. ¿Es jugable? Sí, perfectamente, y lo bueno es que esto nos asegura que podemos jugar como si de una portátil se tratara, ya que no estamos limitado a las paredes de nuestro hogar y la cobertura del Wi-Fi, aunque MIcrosoft debe ir puliendo, también, la experiencia con redes móviles.

Catálogo que cumple y se irá expandiendo gracias a Game Pass

El catálogo es algo muy importante y, de hecho, algo que está pesando bastante en Stadia por la falta de juegos y, sobre todo, de juegos nuevos. Poco a poco, Google se va poniendo las pilas, pero es evidente que les falta camino por recorrer. 

xCloud es un sistema que se va nutriendo de juegos que, actualmente, están en Game Pass. De momento, tenemos unos 100 juegos en el servicio y MIcrosoft ha confirmado que pronto integrarán Game Pass.

A estos juegos se accede mediante una tarifa plana, por lo que no hay que comprar los títulos de manera individual. Esta característica la comparte con PS Now, el equivalente a xCloud, pero de momento solo disponible para Windows 10 y PS4.

Aquí podéis consultar el catálogo de juegos de xCloud.

Opinión de xCloud: cada vez tengo más claro que esto es el futuro

Análisis Xcloud
Muchos juegos son cómodos de jugar, pero hay interfaces que están hechas para pantallas más grandes...

Ha costado que xCloud llegara a nuestro territorio, pero se ntoa que Microsoft está haciendo las cosas despacio y con buena letra. Los de Redmond nos han demostrado en estas impresiones de xCloud que tienen un arma muy potente para el futuro de los videojuegos.

Tarifa plana para acceder a un catálogo generoso y nutrido de juegos de todos los géneros que podemos disfrutar sin instalación, sin parches y sin tener la consola. Es el Netflix de los videojuegos y, de momento, es algo que nos ha demostrado estando solo en Android. 

Puedo empezar la partida en la Xbox y seguirla, desde el mismo punto, en xCloud en Android, algo que más adelante haremos en PC y dispositivos iOS. Además, aunque no nos funciona en el Fire TV Stick de manera satisfactoria, en Shield o en el MI BOx S de Xiaomi, dos sistemas Android TV, xCloud va bastante bien.

Fire TV Stick

Amazon Fire TV Stick 4K

Amazon ya tiene a la venta en España el Fire TV Stick compatible con resolución 4K. Estrena una nueva interfaz y permite ver contenidos en Ultra HD. Además, incluye de serie el mando a distancia con Alexa.

Hay cosas que mejorar, como la resolución o la latencia en algunos juegos, pero estando ante una beta, el futuro es muy, muy prometedor. Más allá de la latencia (que está ahí) y la calidad de imagen inferior a las últimas consolas, me quedo con la experiencia de que mi pareja quiera ver algo en la tele (en Disney+, tirando de ancho de banda) mientras yo continúo con mi partida en el móvil.

Que sí, es lo que hacía WiiU o PS Vita con el remote Play, pero aquí podría hacerlo incluso si no tuviera una consola física en casa. Y eso es genial.

Más:

#Destacado