Skip to main content

Google Stadia, probamos la nueva plataforma de videojuegos de Google

Análisis Google Stadia

Lo mejor

  • Tiempos de carga muy rápidos
  • Sin descarga de juegos ni parches
  • Calidad de imagen
  • Jugar donde quieras

Lo peor

  • Input lag en Chromecast
  • Opciones básicas que aún no están
  • Precios de juegos
  • No deja jugar con 4G en móvil

24/11/2019 - 08:37

Para muchos, Stadia es el futuro de los videojuegos. Para otros, algo que amenaza la realidad del videojuego ahora mismo. Nosotros ya llevamos unos días con la plataforma, y a continuación os contamos nuestro análisis y opinión de Google Stadia, una plataforma que no llega para sustituir a las demás. Al menos, de momento...

La industria del videojuego lleva años probando la tecnología del streaming para jugar, algo así como un YouTube de videojuegos, o Netflix, por hacer una comparación más realista, en el que no tenemos consola, PC ni juegos físicos: todo va a través de la nube ejecutándose en los grandes servidores de las compañías. En 2012 ya se hablaba de esto (se decía que Gaikai, ahora PS Now, iba a ser el motor de PS4, y al final nada de eso...).

Ahora sí tenemos la infraestructura para hacer posible el juego por streaming. Las conexiones en los hogares son lo suficientemente rápidas y estables, la latencia ha bajado a mínimos, las compañías tienen lo suficiente para ofrecer el servicio y las grandes de los videojuegos (Microsoft, Nintendo y Sony) tienen sus propias plataformas de juegos por streaming tanto en versión final (PS Now) como en beta (Project xCloud de Microsoft y los juegos de GeForce Now en Nintendo Switch).

Ahora, se suma un nuevo jugador a todo esto, y tras un año hablando de las bondades de Project Stream, Google lanza Stadia. A lo largo de las próximas líneas os contaremos todo lo que debéis saber de la plataforma en este completo análisis de Google Stadia tras llevar una semana probando el servicio, pero hay que aclarar varias cosas antes. Muchas de ellas os las contamos en el vídeo que dejamos a continuación:

Stadia es un gran proyecto de Google. Ya os hemos contado lo que debéis tener en cuenta antes de comprar Stadia, ya que es importante. Aunque Google no lo ha llamado ‘’beta’’, la Founders Edition de Stadia que tenemos entre manos es una beta con todas las letras.

Tenemos lo básico para jugar, pero no podemos sacar capturas de pantalla, no hay logros, no podemos compartir la partida ni jugar en todos los dispositivos... y tampoco está la versión gratuita. Todo eso llegará a lo largo de 2020.

De momento, Stadia se puede jugar en los Pixel 2 en adelante con la app Stadia, en el Chromecast Ultra de la Founder’s Edition y en Chrome con un código que Google proporciona a los primeros compradores. Dicho esto, vamos con nuestra opinión y análisis de Google Stadia, el futuro de los videojuegos que va de maravilla... cuando funciona. Y, como no entendemos este análisis sin material gráfico, preparaos para ver Stadia en funcionamiento con unos cuantos vídeos.

Índice de contenidos

En pocas palabras: esto es lo que necesitas para jugar a Stadia

Empezamos el análisis de Stadia contando qué hemos tenido en casa para hacerlo... y qué necesitáis de cara a 2020. Como podréis ver a lo largo de los siguientes párrafos, en las fotografías y vídeos, la unidad de revise de Stadia llegó con el pack básico que encontramos en la Founder’s Edition, a saber:

  • Chromecast Ultra ‘’personalizado’’ y su fuente de alimentación con Ethernet
  • Mando de Stadia y su cable USB-A a USB-C de alimentación
Análisis Google Stadia

También pudimos contar con ‘’La Garra’’, el periférico oficial de Google, que aún no está a la venta, con el que podemos acoplar el móvil al mando. Hablaremos largo y tendido de ‘’La Garra’’ más adelante, porque tiene problemas de diseño importantes, pero todo a su debido tiempo. Por último, para hacer el análisis de Stadia contamos con un Pixel 3A XL. Es un móvil básico, pero ya os adelantamos que da igual la gama del teléfono, PC o tableta, ya que el hardware de estos dispositivos no es importante. Lo que prima es la calidad de su antena Wi-Fi... y nuestra conexión.

Análisis Google Stadia

En la presentación de Stadia, Google detalló los requisitos de red para jugar a Stadia. Echad un ojo a la siguiente imagen, ya que si no contáis con una conexión de este tipo, no podréis jugar bien a Stadia:

Conexión Stadia

Para hacer este análisis, hemos probado Stadia con la conexión de 600 Mb simétricos de Movistar. Nuestros compañeros de Hobby Consolas también tienen su opinión de Stadia, y la hicieron con la red de 300 Mb de Jazztel. A través de este enlace podéis leer su análisis, pero ya os adelantamos que su experiencia con Chromecast fue satisfactoria y la nuestra ha dependido del juego en cuestión, pero ya entraremos en eso más adelante.

Como decimos, en 2020 podréis jugar en cualquier dispositivo con Chrome, en otros móviles con la app Stadia y en vuestros Chromecast, pero de momento solo va con las herramientas que proporciona Google y en Chrome con el código correspondiente.

Análisis Google Stadia

De momento, para jugar a Stadia necesitamos una cuenta Pro que cuesta 9,99 euros al mes y nos da la opción de jugar a 4K60 con audio Dolby, así como ofertas especiales por tiempo limitado y juegos gratuitos. De momento, solo están Destiny 2 The Collection y Samurai Showdown entre esos juegos, pero se espera que ‘’roten’’ en un futuro para que haya un catálogo de juegos gratis en Stadia. El resto, los compramos. En 2020, además, se podrá jugar a Stadia Básico. También habrá que comprar los juegos aparte, pero no tendremos juegos a 4K60 (el máximo será 1.080p) ni las ventajas de la suscripción Pro.

Análisis Google Stadia

Así funciona Stadia (tanto lo que vemos... como lo que no)

Una vez sabéis lo que necesitáis, vamos a repasar en pocas palabras cómo funciona esto. Ya hemos dicho que es una especie de ‘’Netflix de los videojuegos’’, y aunque la comparativa está bien para situaros, hay que matizar el concepto. Para empezar, tener Stadia es como tener un PC muy potente (y siempre a la última, según Google) sin tener que comprar el hardware. Es decir, no hay que gastar dinero en una consola o PC, pero sí tenemos que comprar los juegos.

Análisis Google Stadia

De momento, hay solo una veintena de juegos disponibles y, aunque es un catálogo más que escaso, se irá ampliando rápidamente a lo largo de las próximas semanas. Estos juegos tienen un precio elevado (muy elevado si preguntáis mi opinión) y van desde los 19,99 euros a los 69,99 euros en sus versiones estándar (las ediciones Deluxe, evidentemente, suben de precio). El juego hay que comprarlo a toca teja, pero hay ofertas para usuarios Pro. Antes de entrar en esto, os mostramos una de las principales novedades de Stadia frente a las demás plataformas:

Lo que acabáis de ver es el proceso de compra de un juego. Simplemente, pulsamos ‘’Obtener’’ y... a jugar. No hay instalaciones, no hay parches y el juego siempre está actualizado. No hay que esperar el tedioso proceso de descarga ya que, en la práctica, lo que hacemos es ‘’pedir permiso’’ para disfrutar del juego que ya está instalado en el ‘’PC de Google’’. Es algo inmediato.

Capturas Stadia

Esa renderización en los PC de Google es ‘’invisible’’ y, realmente, es un proceso complejo. Google procesa el juego, lo ejecuta en su PC y manda la señal de vídeo a nuestro dispositivo. A su vez, reciben los datos que nosotros mandamos con el mando a través de Wi-Fi (de momento, la conexión del mando es a través de Wi-Fi directamente con los servidores de Google) y mandan la orden que nosotros damos con el mando al juego para que nosotros veamos en pantalla la acción que acabamos de realizar.

Fire TV Stick

Amazon Fire TV Stick 4K

Amazon ya tiene a la venta en España el Fire TV Stick compatible con resolución 4K. Estrena una nueva interfaz y permite ver contenidos en Ultra HD. Además, incluye de serie el mando a distancia con Alexa.

Es decir, si pulsamos la A para que el muñeco salte, la secuencia es:

  • Vemos al muñeco parado
  • Pulsamos la A
  • Google recibe la orden de la pulsación de A
  • Procesa los datos y le dice al muñeco que salte
  • Vemos la acción en la pantalla

Todo esto ejecutado a kilómetros de distancia de nuestro hogar y procesado a una velocidad altísima para que prácticamente no notemos ningún retardo entre la pulsación del botón y la ejecución de la orden. Eso se llama latencia, y lo hemos puesto a prueba ‘’contando’’ frames en las diferentes plataformas de Stadia. Básicamente, así funciona Google Stadia, y antes de terminar con este apartado, debemos decir que el móvil es completamente necesario... para todo.

Análisis Google Stadia

En la app Stadia (que solo funciona para ejecutar juegos en un Pixel, pero que cualquiera puede instalar para controlar las funciones básicas) tenemos la tienda de juegos y el ‘’lanzador’’ de dichos juegos. También es donde elegimos la configuración de imagen entre sus tres modos disponibles (premium, equilibrado y rendimiento), configuramos nuestro avatar, vemos capturas de pantalla (que no podemos sacar el móvil por las buenas, todo sea dicho, y mandamos invitaciones a amigos). En el modo TV con Chromecast, las opciones son muy limitadas, ya que la configuración es nula: solo podemos aceptar invitaciones de amigos, toquetear cuatro opciones de configuración y lanzar los juegos. Para todo lo demás (de hecho, nos lo dice la propia aplicación), necesitamos el móvil.

Ahora sí, vamos a entrar con nuestra experiencia de Stadia en una opinión que combina, precisamente, opinión de una persona que lleva muchos años jugando a todas las plataformas... y los datos que se ven de la manera más objetiva posible: con vídeos.

Análisis Google Stadia

El mando de Stadia, el único hardware nuevo que resulta ser un ‘’remix’’

La presentación del mando de Stadia fue todo un acontecimiento. A Google se le da genial el software, pero el hardware es otro cantar. Venir de cero y crear un mando de videojuegos es una tarea complicadísima, ya que sus rivales llevan décadas perfeccionando sus diseños.

Análisis Google Stadia

En este sentido, Google ha hecho lo más inteligente: copiar características de unos y de otros. El mando de Stadia es un monstruo de Frankenstein de:

  • Sticks del Dualshock 4 de PS4
  • Botonera lateral y cruceta del mando de Xbox One, así como la toma de auriculares inferior
  • Botones centrales del mando Pro de Switch
  • Gatillos y bumpers del mando Pro de Switch, aunque con más recorrido
Análisis Google Stadia

Tiene cosas de unos y de otros, pero en general, el diseño y la sensación en mano es más similar a la del mando Pro de Switch, con ese frontal ancho con el puerto USB de carga, un peso y dimensiones parecidas y un tacto de poliestireno de calidad que nos hace sentir que, realmente, tenemos una buena pieza de hardware entre manos. Además, cuenta con vibración, y he de decir que los motores hápticos cumplen de sobra para lograr ese puntito de inmersión.

Análisis Google Stadia

Sobre la batería, también buenas noticias. Tras seis horas de juego, la batería no había llegado al 50% de su capacidad, y teniendo en cuenta que Destiny 2 (al que jugué esas horas) es muy exigente con la vibración, y que el mando está todo el rato mandando datos por Wi-Fi, es una buena cifra. Ahora bien, no es el mando más inalámbrico del mercado debido a las limitaciones actuales del servicio.

Análisis Google Stadia

Estamos haciendo muchas listas en el análisis de Stadia, pero básicamente son tres formas de jugar... y en cada una es diferente:

  • En TV, el mando de Stadia es inalámbrico
  • En móvil, debemos conectar el mando por cable USB-C
  • En PC igual: debemos conectar el cable
Análisis Google Stadia

No es la mejor experiencia tener el cable por ahí, pero el mando aún no se comunica con otros dispositivos vía Bluetooth... y es la única manera de jugar, si queremos hacerlo con este mando. Y es que, en PC podemos usar cualquier otro mando, así como el teclado y ratón (la configuración de botones en pantalla cambia automáticamente), y en móvil también podemos usar los mandos de PS4 y Xbox con Bluetooth para jugar a Stadia desde la app.

Análisis Google Stadia

¿Conclusión del mando? La experiencia es buena, puedes estar jugando durante horas sin cansarte y el recorrido tanto de los sticks como de los gatillos es satisfactorio. Echo en falta, eso sí, algo más de resistencia en esos gatillos, que se alejan mucho del cuerpo del mando para, al final, funcionar como un botón digital (y no con reccorrido com sí tienen el DS4 y el Xbox Controller).

Análisis Google Stadia

Ahora, vamos con la mencionada ‘’Garra’’. Se trata del accesorio oficial de Google para el mando de Stadia. Se presentó hace unas semanas como prototipo, y lo cierto es que parece un accesorio sacado de Aliexpress, y de los baratos. Es un mero soporte para colocar el móvil en el mando, con su orificio correspondiente para el puerto USB Tipo-C y la zona inferior que alberga el botón Stadia. La manera de anclar esta Garra al mando es... bueno, a la fuerza, lo que provoca que se raye el plástico del controlador, como se ve en las fotos. Y no, a algunos les dará igual, pero particularmente no me parece un plato de buen gusto.

Análisis Google Stadia

La experiencia con Stadia: móvil, Chrome y Chromecast

Visto esto, es el momento de lo que importa. ¿Funciona Google Stadia? Sí, pero depende. Se han visto vídeos, uno en concreto, de gente que pulsa un botón y el personaje reacciona pasado segundo y medio, o incluso más. No podemos acusar a nadie, porque no sabemos en qué circunstancias se ha probado, pero Google lo dice claro: no es un dispositivo para disfrutar fuera del hogar si queréis la experiencia óptima. El vídeo en cuestión es en una oficina, y a saber los ordenadores y móviles que hay conectados a esa red...

Análisis Google Stadia

La interfaz debería rotar en móvil (horizontal), pero se mantiene vertical

Nosotros hemos probado Stadia tanto en casa (con la conexión descrita) como en la oficina, y en ambos casos la experiencia ha sido satisfactoria casi todo el tiempo con la configuración de gráficos alta. Como hay varias formas de jugar, a lo largo de las próximas líneas os contaremos nuestra experiencia en el móvil, en el PC y en Chromecast. Lo que llama la atención, spoiler, es que en Chromecast es donde peor me he sentido.

Análisis Google Stadia

De mejor a peor: Stadia en el móvil

Lo dice el destacado, la mejor experiencia jugando con Stadia la he tenido en el móvil. Para ello, he utilizado ‘’La Garra’’ y el mando, lógicamente, acoplado mediante USB Tipo-C. Desde la aplicación de Stadia, en todo momento en el modo de máximo consumo para lograr resolución 1.080p con la mejor calidad (la máxima en los Pixel con pantalla FullHD+), la experiencia ha sido fantástica, idéntica a la de consola con mando.

Es decir, no he tenido problema alguno a la hora de realizar todo tipo de acciones en juegos como Shadow of the Tomb Raider, Gylt, Red Dead Redemption 2, Mortal Kombat 11, Samurai Showdown o Destiny 2.

Son juegos de géneros muy diferentes y todos ellos tienen sus particularidades. Destiny 2 es un shooter con un control algo pesado con mando, y eso se mantiene en Stadia. Mortal Kombat y Samurai Showdown son de lucha y la latencia es muy baja. Red Dead y Tomb Raider son en tercera persona y tienen más latencia per sé en otras plataformas, y Gylt solo se puede jugar en Stadia, por lo que no podemos comparar sensaciones.

Pese a la naturaleza de cada uno, se juegan de maravilla en móvil. La pantalla es cierto que no es la más adecuada para cierto tipo de juegos (Destiny 2 va muy bien, pero en Red Dead los subtítulos son algo pequeños), pero no he tenido problema alguno con defectos gráficos (de hecho, la densidad de píxeles hace que se vean como si fuera algo que estoy ejecutando en local, en el móvil), con la latencia del control o con el sonido.

Todo estaba sincronizado perfectamente y la experiencia es como la de tener una portátil hiperpotente capaz de ejecutar un juego con calidad Ultra en PC sin despeinarse. Es necesario, eso sí, jugar con red Wi-Fi (de hecho, no nos deja jugar con la conexión de datos), pero he podido moverme por toda la casa (y los tabiques no son delgados, precisamente) sin problema alguno.

¡Ah! Hemos dicho que, ahora mismo, solo podemos jugar a Stadia en móvil con la app correspondiente, pero hemos probado a jugar con Chrome en modo escritorio... y nos ha dejado, y en un Huawei.

La experiencia no es la óptima, ya que los botones cambian respecto a los del mando conectado (el Dualshock 4 en nuestro caso) y no nos dejaba jugar con teclado+ratón o con el mando de Stadia. Pero oye, se puede jugar - más mal que bien - a Stadia en cualquier móvil, aunque es un poco ‘’trampa’’ y querer adelantarse a lo que sí podremos hacer de manera oficial en 2020.

Stadia en el PC por cable y Wi-Fi

Tenía mucha curiosidad por probar Red Dead Redemption 2 y Destiny 2 en PC. Son juegos que conozco perfectamente en compatibles (de hecho, analicé hace poco Red Dead Redemption 2 en Ultra en PC), y lo cierto es que, a nivel de control, la experiencia en estos juegos en un PC conectado por Ethernet es 1:1 comparada con la que tengo con los juegos instalados en mi ordenador.

Análisis Google Stadia

El control de Destiny es mucho más fluido que con mando, y es algo que podéis ver en este gameplay directo en el que, además, podéis ver que no hay latencia alguna entre el control y la imagen. Sí, fallo bastantes tiros, pero se debe más a que estoy usando un ratón ergonómico que no es el mejor para jugar. Lo importante es que se ve que el movimiento del ratón se corresponde en directo con el del arma, y también os dejamos el gameplay directo de esa misma partida.

Eso sí, en términos de calidad de imagen, en PC es donde más notamos el cambio respecto a un juego que se ejecute en nuestro equipo. La resolución de mi monitor es QHD y Stadia se estaba renderizando, supuestamente, a 1.080p. Además de una menor resolución, se notan más los ‘’artefactos’’ de la imagen, esos ‘’cuadraditos’’ que aparecen en las zonas más oscuras. Con el tiempo te acostumbras, pero no se ve igual que en PC.  En TV podemos decir que, al menos cuando la escena es estática, la calidad de un  juego como Destiny 2 es soberbia en Stadia.

Os dejamos unos ejemplos de Stadia vs PC:

Hay diferencia en la definición, así como en la calidad de imagen, que se resiente en las texturas y su resolución y en los elementos lejanos, no así en los cercanos. Sin embargo, no es tan evidente como en Shadow of the Tomb Raider. La comparativa Chromecast vs Xbox One X hace que la versión de Stadia palidezca.

Pese a esto, jugar en PC tanto por Wi-Fi como por Ethernet en casa, es una buena experiencia. En la oficina también hemos querido probar, y lo cierto es que, cuando nos conectamos a la red que no está capada, la experiencia sigue siendo muy, muy buena en términos de rendimiento (en calidad de imagen, sí notamos algo más de esos artefactos).

Os dejamos otra galería de Stadia en TV con Chromecast:

Stadia en Chromecast, la experiencia más descafeinada en Wi-Fi

Pero, se supone, Stadia es una plataforma que donde se iba a lucir era en televisores gracias a Chromecast Ultra y la posibilidad de mostrar gráficos 4K y UHD. Bien, a medias. Para empezar, es 4K, pero tiene una compresión idéntica a la de YouTube UHD. Eso sí, es HDR, ahí cumple. La imagen en un televisor 4K de 55” HDR 10 con profundidad de color de 10 bits es fantástica. Se notan los artefactos, pero es una IQ mucho mayor que la de PC.

Análisis Google Stadia

Eso está genial, pero no vale de nada si el juego no responde como debe, y en TV me he encontrado un imput lag que sí resulta molesto. No hace que los juegos sean injugables, pero todos los títulos, excepto Gylt (que tampoco es el techo gráfico ni tiene muchos elementos en pantalla), funcionan con un retardo considerable. En Destiny 2 es algo evidente debido a que en consolas va bastante fino, pero en Red Dead Redemption 2 hemos tenido un retardo de casi 200 milisegundos, y eso se nota... y mucho.

Conectado por Wi-Fi 5 GHz, con el router al lado (literalmente), no es la mejor experiencia.

Análisis Google Stadia

Y Chromecast con cable mejora, pero tampoco termina de ir fino

Sin embargo, si conecto mi unidad Chromecast por Ethernet, la experiencia no mejora demasiado. Pensaba que podía ser algo del Wi-Fi, que limitara de alguna manera los datos que maneja Chromecast, pero conectando Ethernet eso debería desaparecer, ¿verdad? La realidad, en mis pruebas, es que me va igual por Wi-Fi que por Ethernet. Esto no se puede demostrar ni probar, pero me lleva a pensar que la culpa la tiene el mando.

Análisis Google Stadia

Ya hemos dicho que el mando, cuando jugamos en modo TV, se conecta a los servidores de Google directamente por Internet. Está conectado por la red de 5 GHz, por lo que la latencia debería ser mínima, pero ahí está. Intuyo que esa latencia, los milisegundos de más que hacen que un juego pase a ser perfectamente jugable a ‘’jugable, pero con reservas’’ parecen hacer acto de presencia en este intercambio de información entre mi Chromecast y Google, pero también entre mi mando y Google, con todo ello de vuelta a mi casa.

Análisis Google Stadia

Estamos en una beta, con todas las letras, y esto es algo que deben solucionar si quieren que nos tomemos en serio Stadia como una plataforma que sea una alternativa viable más a las consolas tradicionales.

Análisis Google Stadia

Ah, por finiquitar el tema de Chromecast. Hay usuarios que han reportado que, tras varias horas de juego, Chromecast ha dejado de responder debido a problemas de calentamiento. Es algo que no me ha pasado, pero sí he de reconocer que el dispositivo se calienta lo suyo, mucho más que viendo Netflix, que es el ejemplo más fácil que se me ocurre.

Análisis Google Stadia

Prueba de latencia con Wi-Fi: más que una consola, pero no molesta demasiado

Para validar nuestras sensaciones en este análisis de Stadia, hemos grabado tres vídeos con las tres situaciones posibles de juego (TV, móvil y PC) en las condiciones menos idóneas: una oficina con varias decenas de equipos y móviles conectados a la misma red. Lo hemos hecho así para ver qué tal se mantenía el servicio. Ya adelantamos que, con una red de 50 Mb, se puede jugar muy bien a. Stadia, y la latencia en cada equipo es la que os dejamos a continuación:

Destiny 2 en móvil y PC es perfectamente jugable, y ya veis que la latencia es similar en ambos casos. Así, tenemos 150 ms de latencia en el móvil y 145 ms de latencia en PC en Destiny 2, ambas por Wi-Fi. En Red Dead Redemption 2 en Chromecast, la cuenta sube a 189 ms. Sin ser, repetimos, las mejores condiciones, son datos que están ‘’bien’’ y demuestran que la tecnología funciona... aunque Google prometió otra cosa.

Se suponía que no iba a haber una diferencia palpable entre una consola y Stadia, y lo cierto es que la hay. EL laboratorio Digital Foundry ha medido la latencia de Stadia comparada con la de Xbox One X, y los datos de sus pruebas de Stadia son similares a los nuestros (144 ms en Destiny 2 en TV), pero en Xbox One X, ese mismo juego tiene 100 ms de respuesta. Esos 44 ms son considerables y hacen que se juegue mejor en una Xbox One, aunque en móvil y PC, como decimos, la experiencia es muy, muy buena.

Consumo de datos en móvil y PC/TV

Por último antes de finalizar el análisis de Google Stadia, vamos con el tema del consumo. De momento, como no podemos jugar con datos en el móvil, es algo que nos da bastante igual, pero vale la pena aclarar que Stadia consume bastante ancho de banda. Google nos da unos parámetros teniendo en cuenta Chromecast: 20 GB por hora en el modo de máximo consumo y 4,5 GB por hora en el que menos.

Capturas Stadia

En nuestras pruebas, Chromecast consume casi esos 19 GB jugando a Stadia por hora en el modo de máxima calidad en Red Dead Redemption 2. En Móvil, en un juego como Destiny 2 (que está conectado a Internet permanentemente, con otros jugadores apareciendo en tu partida) hemos consumido algo más de 5 GB de datos en apenas 45 minutos. Es una cantidad muy significativa.

La opinión de Stadia: el futuro ya está aquí, pero sigue a medio cocer

Llegamos a la conclusión de nuestra opinión sobre Stadia y, creo, lo mejor es hacerse tres preguntas. ¿Cambiaría mis consolas y PC por Stadia en estos momentos? La respuesta es contundente: no. La calidad de imagen de Stadia en consola y PC aún no es comparable a la de un juego ejecutado de manera local, y el control, sobre todo en Chromecast, es peor.

Análisis Google Stadia

Por otro lado, ahora mismo es una beta y no tenemos muchísimas funciones (que no se puedan compartir imágenes, sacar capturas en móvil o que tampoco esté el asistente de Google) que llegarán en un futuro. Además, el catálogo es corto - muy corto - y los descuentos para los usuarios Pro tampoco es que sean una maravilla. Ah, y jugar con datos estaría genial para ir en el tren jugando mis juegos que luego puedo continuar en casa, pero es imposible en estos momentos. Y hablando de juegos, es una locura lanzar una plataforma objetivamente peor, en estos momentos, con unos precios desorbitados en casi todo su catálogo.

Análisis Google Stadia

¿Me aporta algo Stadia que no tenga con las demás plataformas? Sí: inmediatez. El proceso de compra de juegos es alucinante, ya que lo compras y ni te enteras, aparece el cartelón de ‘’jugar’’ de inmediato, sin tener que instalar nada, sin bajar parches de lanzamiento y de manera instantánea. Es una experiencia buenísima y, además, los tiempos de carga son algo más cortos que en los mismos juegos en otras plataformas.

No se han dado detalles sobre esto, pero la carga inicial de Destiny 2 antes de bajar a cada planeta es inferior a la de mi Destiny 2 instalado en un SSD, y lo mismo pasa con Red Dead Redemption 2. No son juegos sin tiempos de carga algo que, supuestamente, veremos en la próxima Xbox y PS5, pero son sensiblemente más cortos.

La tercera pregunta es qué le falta a Stadia para ser el futuro de los videojuegos. Y esto es muy personal, pero lo veo claro. Actualmente, con un modelo de compra de juegos, sale perdiendo frente a Project xCloud y PS Now, que tienen tarifa plana de juegos por 10 euros al mes (el Netflix de los videojuegos, el de verdad).

Sí, con PS Now tenemos que tener un PC o una PS4, pero con xCloud podremos jugar en cualquier dispositivo, incluidos móviles y tabletas, por lo que es la misma idea que Stadia... pero con catálogo gratuito de juegos por una suscripción mensual. Por ahí es por donde debería tirar Google, o al menos ampliando, y rápido, la base de juegos gratuitos para los usuarios Pro. Cuando hagan esto, el servicio se volverá mucho más atractivo para millones de jugadores.

Análisis Google Stadia

Al final, cuando Stadia funciona, funciona muy bien. Cuando no, te preguntas por qué te has gastado esos 129 euros cuando en unos meses estará gratis. Es el precio a pagar por ser de los primeros en paladear el futuro de los videojuegos. Lo bueno es que esto no es el Gaikai de hace una década, esto funciona y ha llegado para quedarse. De momento, es una opción más que complementa al resto de plataformas. Quién sabe si terminará imponiéndose...

Nota técnica

Ver ahora: