Skip to main content

La historia de Qualcomm, el fabricante de procesadores que seguro has tenido en tu móvil

Qualcomm

Qualcomm

22/08/2020 - 08:05

La historia de Qualcomm y la de la telefonía moderna van de la mano. A esta empresa norteamericana no solo le debemos los procesadores más potentes del mercado, también son responsables del desarrollo de la telefonía tal y como la conocemos.

Hace poco más de una década era impensable poder jugar, escuchar música, hacer fotos y vídeos e incluso hablar por teléfono desde cualquier lugar del mundo.

Qualcomm es uno de los principales fabricantes de semiconductores, sus orígenes datan del año 1985, pero su negocio no siempre se centró en la fabricación de estos chips, aunque sus desarrollos llevan décadas transformando la telefonía móvil para convertirla en lo que es actualmente.

Esta es la historia de Qualcomm, el fabricante de procesadores que seguro has tenido en tu móvil, y que también está presente en decenas de otros dispositivos con conectividad WiFi o Bluetooth.

Índice de contenido

De la televisión por cable a cambiar la historia de la telefonía

A diferencia de muchas empresas de tecnología, Qualcomm no nació en los pasillos de ninguna universidad ni en el patio trasero de ninguna casa del sudoeste americano, pero sí se basó en la amistad de dos compañeros de estudios de ingeniería eléctrica del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts).

Para encontrar su origen debemos remontarnos hasta finales de la década de los 60 del siglo pasado, cuando dos estudiantes, Irwin M. Jacobs y Andrew Viterbi unían esfuerzos y conocimientos creando la empresa de consultoría Linkabit.

Irwin M. Jacobs

Irwin M. Jacobs

Qualcomm

En principio esta empresa se dedicó a mejorar el sistema de transmisión de la TV por cable. En 1985, Jacobs y Viterbi abandonaban Linkabit, que 5 años antes se había fusionado con otra empresa del sector.

Jacobs mantenía una estrecha relación con la docencia ya que durante todos esos años se había mantenido como profesor de la Universidad del Sur de California en San Diego. Fue entonces cuando Jacobs y Viterbi reclutaron a algunos de sus exalumnos y exempleados de Linkabit Harvey White, Adelia Coffman, Andrew Cohen, Klein Gilhousen y Franklin Antonio para unirse en una nueva aventura tecnológica.

Fundadores de Qualcomm

Miembros fundadores de Qualcomm

Qualcomm

En julio de 1985 nacía Quality Communications que contraería su nombre a Qualcomm, tal y como la conocemos actualmente.

GPS, militares y revoluciones, así son los inicios de Qualcomm

Los primeros pasos nunca son sencillos, y Qualcomm no fue una excepción. En principio la empresa afincada en La Jolla (California) realizó trabajos de consultoría para el ejército de EE.UU.

Uno de los proyectos militares en los que Qualcomm trabajó los primeros años fue el desarrollo de comunicaciones inalámbricas seguras basadas en acceso múltiple por división de código o CDMA (del inglés Code Division Multiple Access), una tecnología que, años más tarde, revolucionaría las comunicaciones móviles.

Escucha"Episodio #7: 5G - ¿Qué es... ? Con Rubén Andrés Barbero" en Spreaker.

Sin embargo, Qualcomm ya se dibujaba como una empresa multidisciplinar y no centraba todos sus esfuerzos en tecnologías de comunicación móvil, también hacían sus pinitos con sistemas de posicionamiento y localización por satélite.

A finales de los 80, las grandes empresas de transporte de larga distancia necesitaban un sistema eficiente que permitiera conocer la ubicación de sus camiones en las rutas de todo el país, una herramienta que todavía en la actualidad continúa siendo de gran utilidad ya que permite realizar previsiones sobre la ruta a más de 1,5 millones de vehículos.

Qualcomm

Prototipo para OmniTRACS

Qualcomm

Qualcomm desarrolló el servicio de localización y mensajería por satelite OmniTRACS basándose en la tecnología que ya utilizaba Omninet y un decodificador de radio digital diseñado por Andrew Viterbi para este proyecto que se encapsulaba en un solo chip. En realidad, este decodificador fue el primer chip de Qualcomm en septiembre de 1987.

En noviembre de 1989, Qualcomm ponía sobre la mesa todo lo aprendido en el ámbito de las comunicaciones móviles llevando a cabo una demostración a la que fueron invitados los representantes de las entidades más importantes de la industria inalámbrica del momento.

Como en cualquier presentación tecnológica, el evento no estuvo exento de imprevistos, pero finalmente pudo llevarse a cabo todo un hito en la historia de Qualcomm y de la comunicación móvil: la primera llamada realizada en una red basada en CDMA.

Qualcomm

Equipo de Qualcomm que hizo la primera llamada sobre redes CDMA

Qualcomm

Qualcomm volcó sus esfuerzos en desarrollar esta tecnología y llegó a fabricar varios terminales que usaban las tecnologías que ellos mismos desarrollaban.

No obstante, sus motivos siempre estuvieron más orientados al ámbito de la experimentación que al meramente comercial. De hecho, esta división sufrió grandes pérdidas y se vendió a la japonesa Kyocera.

En 1993, la empresa volvía a marcar una revolución en su historia. En un alarde de innovación, Qualcomm realizaba una demostración de transmisión de datos mediante el protocolo TCP/IP sobre una red CDMA. Con ello se abría la puerta a la navegación web desde el móvil tal y como la conocemos en la actualidad.

Qualcomm

Equipo de Qualcomm celebrando el éxito de la transmisión de datos TCP/IP a un móvil CDMA

Qualcomm

Ese mismo año, la Asociación de la Industria de las Telecomunicaciones de EE. UU. adoptó la tecnología CDMA como estándar digital norteamericano iniciando así el imparable auge de la compañía.

Sin embargo, el músculo financiero de Qualcomm no siempre venía de la mano de sus productos y servicios directos, sino de la enorme cantidad de patentes que atesora. Son tantas que en la sede central de Qualcomm han construido un muro simbólico con ellas.

Muro de patentes Qualcomm

Muro de las patentes en la sede de Qualcomm

Qualcomm

De hecho, el último vestigio de producción propia fue la división de equipos de red que vendió a la sueca Ericsson para centrarse en el desarrollo y la concesión de licencias de tecnologías inalámbricas y chips semiconductores que no fabrica directamente.

Qualcomm y la telefonía móvil moderna

La contribución de Qualcomm a lo que actualmente conocemos como telefonía móvil va mucho más allá del desarrollo de redes inalámbricas.

Por ejemplo, en 2001, Qualcomm desarrollaba B.R.E.W. (Binary Runtime Environment for Wireless), una plataforma de software abierta en la que los desarrolladores podían alojar y monetiza sus aplicaciones para dispositivos CDMA. ¿Te suena? Ahora a este concepto se les conoce como tiendas de aplicaciones.

Qualcomm

Qualcomm

Justo un año antes, la empresa con sede en La Jolla inauguraba el nuevo milenio presentando el procesador MSM3300 basado en ARM, que se convertiría en el primer SoC de Qualcomm que integraba procesador GPS SnapTrack, soporte para reproducir archivos MP3, navegación web, controlador de memoria externa MMC y Bluetooth 1.0.

Durante los primeros años 2000, Qualcomm no se limitaba a desarrollar procesadores para móviles cada vez más potentes y versátiles, tampoco descuidaba la base de esta industria y contribuía de forma muy activa con la evolución de la arquitectura de redes WCDMA, la banda ancha de la telefonía móvil.

Estas nuevas redes mejoraban las prestaciones multimedia de los teléfonos móviles permitiendo un mayor volumen de datos en cada transferencia, lo que dejaba la puerta abierta a las videollamadas, transmisión de contenido en streaming, juegos online, etc.

Redes WiFi y telefonía

Gettyimages

Todas estas nuevas funciones integradas en el estándar WCDMA creaban nuevas necesidades en el rendimiento de los teléfonos móviles. Era el momento de lanzar al mercado los procesadores Scorpion que funcionaban a una frecuencia de reloj de 800 MHz a 1,7 GHz, siendo el primero en romper la barrera del Gigahercio en su funcionamiento.

2007 marcó el inicio de la era de los smartphones y con ellos la constante escalada de prestaciones que estos dispositivos requerían en cada nueva generación. Fruto de esa necesidad los procesadores Scorpion evolucionaron para convertirse en la base del procesador Qualcomm Snapdragon que se presentarían en noviembre de 2007.

Qualcomm ya había fabricado procesadores para ser usados en equipos con Windows Mobile y Symbian, pero el futuro contaría con un inesperado actor que colaboraba estrechamente con Qualcomm: Android daba sus primeros pasos.

En septiembre de 2008 se presentaba HTC Dream que montaba un procesador Qualcomm MSM7201A de un solo núcleo y una frecuencia de 528 Mhz. No era el más potente de la marca, pero cumplía con los requisitos del terminal y con el consumo de recursos.

Este fue oficialmente el primer smartphone que funcionaba con Android como sistema operativo, y el primero de una larga lista de smartphones Android que llevarían un Snapdragon en su interior.

Nexus One

Nexus One

Johan Larsson -

Wikimedia Commons

Poco después llegarían al mercado los procesadores Qualcomm Snapdragon S1 (QSD8250) con un solo núcleo, que animaban modelos míticos como el Nexus One.

A finales de 2010, la llegada del Qualcomm Snapdragon S3 marcó el inicio de la carrera por el número de núcleos incorporando un segundo núcleo a su procesador, que todavía se mantenía bajo la arquitectura Scorpion.

No fue hasta febrero de 2012 cuando Qualcomm presentó su Snapdragon S4, el que sería su procesador más disruptivo, ya que incluía los nuevos núcleos Krait que el fabricante mantuvo hasta bien entrado 2017 y que supondría el inicio de la hegemonía como procesador para dispositivos móviles frente a los chips de Intel, Samsung o MediaTEK.

Qualcomm

Qualcomm

Curiosamente, el Snapdragon 460, un procesador diseñado para los smartphones de gama baja, fue el primero en integrar los núcleos Kryo, arquitectura que actualmente se utilizan los procesadores más potentes de Qualcomm que laten en el interior de los móviles más premium del mercado.

No solo telefonía, hablamos de redes de comunicación inalámbrica

Es innegable que la historia de Qualcomm está estrechamente ligada a la historia de la telefonía, pero las patentes de la compañía americana también han sido decisivas en otro tipo de comunicaciones inalámbricas como el WiFi o las conexiones Bluetooth.

Para afianzar esos ámbitos, Qualcomm se hizo con el control de Atheros, una empresa californiana que llevaba una década desarrollando tecnologías inalámbricas, convirtiéndose así en una filial de Qualcomm de gran importancia estratégica para la compañía.

Si los procesadores Snapdragon están presentes en buena parte de los smartphones que circulan por el mundo, los chips de Qualcomm Atheros se encargan de gestionar las conexiones de buena parte de los routers del planeta y de no menos dispositivos de red, ordenadores o aurículas. Básicamente, casi cualquier dispositivo que se conecte a una red WiFi, LAN o Bluetooth.

Conectividad móvil

Gettyimages

Las patentes de la filial también afectan a las conexiones WiFi y Bluetooth de los dispositivos móviles ya que se encuentran integrados en los procesadores Snapdragon.

Patentes, el lucrativo negocio de Qualcomm

A pesar de ser una de las compañías de semiconductores más importantes del mundo, con casi el 50% del volumen de ventas, y que miles de millones de dispositivos llevan procesadores con su sello, Qualcomm no ha fabricado ni uno solo de esos procesadores, únicamente los diseña (que no es poco).

De la fabricación se encarga TSMC (Taiwan Semiconductor Manufacturing Company) y lo suministra a los fabricantes de móviles. Lo realmente curioso es que Qualcomm no cobra por el chip suministrado en sí mismo, sino que lo hace por las licencias de uso de las patentes que integra ese chip.

conectividad móvil

Gettyimages

En los últimos 30 años, Qualcomm ha invertido más de 44.000 millones de dólares en I+D para el desarrollo de tecnologías móviles y comunicaciones inalámbricas. Esto ha generado más de 130.000 patentes en todo el mundo, muchas de ellas relacionadas con estándares básicos para el funcionamiento de los equipos.

Como norma general, cuando un fabricante utiliza un determinado componente para su producto paga el componente a un precio pactado y en ese precio se incluye el coste de la licencia de uso. En cambio, el sistema de cobro de Qualcomm es ligeramente diferente.

Cuando un fabricante utiliza un chip Qualcomm o alguna de sus tecnologías, el fabricante debe pagar lo que se ha llamado la “Tasa Qualcomm” que supone un porcentaje del precio del producto.

Es decir que, si por ejemplo Qualcomm reclama el pago de un 5%, aquellos productos que cuesten 100 euros pagarán 5 euros a Qualcomm, mientras que los que cuesten 1.000 euros pagarán 50 euros. Incluso cuando ambos dispositivos monten el mismo componente.

Contar con algunas de las patentes más importantes del sector pone a Qualcomm en una posición de poder que le permite actuar de “pacificador” del sector. ¿Te has preguntado porqué últimamente no hay tantos juicios por vulneración de patentes entre grandes fabricantes?

Qualcomm

Aquellos fabricantes que quieran utilizar un producto de Qualcomm deberán firmar un acuerdo por el cual renuncia a denunciar por infracción de patentes tecnológicas a otros fabricantes que también hayan firmado este acuerdo con Qualcomm. Una suerte de “tratado de no agresión” entre clientes de Qualcomm o el equivalente en adherirse a una alianza de protección de patentes.

A pesar del sacrificio que supone el pago de una “Tasa Qualcomm”, que algunos pueden considerar abusiva, a los fabricantes les compensa para obtener algunas de las tecnologías inalámbricas más avanzadas sin tener que desarrollar nada más y olvidarse por completo de las disputas judiciales por infracción de patentes. Dormir tranquilo tiene un precio.

Esta política de uso de las patentes le ha traído algunos problemas legales a Qualcomm, como el litigio que mantuvo durante años con Apple y otros fabricantes.

Ahora ya sabes por qué algunas marcas optan por procesadores de otras marcas e incluso a no montar los procesadores de Qualcomm en determinados países. La respuesta no está en el rendimiento, sino en las patentes que han conseguido cambiar el rumbo de la telefonía. Al fin y al cabo, en Qualcomm llevan las comunicaciones de calidad en el propio nombre.