Skip to main content

El museo del millón de dólares de la Luna: los astronautas han dejado cientos de objetos en ella

Dinero Luna

Depositphotos

29/12/2019 - 06:30

Cada vez que una persona ha pisado la superficie de la Luna, ha dejado algo de recuerdo. Cientos de objetos que, gracias a las condiciones de la atmósfera del satélite, se conservan inmóviles esperando que otro ser vivo vaya a verlos.

En plena noche miras hacia el cielo oscuro y ahí está, la Luna con todos su cráteres. Su visión desde la Tierra no ha cambiado mucho con los años, pero la forma en la que la miramos dejó de ser la misma en 1969 cuando el ser humano pisó su superficie por primera vez

Ahora miramos a la Luna y la vemos más cercana, más familiar. Ya hemos estado allí, la hemos pisado, explorado y “ensuciado”. Bueno, este término tal vez suene un poco brusco, pero es la pura realidad. 

Todas las misiones que han alunizado en nuestro satélite han dejado algo allí. El ser humano no sabe visitar un sitio sin dejar su huella. Además de las marcas de las naves espaciales y las huellas que hayan dejado los astronautas al andar por esa superficie polvorienta, los terrícolas hemos abandonado una gran serie de objetos que testifican nuestro paso por ese astro. 

Algunos son partes del material espacial que se quedó en la Luna para poder reducir el peso de la nave y poder emprender con mayor seguridad el despegue de vuelta; soltar lastre que se suele decir. Estos objetos entre cámaras, herramientas y demás utensilios suman un valor de varios millones de dólares que se han ido acumulando y esparciendo por la superficie con el paso de los años. 

Sí, también hay recuerdos románticos dejados a propósito por los astronautas de los que hablaremos más adelante y que son una muestra de la cultura de la humanidad. Pero otros muchos objetos podría calificarse como basura espacial. Para que te hagas una idea, allí siguen las bolsas con las defecaciones de los primeros astronautas que pasearon por la Luna. 

Resumen del reportaje:

  1. El mapa de un cementerio de naves y robots
  2. Banderas de Estados Unidos
  3. Placa con mensaje de paz
  4. 12 cámaras Hasselblad
  5. Mensajes de líderes de la humanidad
  6. Recuerdos familiares
  7. El homenaje a Galileo
  8. Dos pelotas de golf
  9. 100 espejos apuntando a la Tierra
  10. Los nuevos habitantes de la Luna

El mapa de un cementerio de naves y robots

Desde ese primer alunizaje, no sólo la NASA ha pisado la Luna, muchas otras agencias espaciales y cada una de las misiones ha dejado algo. Este mapa ilustra la mayoría de naves, satélites y otros materiales usados por los astronautas y abandonados allí. 

NASA
Wikipedia -

Wikipedia

Puede parecer un mapa bastante complejo, pero hay muchos objetos que no se incluyen en él, por lo que podemos hacernos una idea de lo "sucia" que hemos y seguimos dejando la Luna. 

Aquí podemos ver, sondas, partes de una nave y cohetes de Japón, Europa, China, Rusia y demás países que aterrizaron o estrellaron sus máquinas en la Luna. No todas las misiones salen bien. Allí siguen, como muestra de todos los años y los muchos millones que la humanidad ha invertido para sentirse más cerca de su satélite y conocer algo más el espacio. 

Banderas de Estados Unidos

Hombre en la luna
Pixabay

Todos hemos visto la bandera de los Estados Unidos inmóvil en la superficie lunar, cuando el Apollo 11 llegó hace años. Desde la NASA siguen asegurando que simboliza a toda la humanidad, aunque sea la bandera de un único país. 

Lo mejor, es que no es la única. En la Luna podemos encontrar hasta cinco banderas de este país. Colocadas allí por las siguientes misiones, lo más probable es que hayan perdido parte de sus vivos colores, pero desde la NASA siguen pendientes de ellas y de vez en cuando confirman que siguen enteras y resisten con fuerza las duras condiciones climáticas. 

Placa con mensaje de paz

Además de la famosa bandera, los astronautas dejaron otros recuerdos y mensajes para quién pudiera verlos, aunque podrían considerarse más como un mensaje para los terrestres. 

Con las firmas de los tres astronautas hay una placa que reza esto: "Aquí, los hombres del planeta Tierra que pusieron por primera vez un pie en la Luna en julio de 1969. Vinimos en son de paz representando a toda la humanidad”.

También está la firma de Richard Nixon, por entonces presidente de los Estados Unidos, pero que la historia no le recordará precisamente por este mensaje de paz. 

12 cámaras Hasselblad

NASA
NASA

Antes incluso de pensar que fuera posible poner un pie sobre el polvo lunar, la NASA ya confiaba en la marca Hasselblad para dotar a los astronautas de una cámara que retratara su viaje y con la que conseguir instantáneas únicas

Todas las cámaras Hasselblad que han salido al espacio han sido modificadas para adaptarse a las exigencias de la NASA. Una vez en la Luna, cada una de las misiones recibía la misma orden, sacar la cinta de la cámara, dejar la cámara allí y en su lugar traer una roca lunar. 

Así llegaban las imágenes, pero la Luna se iba llenando de cámaras de un valor difícil de calcular. Salvo una, la cámara que se le dio a Jim Irwin en la misión Apolo 15 en 1971. Irwin la trajo de vuelta y años después, esa Hasselblad 500 fue subastada por un precio de 550.000 €. Un valor que no tendría de haber regresado todas las demás. 

Mensajes de líderes de la humanidad

No sabemos si somos los únicos seres vivos que vagan por el espacio observando las estrellas y los planetas, pero por si acaso, desde la NASA decidieron dejar mensajes de buena voluntad en el primer alunizaje en la Luna

Un disco de silicio con mensajes de 73 países reposa en la superficie de la tierra a la espera de que alguien o algo lo lea. Tiene el tamaño de un moneda de 50 centavos de dólar y está guardada dentro de un estuche de aluminio en el Mar de la Tranquilidad. Es tan pequeño que es muy posible que, a menos que se tropiecen con ello, los alienígenas no lo vean.

Dentro del disco están guardados los mensajes de buena voluntad de líderes tan importantes como la Reina Isabel II de Inglaterra. Precisamente este suceso aparece en uno de los episodios de la serie The Crown, donde la reina comenta con su marido el mensaje que les ha dejado a los habitantes del espacio. 

Todos los mensajes que llegaron por correo a la NASA, fueron fotografiados y reducidos 200 veces mediante proceso de microfilme. También se incluyeron los nombres de los líderes del congreso de Estados Unidos, los 4 comités parlamentarios responsables de la legislación relacionada con la NASA, y los altos directivos de la NASA hasta ese año.

Recuerdos familiares

NASA
Science Photo Library

Los astronautas no viajaban solos al espacio, siempre llevan consigo algún pequeño recuerdo de sus familias. Uno de los que ha llevado más lejos esta costumbre fue Charles Duke, tripulante del Apolo 16

En 1972 durante su misión, el astronauta dejo una foto de toda su familia: su mujer, sus dos hijos y él. La fotografía sigue allí, envuelta en un film de polietileno y con una inscripción: "Ésta es la familia del astronauta Charlie Duke del planeta Tierra, que alunizó el 20 de abril de 1972"

El astronauta aseguró que con ello quería inculcar en sus dos hijos su misma pasión por el espacio y la importancia de su trabajo. El clima de la Luna habrá conservado la foto en buen estado, aunque puede que la imagen se haya decolorado un poco. 

Un gesto similar fue el que realizó Eugene Cernan cuando dejó escrito en el polvo lunar "Tracy", el nombre de su hija. Un nombre que los siguientes visitantes del satélite podrán buscar. 

El homenaje a Galileo

Si os decimos que en la Luna hay una pluma y un martillo esperando que vayáis a visitarlos, puede que os suene a mentira. David Scott, astronauta de la misión Apolo 15 utilizó su paso por la Luna para realizar un homenaje a uno de los nombres más relevantes de la historia de la ciencia, Galileo Galilei.

NASA
NASA -

NASA

El italiano se encontró con un fuerte rechazo a principios del siglo XVII cuando determinó que dos cuerpos, independientemente de su peso, caería a la misma velocidad si no sufrían la resistencia del aire. Para la época esta afirmación se tomó casi como una afrenta, pero tenía razón y para que a nadie se le olvide allí, a kilómetros de distancia están inmóviles el martillo de 1,32 kilogramos y una pluma de halcón de unos 30 gramos que Scott lanzó frente a la cámara.

"Supongo que una de las razones por las que hemos podido llegar aquí es gracia a que un caballero llamado Galileo hizo un descubrimiento muy significativo sobre la caída de objetos en campos gravitatorios, y qué mejor lugar para confirmar sus hallazgos que en la Luna", explicó el astronauta en el vídeo.

Dos pelotas de golf

Son los adultos más preparados de la Tierra, pero también saben divertirse. La historia de como dos pelotas de golf acabaron esparcidas por la superficie lunar es uno de los momentos más curiosos de todas las misiones. 

NASA
NASA

Alan Shepard, militar aficionado al golf, llegó a la Luna con la misión Apolo 14. Estaba empeñado en poder jugar al golf allí arriba, pero sabía que no se lo iban a poner fácil por las limitaciones de peso que exigía la NASA. Al final reconocieron que el peso de ese equipo de golf no era tan excesivo y crearon un curioso mecanismo para poder guardar el palo de golf en la cabina.

Shepard prometió no realizar la proeza hasta que la misión se hubiera completado con éxito, para no avergonzar a la NASA, y así lo hizo. Delante de la cámara dio dos golpes. En el primero, tal y como confirmaron su compañeros, prácticamente sólo golpeó arena, mientras que en el segundo golpe, la práctica y la poca gravedad de la Luna hicieron alejarse a la bola a más de 370 metros, según la NASA. Cualquier día les vemos jugar al baloncesto en el aire. 

100 espejos apuntando a la Tierra

Cuando los terrícolas podamos ir de turistas a la Luna, seguramente nos fijaremos en la primera huella plasmada por Neil Armstrong en la superficie lunar, ese pequeño paso para el hombre, pero una gran paso para la humanidad. 

NASA
NASA

Sin embargo, pasarán más desapercibidas múltiples huellas que dejaron más tarde los tripulantes del Apollo 11 y que rodean un objeto muy curioso. Se trata de un panel de 60 cm de ancho y cubierto por 100 espejo apuntando a la Tierra, la "matriz reflectora de medición láser lunar" la llaman en la NASA (un nombre sencillo).

¿Para qué dejar allí ese cacharro? Gracias a ese reflector, los investigadores pueden lanzar un pulso láser a la luna y los espejos los devuelven en esa misma dirección. Con este sencillo truco se mide la distancia entre la Tierra y la Luna y, hoy en día, podemos seguir controlando y estudiando la órbita del satélite a nuestro alrededor. 

Los nuevos habitantes de la Luna

Tardigrados

No todo lo que hemos dejado allí ha sido de manera intencionada y es muy posible que los próximos en pisar el satélite no sean conscientes de que están rodeados de tardígrados. Son seres diminutos de menos de 0,5 mm que se les conoce como "Osos de agua" y por ser los seres vivos más resistentes de la Tierra, capaces de prosperar en cualquier ambiente

Terminaron allí por accidente, un grupo de científicos israelíes los llevaron a la Luna en unas pequeñas cápsulas, pero la nave que los transportaba se estrelló dejando todos estos seres sueltos por la superficie lunar. Habrá que volver para comprobar si han conseguido colonizar el satélite o si las condiciones fueron demasiado extremas para ellos.