Skip to main content

Cuando tu coche está conectado a tu ciudad: así funciona la conducción autónoma de PSA

Coche autónomo PSA

22/07/2019 - 09:20

El grupo PSA ha probado en las calles de Vigo su sistema de vehículo autónomo, un conjunto de rádares y otros sensores que permiten que el coche circule de manera autónoma por la ciudad. Es algo que está en pruebas, y hemos estado en la primera de este tipo que se hace en España.

Uno de los avances tecnológicos que puede suponer un gran paso en la manera de entender el día a día es el de los vehículos autónomos. ¿Imagináis salir de casa rumbo al trabajo y no llegar de mal humor debido a los atascos, ya que no tenemos que ''gestionar'' el vehículo al ir él solito del punto A al punto B?

Hay países en los que los coches autónomos son una realidad, pero aún falta mucho para conseguir la autonomía total. Por ejemplo, actualmente estamos en el nivel tres de conducción autónoma con vehículos que pueden ir ''solos'' por autopistas, y el próximo paso es crear coches que sean automáticos con asistencia del humano en terreno urbano.

Es donde más posibilidades hay de sufrir un accidente debido a la cantidad de casuísticas de la ciudad, y es en lo que diferentes grandes empresas están invirtiendo mucho dinero para lograr la conducción autónoma.

El grupo PSA (Peugeot, Citröen Opel) está invirtiendo en el coche autónomo urbano, y hemos podido asistir a la primera prueba de un vehículo urbano haciendo tareas en modo automático dentro de la ciudad. 

Se ha realizado en Vigo, ya que España es uno de los seis países en los que PSA está haciendo pruebas (los otros son Finlandia, Francia, Italia, Corea del Sur e Italia), y es la empresa española CTAG la responsable de la tecnología de este vehículo autónomo. Es un hito para la industria, y hemos visto el Autopilot de PSA en acción.

Así es el coche autónomo de PSA: un Picasso hasta arriba de tecnología

Como os podéis imaginar, cuando viajamos a Vigo no sabíamos muy bien en qué vehículo iba a estar montada la tecnología, si en un vehículo adaptado o en un prototipo. Al final, terminó siendo un Citröen Picasso el protagonista del día, aunque no es un Picasso como el que podemos comprar en el concesionario.

La tecnología se llama ''Automated Driving Progressed by Internet Of Things'', o Autopilot, y no, no tiene nada que ver con el Autopilot de Tesla, ya que este sistema está ideado para comunicarse con la ciudad. PSA lleva trabajando en el proyecto desde 2017, y la inversión es de más de 25 millones de euros.

En la imagen que os dejamos a continuación, podéis ver el tipo de tecnología que incluye este vehículo ''nada más que'' para ver a su alrededor.

Coche autónomo PSA

El lidar es una de las partes esenciales (todas lo son, para qué engañarnos) que permite ''ver'' qué tiene el coche a su alrededor. Hay uno en la parte superior, el que parece una sirena policía, y otro justo en el morro, bajo la matrícula.

Coche autónomo PSA

El lídar de la parte superior tiene un visión 360º y es capaz de hacer una nube de puntos que delimitan la presencia de objetos en un perímetro de unos 80 metros. El lidar de la parte frontal, por su parte, es 2D y tiene un alcance mucho mayor.

Así, es capaz de ver a unos 200 metros con un ángulo de visión de 80º. Estos dos sensores trabajan junto a cámaras, situados en las esquinas del vehículo, y cámaras que ven los objetos.

Coche autónomo PSA

Todos funcionan al unísono, y no hay uno más importante que otro. Por ejemplo, el lidar ve que hay un objeto, el radar es capaz de ver objetos estáticos y en movimiento (y calcular su velocidad relativa), pero no sabe qué es, y las cámaras son las que dibujan ese objeto.

Todos esos cálculos se hacen en tiempo real dentro del vehículo con un software especialmente diseñado por CTAG, pero lamentablemente no nos dieron información sobre el procesador y la plataforma de cálculo, es ''confidencial'', según nos contaron.

Coche autónomo PSA
La luz verde significa ''acción completada''.

Al final, estos sensores que dan información sobre el mundo al vehículo, sumados a la conexión 4G para que el coche ''hable'' con la ciudad, es lo que permite la ''magia'' del coche autónomo de PSA. Y para probar los sistemas, fuimos testigos de dos pruebas.

La primera fue una salida de un aparcamiento, de modo autónomo, y la entrada en otro diferente. Como decimos, todo esto se hizo en modo autónomo, y también se hizo la prueba de ver qué pasaba si se cruzaba un peatón. Podéis verlo en el vídeo que os dejamos a continuación:

Y aquí cómo para cuando se cruza el peatón:

Autopilot de PSA: conexión entre la ciudad y el vehículo

La segunda prueba que vimos en Vigo fue la de conducción autónoma sin ningún tipo de asistencia por parte del conductor. Es decir, en una pequeña parte de la Gran Vía de la ciudad gallega, el Picasso dio varias vueltas a una zona delimitada en la que no tenía tráfico por su carril, pero sí dos semáforos.

Esta prueba, la primera que se hace en un entorno urbano por parte de PSA, sirvió para mostrar cómo el sistema de conducción autónoma es capaz de reconocer las señales y semáforos y responder ante ellos.

Por ejemplo, como veis en el vídeo, se para cuando el semáforo está en rojo, y también reanuda la marcha cuando se puede hacer.

Algo interesante, y que sorprendió al peculiar alcalde de Vigo, es que el semáforo estaba mandando datos en tiempo real al vehículo. Es decir, unos segundos antes de ponerse en verde, los ocupantes del vehículo ya sabían que se iba a poner. 

Esto, más allá de la automatización, es una prueba de cómo la conexión entre la ciudad (vía cámaras y emisores de señal) pueden ser de ayuda al coche autónomo.

Coche autónomo PSA

Desde CTAG nos comentaron que se puede mandar información al vehículo con unos 16 segundos de adelanto. Es decir, si una cámara en un paso de cebra detecta que un peatón va a cruzar, manda esa información al vehículo con antelación.

Puede que el peatón se lo salte o decida no cruzar, pero el vehículo que llega a ese paso de cebra está prevenido sobre un peatón que puede cruzar. Eso sí, 16 segundos son muchos segundos, y puede que cuando llegue, el coche se detenga porque ha sido avisado de ello, y no haya nadie porque el peatón ya no está.

Coche autónomo PSA
Así ''ven'' las cámaras de CTAG de la ciudad.

Pese a esto, está claro que es teoría y que hay que poner a prueba el sistema en más condiciones reales. Y eso mejorará cuando llegue una mejor tecnología de transferencia de datos, el 5G.

El 5G salió a relucir...

Cómo no, cuando pensamos en el futuro del automóvil, lo primero que se nos viene a la cabeza es la tecnología 5G. Y es que, desde las telcos llevan años vendiendo la idea de que el futuro del coche autónomo pasa por la conexión con redes 5G.

Esto es debido no a que la velocidad de transferencia de datos sea mucho más elevada que con redes 4G, sino a que la latencia de transmisión de esos datos es infinitamente inferior a la de las redes actuales.

De momento, el coche autónomo de PSA no se mueve con redes 5G, sino 4G, pero los responsables del proyecto nos confirmaron que están deseando que el 5G llegue de forma definitiva para poder probar en la ciudad los avances de la tecnología. 

De esta manera, el tiempo que tarda una señal o un semáforo en mandar un dato a un vehículo se reducirá considerablemente, y con todos los vehículos (en un futuro a largo plazo) conectados con la ciudad con 5G, la comunicación entre los mismos sería instantánea.

Eso sí, de momento, hay que ''conformarse'' con la latencia de las redes 4G, con las que se están haciendo estas pruebas.

Las 4 ventajas del coche autónomo urbano

Ahora bien, ¿por qué hay tanto entusiasmo con el vehículo autónomo? Hay que diferenciar entre lo que estamos viendo actualmente, los Tesla, y lo que quiere conseguir PSA con CTAG. Los Tesla son muy eficientes en la conducción autónoma en entornos interurbanos, pero hay algo en lo que fallan: la conducción urbana.

Coche autónomo PSA

Por eso, el proyecto de PSA es vital para el desarrollo del vehículo autónomo. Que el vehículo sea el que conduzca por nosotros en ciudad tiene cuatro ventajas clave:

  • Seguridad: coches interconectados y, a su vez, con conexión con la ciudad para que los puntos fijos de la ciudad sean los ''ojos'' del coche autónomo para intentar predecir acciones que ocurrirán en el futuro.
  • Confort: evidentemente, aunque tendremos que estar atentos a la carretera, no conduciríamos con la tensión que hay actualmente, sobre todo en atascos.
  • Ahorro de tiempo: con todo más conectado, el vehículo podrá calcular las mejores vías en tiempo real para elegir, por ejemplo, la mejor ruta.
  • Más espacio para aparcamiento: es un hecho que solemos aparcar mal, sin respetar los límites. Según PSA y CTAG, con este sistema de coche autónomo urbano se ahorrará un 20% en aparcamiento, ya que serán más eficientes en la tarea.
Coche autónomo PSA
La luz azul significa que el coche está en modo autónomo.

¿Cuánto costará incluir la tecnología en un coche actual?

Una de las preguntas que muchos teníamos era referente al precio, y no, no nos han dicho nada sobre una cantidad aproximada. Lo que sí nos comentaron fue que no debería ser excesivamente caro preparar un coche para que sea un coche autónomo.

Es decir, el modelo que estamos viendo es un modelo de calle, un Picasso ''normal y corriente'' que ha sido adaptado con el sistema de cámaras y sensores necesarios para la conducción autónoma. Sin embargo, la tecnología poco a poco se ha ido añadiendo a los vehículos.

Coche autónomo PSA

Por ejemplo, saben aparcar solos y estamos en el nivel dos de conducción autónoma sin tener que pagar un extra. Por tanto, cuando la conducción autónoma llegue al nivel cuatro y cinco, seguramente tendremos el nivel tres (conducción con funciones automatizadas y toma de decisiones, lo que ahora mismo tiene Tesla) como opción asequible en muchos vehículos.

El reto, claro, está en conseguir el nivel cinco de conducción autónoma...

Y el nivel cinco de conducción autónoma... ¿para cuándo?

Desde CTAG  se mostraron confiados en que se conseguirá la conducción autónoma total alrededor de 2025. Son planes ambiciosos, claro, ya que aquí entran en juego diferentes factores como que la red en todas las principales ciudades sea suficiente, pero también un proceso de adaptación de la propia ciudad con las cámaras y sensores, así como la tecnología en los vehículos, en un amplio porcentaje de ellos, para que se comuniquen entre sí.

Desde hace tiempo se habla de 2025 como el año en el que la conducción autónoma total será una realidad, pero de momento hay que poner los primeros ladrillos para ello, y la exitosa prueba de PSA y CTAG en Vigo ha sido un cimiento importante.

Tags:

#Destacado, #sync

Ver ahora: