Skip to main content

Disco SSD o memoria RAM: ¿qué mejora más el rendimiento de tu PC?

SSD

Juan Antonio Pascual

07/05/2018 - 14:00

Si queréis mejorar el rendimiento de vuestro PC gaming sin gastar demasiado dinero, lo más práctico es instalar un disco SSD, o ampliar la memoria RAM. Si hay que elegir, ¿cuál mejora más el rendimiento de vuestro PC?

Tradicionalmente, cuando se quería mejorar el rendimiento del ordenador, la solución más obvia era cambiar la CPU, o la tarjeta gráfica. Esto también funciona ahora, pero en algunos casos váis a notar una mejora aún mayor en el rendimiento instalando un disco SSD, o ampliando la memoria RAM. Y os gastaréis menos dinero.

Lo ideal, si podéis permitíroslo, es instalar las dos cosas: un disco SSD para acelerar el sistema operativo o la carga de los juegos, y ampliar la memoria RAM para usar texturas 4K, y otras mejoras. Pero si vuestro presupuesto no os lo permite, no queda más remedio que elegir.

Vamos a ver los pros y los contras de instalar un disco SSD frente a ampliar la memoria RAM, y las situaciones, especialmente en relación a los juegos, en las que interesa hacer una cosa u otra.

Los 7 mejores juegos de PC gratis y en español

¿Por qué me interesa instalar un disco SSD?

Los discos SSD o Discos de Estado Sólido llevan con nosotros unos cuantos años, pero ha sido en los últimos meses cuando han comenzado a bajar de precio y a aumentar el espacio de almacenamiento, hasta convertirse en una alternativa viable, y casi podríamos decir que obligatoria, a los discos duros clásicos.

La principal ventaja de un disco SSD frente a un disco duro o HDD es que no tiene partes móviles.

Mejorar el rendimiento del PC

Los discos duros poseen un pequeño motor que hace que el disco gire, y una cabeza lectora lee los datos. Este motor y el propio giro del disco hacen ruido, producen vibraciones, sobrecalientan el disco, consumen energia, y limitan la velocidad de los discos duros.

Los discos SSD suelen utilizar memoria flash NAND y al carecer de partes móviles consumen menos, no hacen ruido, se calientan menos, y son muchos más rápidos que un disco duro. Además son más resistentes a los golpes y caídas.

En este vídeo tenéis una explicación detallada.

Hoy en día podemos comprar un disco SSD de 120 GB por apenas 33€. O un SDD de 500 GB por 119€. Son precios razonables, teniendo en cuenta que son unos tres veces más rápidos que un disco duro tradicional.

Los disco duros van a seguir con nosotros mucho tiempo, porque son baratos y ofrecen mucha capacidad de almacenamiento. Hoy en día podemos comprar un disco externo de 4 TB por 99€.  Pero a nivel de rendimiento, un disco SSD lo supera en casi todos los aspectos, como podéis ver en estas tablas:

Caracteristicas de un disco duro HDD

  1. Tamaño: Varios TB
  2. Tiempo de Acceso: 5-7 ms
  3. Tiempo de respuesta I/O: 400 ms
  4. Operaciones de Entrada / Salida aleatorias: 400 io/sg
  5. Consumo: 5-15W
  6. Recursos de la CPU: 7%
  7. Ciclo de vida: Muchos años
  8. Precio: Bajo

Caracteristicas de un disco SSD

  1. Tamaño: hasta 1 TB
  2. Tiempo de Acceso: 0,1 ms
  3. Tiempo de respuesta I/O: 20 ms
  4. Operaciones de Entrada / Salida aleatorias: 6000 io/sg
  5. Consumo: 2-5W
  6. Recursos de la CPU: 1%
  7. Ciclo de vida: Algunos años
  8. Precio: Medio

Un disco SSD acede a los datos más rápido, los lee más rápido, consume menos, y necesita menos recursos de la CPU. Pero no todo son ventajas. Tienen un número limitado de escritura de datos (en los SSD modernos, varios TB), y con el tiempo se acaban degradando y hay que cambiarlos. Y como hemos visto, son más caros y ofrecen menos espacio que un disco duro. Pero si queréis mejorar el rendimiento de los juegos en vuestro PC Gaming, necesitáis instalar uno (o dos) discos SSD, como vamos a explicar.

¿Qué son los discos M.2?

En los últimos tiempos se han puesto de moda los discos M.2, que no son más que una evolución de los SSD.

El nuevo factor forma M.2 es una revisión de los discos SSD en donde los chips de memoria flash NAND se colocan en una tarjeta que se conecta directamente a la placa base, y no necesita alimentación extra:

Mejorar el rendimiento del PC

A veces la tarjeta se coloca en una placa, y se aprovecha para añadir un disipador:

Mejorar el rendimiento del PC

Los discos SSD M.2 se insertan en la placa base a través de una conexión SATA III o un slot PCIe. Son fáciles de distinguir porque los que van a una conexión SATA tienen dos muescas, y los que usan PCIe, una:

Mejorar el rendimiento del PC

Los M.2 SATA III son los más lentos, pues la velocidad más rápida que pueden alcanzar son 600 MB/sg. Aún así es muy superior a los 50-150 MB/sg que puede alcanzar un disco duro, y los 250-500 MB/sg que alcanza un SDD estándar.

Los M.2 PCIe dependen de la versión de PCIe, y el número de carriles. Existe la conexión PCIe 1.0, 2.0, 3.0, o la reciente 4.0. El ancho de banda de la conexión PCIe se divide en carriles, normalmente de 1 a 16, y se indica con los términos 1x, 2x 8x, etc. para marcar el número de carriles que usa.

Según sea PCIe 2.0, 3.0, etc., la velocidad por carril varía. Por ejemplo, la conexión PCIe 3.0 ofrece 984,6 MB/sg por carril. Si un disco SSD M.2 es PCIe 3.0 x4, indica que usa 4 carriles, así que su velocidad máxima es de 984.6 x 4 = 3938,4 MB /sg, a años luz por encima de un disco duro tradicional.

Sea of Thieves para Xbox One y PC

No obstante, para poner un disco M.2 la placa base del ordenador debe soportar la misma versión de PCIe, y deben existir carriles libres. Lo normal es que se compartan con todas las tarjetas instaladas, y si la tarjeta gráfica es potente ocupará casi todos, asi que debes comprobar cuántos carriles PCIe tienes libres antes de instalar un disco M.2 PCIe.

Otro aspecto a tener en cuenta es la longitud del disco M.2. Como hemos dicho usan chips de memoria puestos uno al lado del otro. Como más capacidad tenga más chips necesita, y la tarjeta es más larga. Este dato suele aparecer en el nombre. Por ejemplo un disco M.2 2260 indica que mide 22 mm de ancho por 60 mm de largo. Debéis comprobar la máxima longitud que admite vuestra placa. Ojo porque los discos M.2 sin disipador suelen calentarse bastante, así que el PC debe tener una buena refrigeración.

Los primeros discos M.2 usaban el protocolo de comunicación AHCI. Pero los más modernos optan por el nuevo protocolo NVMe y un nuevo tipo de memoria aún más rápida. Con este tipo de disco se pueden alcanzar velocidades de lectura reales de 3.5 GB/sg, pero lógicamente su precio es elevado.

Los discos SSD M.2 SATA que se venden actualmente suelen tener un tamaño de 120 a 1TB. Por ejemplo el Kingston M.2 SATA de 120 GB cuesta 60€. El de 480 GB, sale por 170€.

Las versiones PCIe no son mucho más caras, pero como hemos comentado debéis comprobar si vuestro ordenador está preparado para usarlas. Por ejemplo, el SSD M.2 PCIe 3.0 de 256 GB de Western Digital cuesta 96€. Y el de 512 GB, 170€.

Son precios más elevados que un SDD estándar, pero su rendimiento es superior.

¿Por qué me interesa ampliar la memoria RAM?

La memoria RAM es infinitamente más rápida que los discos duros, SDD e incluso M.2, por eso se utiliza como memoria principal al ejecutar los juegos y aplicaciones.

Mejorar el rendimiento del PC

El problema que tiene es que es volátil, es decir, cuando no recibe corriente, se borra. Por eso usamos memorias no volátiles, como los mencionados discos duros o SSD, para guardar datos.

La memoria RAM se llena con tres tipos de software:

  1. Las aplicaciones del sistema operativo, que funcionan continuamente para controlar el ordenador
  2. Los programas en segundo plano, como por ejemplo el antivirus, el gestor de correo electrónico que mira cada 15 minutos si recibes un correo, las redes sociales, etc. 
  3. Los juegos o programas que el usuario está usando en cada momento

Estos tres bandos compiten entre sí por la memoria. Si jugáis a videojuegos necesitáis la mayor cantidad de RAM libre posible, por eso hay que mantener en buen estado el sistema operativo y el software que usamos, para que no haya muchas aplicaciones del sistema ni programas en segundo plano consumiendo todos los recursos.

PC Gaming bystaxx - eSports

Windows 10 funciona bien incluso con 4 GB de RAM, pero hoy en día para jugar a juegos potentes necesitamos al menos 8 GB de RAM. Si váis a usar resolución 4K y texturas en alta resolución, algunos juegos ya recomiendan tener 16 GB de RAM.

En el entorno PC Gaming, la cantidad de memoria RAM no es lo más importante. Hay que tener el cuenta el tipo de memoria, la velocidad y la latencia.

Existen diferentes tecnologías RAM: DDR, DDR2, DDR3, DDR4, etc. Como mayor sea mejor, pero la placa base debe soportarla. 

La velocidad de la memoria es importante. No rendirán igual una memoria de 2 GB a 400 Mhz que otra de 2 GB a 2133 Mhz. Eso se refleja en el precio.

A la hora de jugar, también debemos tener en cuenta la latencia, que son los ciclos de reloj que transcurren desde que hay una petición de datos, hasta que se accede a ellos. Esta latencia CAS (CL) se indica en las especificiones de la memoria. Como más pequeño sea este valor, mejor:

Mejorar el rendimiento del PC

Si váis a comprar memoria para un PC Gaming, es mejor menos RAM a más velocidad y menos latencia, que una mayor cantidad de RAM pero que sea lenta o con una latencia alta.

Instalar más RAM no aumenta el rendimiento al instante, al contrario que instalar un disco SSD, que sí lo hace, pues los datos siempre cargan más rápido.

Más RAM solo beneficia si el juego o la aplicación usan esa RAM extra, algo que no siempre ocurre. De hecho la mayoría de los juegos están programados para usar 4 GB de RAM o menos, y aunque tengamos 32 GB no la aprovecharán y el rendimiento será el mismo que en un PC con 4 GB de RAM. Pero los juegos más potentes ya exigen 8 GB de RAM, y algunos usan toda la RAM que tengáis, incluso 16 o 32 GB.

¿Cuál es la cantidad de memoria RAM adecuada para mi PC?

¿Qúe es mejor? ¿Instalar un disco SSD o más memoria RAM?

La realidad es que no hay una respuesta absoluta. Depende de vuestro hardware actual, y de para qué lo usáis.

Si tenéis un disco duro viejo y lento os interesará poner un disco SSD incluso aunque no tengáis mucha memoria RAM. Si solo tenéis 2 GB de RAM en vuestro PC interesará ampliarla sí o sí.

Mejorar el rendimiento del PC

¿Y qué ocurre en escenarios más igualados, en donde el rendimiento en ambos apartados es bueno? Por ejemplo, si tenemos un disco duro rápido y un PC con 8 GB de RAM.

En este caso, si no notáis lentitud en ninguno de los apartados (los juegos y el sistema operativo cargan razonablemente rápidos, y no teneís ningún juego que exija más memoria), instalar uno u otro depende del tipo de software favorito. Vamos a verlo en detalle.

Situaciones en las que interesa instalar un disco SSD

A la hora de instalar un disco SDD, hay que diferenciar dos cosas: el sistema operativo, y los juegos o aplicaciones potentes.

Podemos comprar un disco SSD grande y usarlo para todo, como hacemos con los discos duros, pero como los discos SSD no suelen ser muy grandes y hoy en día hay juegos como Final Fantasy XV Windows Edition que ocupan más de 100 GB, mucha gente lo que hace es instalar el sistema operativo en un disco SSD pequeño de 120 GB, y los juegos en otro. De esta forma ambos elementos funcionan por separado y obtenemos un mayor rendimiento global.

Nuestro consejo es que como mínimo instaléis un disco SSD para el sistema operativo, ya que notaréis una mejora instantánea en el arranque de Windows y en la puesta en marcha de aplicaciones.

¿Conviene instalar un segundo SSD o uno más grande para los juegos, en lugar de más RAM?

Un disco SSD acelera la carga de datos, pues como mínimo es tres veces más rápido que un disco duro, mucho más si usas un SSD M.2. Por tanto vamos a notar que los juegos cargan más rápido. Títulos potentes como el mencionado Final Fantasy XV Windows Edition o Forza Motorsport 7 pueden tardar 2 o 3 minutos en cargar en un disco duro lento, mientras que en un SSD se puede reducir a 1 minuto, o menos.

Pero hay otro factor importante: la carga de datos en segundo plano, que se usa en juegos de mundo abierto tipo Assassin's Creed Origins, Far Cry 5, y otros muchos.

En estos juegos el disco de almacenamiento está continuamente leyendo datos para cargar en tiempo real las nuevas zonas que visitas. Si es lento notaréis tirones en el juego, stuttering, texturas que no se cargan o tardan mucho en hacerlo, etc.

Por tanto, si jugáis a juegos potentes que tardan mucho en cargar, o a muchos juegos de mundo abierto que cargan datos continuamente en segundo plano,  conviene instalar un disco SSD para aumentar el rendimiento, antes que ampliar la RAM (como hemos dicho, partiendo de que ya tenemos al menos 4 GB de RAM, e incluso 8 GB).

Del mismo modo, si la mayoría de vuestros juegos son sencillos y no exigen mucha RAM, tipo Fortnite, Los Sims 4, juegos indie, etc. Entonces dad prioridad al disco SSD.

Instalar un discos SSD en consolas y PC para jugar

Situaciones en las que interesa ampliar la RAM

La memoria RAM la usan los programas para manejar datos. Ampliar la RAM no os va a dar un aumento de rendimiento inmediato, salvo que uséis muchas aplicaciones en segundo plano o varios programas potentes ejecutándose en paralelo. En esos casos Windows utiliza la RAM al máximo y no tiene que recurrir al disco duro para usarlo como RAM de respuesto, que es mucho más lento, así que notaréis que vuestro PC rinde mejor.

En el tema juegos, depende de los que uséis. La mayoría de los juegos de PC funcionan con 4 GB. Solo los más potentes exigen 8 GB de RAM. Pero esta cantidad se va a convertir en el estándar de los títulos punteros este año.

Si habéis comprado una tarjeta potente y tenéis un monitor 2K o 4K, la mayor resolución exige usar texturas más grandes, que necesitan más RAM. Ya hay algunos juegos que para jugar a 4K o usar texturas 4K, exigen 16 GB de RAM. Títulos de mundo abierto tipo ARK: Survival Evolved también pierden fps o algunas texturas, si no tienes mucha RAM.

Del mismo modo, si instaláis muchos MODs en vuestros juegos, exigen memoria adicional. Grabar vídeo en tiempo real mientras jugáis, hacer streaming, o editar vídeo 4K de gameplay para subirlo a Youtube, también exige bastante RAM.

Ya tenemos las condiciones: si queréis jugar a los juegos punteros más exigentes técnicamente, o jugáis a 4K o con texturas 4K, o usáis muchos MODs, o grabáis y editáis vídeos o hacéis streaming en tiempo real, entonces os interesa ampliar la memoria RAM, dejando para más adelante el disco SSD.

No es una decisión fácil, porque en muchos casos incluso depende de los gustos o de vuestras prioridades. Pero con estos consejos, ya tenéis los elementos necesarios para que podaís tomar una decisión. ¿Con qué os quedáis vosotros? ¿Un disco SSD, o más RAM?

Sobre el autor

En mi mesa de trabajo tengo cuatro pantallas apuntándome a la cara. Intento no encender todas a la vez...

Tags:

#Miscelánea

Te recomendamos