Parrot Rolling Spider, en vídeo el dron volador más pequeño

Que nos gustan los drones debería haber quedado claro a estas alturas. El que os traemos hoy va precisamente de eso, de alturas.

El Rolling Spider de Parrot es uno de los drones voladores más económicos y más sencillos de utilizar que hemos probado. Puede parecer una tontería, pero cuando uno se gasta el dinero en un dron, no ser capaz de utilizarlo o romperlo por no terminar de entenderlo es una cruz.

Por suerte, el Parrot Rolling Spider permitirá jugar incluso a los usuarios más torpes. 

Galería de fotosRolling Spider de Parrotver las 8 fotos

Para empezar, se controla desde el smartphon, con una interfaz bastante sencilla. El dron se eleva mediante las cuatro helices en sus extremos. Es importante que antes de volar comprobemos que están perfectamente ajustadas (empujando hacia abajo), ya que si alguna hélice está fuera de posición, el Rolling Spider empezará a escorar. 

Conoce el otro dron de Parrot: el Jumping Sumo

Si lo hacéis todo bien, comenzará a elevarse en línea recta, y podremos girarlo sobre si mismo o utilizar el mando para que el movimiento del dron siga al del smartphone. También tenemos la opción de las piruetas, que son dignas de contemplar. En el vídeo no se aprecia demasiado bien (el Parrot Rolling Spider se mueve muy rápido para la cámara) pero os prometemos que son la amr de curiosas.

El dron incorpora la posibilidad de hacer fotografías desde una cámara situada en la parte inferior del mismo, aunque tenemos que decir que el ángulo es bastante escaso, y sólo salen las cosas que están debajo del aparatito. 

El único problema que encontramos es el de siempre: la batería. Muchas horas de carga para 20 minutos de manejo. La parte positiva es que cuando se queda sin batería no se limita a apagarse, sino que empezará un aterrizaje de emergencia para asegurarnos de que no nos quedamos sin Rolling Spider. 

Está disponible en Amazon por 95 euros.