Fitbit Charge 2, análisis y opinión

Fitbit Charge 2, análisis y opinión

Lo mejor

  • Pantalla
  • Monitor frecuencia cardíaca
  • Batería

Lo peor

  • Sin resistencia al agua
  • Sin GPS integrado

 

Nota de análisis

79
Amazondesde 127,96VER OFERTAS

Características y Ficha Técnica

Marca:
Fitbit
Modelo:
Charge 2
Tipo:
Smartband
Precio de lanzamiento:
€ 159.00
Un wearable muy saludable

Más de la mitad de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para mantenerse en forma, según denuncia la Organización Mundial de la Salud (OMS). La obesidad y el sedentarismo van camino de convertirse en una plaga en Occidente y, para combatirlos, la mejor ayuda puede ser la tecnología.

Atarse a la muñeca una pulsera fitness puede ser una buena idea, ya que además de contabilizar los pasos o las calorías quemadas podemos establecer diferentes retos progresivos para que nuestra salud mejore a medio y largo plazo. Eso es precisamente lo que propone la Fitbit Charge 2 que vamos a examinar en este análisis.

Las mejores smartband o pulseras inteligentes de 2016

Fundada en 2007 Fitbit se ha convertido en referente dentro del mercado de wearables, con productos muy atractivos para el público por su relación calidad precio y su buen rendimiento. Ahora, sin embargo, cada vez más fabricantes se atreven a meterse en este mercado por lo que la competencia es más dura.

La Fitbit Charge 2 es una pulsera de actividad física y ritmo cardíaco que aterriza con algunas novedades respecto al modelo interior. No es un smartwatch, ya que en esa categoría se encuadra el Blaze, ni tampoco un reloj deportivo como podría ser el Surge, sino una smartband todoterreno que podremos llevar encima todo el día.

 

Análisis en vídeo

Diseño más atractivo que nunca

No hay lugar para la confusión. La Charge 2 tiene el aspecto característico de una Fitbit, pero es algo más fina y elegante que sus predecesoras, además de contar con una pantalla más grande: mucho, de hecho, si la comparamos con la primera versión de la familia Charge.

Fitbit se ha esforzado en estilizar sus nuevas pulseras para poder llevarlas a todas partes, algo que se puede hacer sin problemas gracias a las correas intercambiables -se venden por separado- que convierten a esta pulsera fitness en un complemento más de moda.

Analisis Fitbit Charge 2

Por un lado tenemos los modelos clásicos, como el que hemos podido probar en este análisis de la Fitbit Charge 2, con la pantalla en acabado de plata y la correa -de goma- en negro, aunque también puedes conseguir la correa en turquesa, azul oscuro, en color ciruelo y, próximamente, en lavanda.

Fitbit Charge 2 versiones

Las posibilidades no acaban ahí. Si buscas un estilo más informal puedes escoger las correas de cuero auténtico en rosa palo, añil o color marrón. Y, por último, pronto tendrás también dos series de edición especial con correas y acabados de alta calidad: una en color lavanda bañada en oro rosa de 22 quilates y otra en acabado mate de color gris plomo elaborado con un proceso de bañado de alta calidad.

“Queremos que la gente se comprometa a largo plazo con su salud”

Queda claro por tanto que esta Fitbit Charge 2 aspira a ser mucho más que una pulsera de monitorización de actividad física. Ya en la mano es sorprendentemente cómoda y bastante ligera, lo que resulta extremadamente importante en un producto que también funciona durante la noche para seguir al detalle nuestras horas de sueño.

El sensor de frecuencia cardíaca sobresale ligeramente del cuerpo, pero si nos ajustamos correctamente la correa no nos llegará a molestar. Desafortunadamente la Charge 2 no es resistente al agua, por lo que no podemos llevarla a la piscina y ni siquiera a la ducha, aunque sí puede contra las salpicaduras y con el sudor propio de la actividad física.

Galería de fotosFitbit Charge 2, galería de la pulsera fitness más versátilver las 18 fotos
Una pantalla OLED más grande

La pantalla OLED con forma rectangular de la Fitbit Charge 2 es mucho más grande que la de la versión anterior. En concreto hablamos de un panel de 1,5 pulgadas monocromático que se comporta muy bien en exteriores incluso a plena luz del día, aunque no tenemos opción para regular el brillo.

Por defecto podemos ver la hora, los pasos realizados durante el día y nuestra frecuencia cardíaca. Podemos navegar entre diferentes datos pulsando sobre la pantalla, aunque la respuesta a veces resulta decepcionante ya que no es un panel táctil al uso sino que responde a las pulsaciones (toques) con la ayuda del acelerómetro.

Contamos con un botón físico para navegar entre las diferentes funciones de monitorización, pero por desgracia no contamos con ninguna opción para navegar hacia atrás, algo a lo que cuesta un par de días acostumbrarse y nos puede desesperar por momentos

Hardware y rendimiento fluido

La Fitbit Charge 2 viene equipada con un acelerómetro de tres ejes, altímetro, monitor óptico del ritmo cardíaco y motor de vibración. Desafortunadamente no dispone de GPS integrado, por lo que habrá que recurrir al del teléfono móvil.

¿Qué puede hacer entonces la Fitbit Charge 2? La pulsera monitoriza toda tu actividad física diaria, contabilizando los pasos que realizas, las calorías quemadas, distancia recorrida, pisos subidos y sirve para medir tu frecuencia cardíaca y tus horas de sueño.

Si pulsamos el botón físico del dispositivo podremos activar manualmente alguno de los modos de actividad que incorpora: correr, bicicleta, cinta, elíptica, pesas o entrenamiento por intervalos, algo muy interesante para los más deportistas. Además la smartband es capaz de detectar automáticamente si nos ponemos a pasear, correr, montar en bicicleta o algunas actividades determinadas gracias a la tecnología SmartTrack.

Pulseras deportivas: ¿Son fiables? ¿Merecen la pena?

Por otro lado la pulsera aspira a que nos mantengamos activos durante todo el día, no solo cuando vayamos a entrenar. Por eso el dispositivo nos envía recordatorios para dar al menos 250 pasos cada hora si detecta que estamos parados durante demasiado tiempo, una función que se puede configurar y eliminar a través de la app. 

La precisión de la Fitbit Charge 2 tanto en el podómetro como en el sensor de frecuencia cardíaca es buena, por encima incluso del modelo anterior, aunque ni mucho menos perfecta como es habitual en este tipo de smarbands que suelen contar pasos de más en situaciones concretas, como por ejemplo si cocinamos con ellas por el movimiento de los brazos. También puede haber problemas si viajamos en un transporte motorizado a baja velocidad, ya que puede pensar que estamos haciendo ejercicio.

Una pulsera inteligente que dona dinero cuando no haces ejercicio

De cualquier manera son fallos muy puntuales que no tienen una incidencia importante en términos generales, ya que esta pulsera fitness está pensada para llevarla encima durante las 24 horas del día. Cuanto más la usemos mejores -y más útiles- datos obtendremos. Eso sí, en el debe nos gustaría contar con un modo de pausa durante los períodos de entrenamiento.

Si rascamos un poco más encontraremos dos de las novedades de la Fitbit Charge 2 más destacables: la medición de nuestra capacidad aeróbica y las sesiones de respiración guiadas. La primera función realiza una estimación de nuestro consumo máximo de oxígeno, y decimos estimación porque la manera más precisa de conocer el valor real es a través de un ergoespirómetro.

Análisis Fitbit Blaze: el reloj inteligente de Fitbit

Fitbit realiza la medición tomando en cuenta diversos valores como tu frecuencia cardíaca en reposo, tu edad, sexo o peso. Para mejorarlo existen dos recetas fundamentales: la pérdida de kilos y el ejercicio activo.

Las sesiones de respiración guiadas pueden ser útiles para rebajar nuestras pulsaciones en un momento determinado y, a largo plazo, para reducir nuestro estrés y ansiedad. La primera vez resulta una función un tanto extraña, sobre todo si no estamos acostumbrados a realizar este tipo de ejercicios habituales en actividades como el yoga o el taichí.

La Fitbit Charge 2 tiene en cuenta tu pulso cardíaco por lo que las sesiones pueden prolongarse entre dos y cinco minutos durante los que recibirás instrucciones a través de animaciones en la pantalla para inspirar o espirar correctamente.

Notificaciones en el móvil limitadas

La Fitbit Charge 2 no es un smartwatch como sí podemos decir del Apple Watch Series 2, que por cierto cuesta más del doble. Por eso tendremos bastantes limitaciones a la hora de recibir notificaciones en la pulsera provenientes de nuestro teléfono móvil.

Básicamente recibiremos avisos de llamadas, mensajes de texto y recordatorios de eventos en nuestro calendario, pero para ello tendremos que tener siempre cerca nuestro teléfono móvil.

Apple Watch Series 2, análisis y opinión

A través de las últimas actualizaciones con determinados smartphones es capaz de recibir notificaciones de aplicaciones de terceros, como mensajes de WhatsApp, pero no sucede en todos y en cualquier caso solo nos servirá como aviso, ya que no podremos responder desde la pulsera.

Todos tus datos en el teléfono móvil con la app

Para aprovechar todas estas funcionalidades de nuestra Fitbit Charge 2 estaremos obligados a emparejar la pulsera con nuestro teléfono móvil. Lo haremos por medio de una app disponible para dispositivos Android, iOS e incluso Windows muy completa, sencilla e intuitiva.

El emparejamiento se realiza a través de bluetooth en pocos y cómodos pasos. Tendremos la opción de sincronizarla de manera automática sin que llegue a suponer una condena para la batería de nuestro smartphone ya que trabaja con Bluetooth de baja energía.

Si no nos convence esta idea la podremos sincronizar manualmente a través de la app, ya que afortunadamente la pulsera guarda 7 días de datos de movimiento con detalle (minuto a minuto) y las cifras totales diarias del último mes. A través de la configuración también podremos configurar las notificaciones, los avisos para movernos o incluso en qué muñeca la llevamos puesta.

La app de Fitbit nos permite ver de un vistazo una enorme cantidad de datos sobre nuestra actividad física, con la posibilidad de bajar hasta el detalle para consultar por ejemplo la evolución de nuestra frecuencia cardíaca a lo largo del día -o de la semana- y cifras muy detalladas sobre toda nuestra actividad física.

Además podremos ver nuestra calidad de sueño ya que la pulsera también trabaja durante la noche. En este punto, eso sí, encontramos dos problemas: la pulsera puede resultar demasiado grande para algunos -para la mayoría será fácil acostumbrarse- y con nuestros movimientos podemos encender la pantalla en plena noche, algo que debería arreglarse en futuras versiones.

Claves y consejos para comprar un smartwatch

Pero todavía hay mucho más. Uno de los puntos fuertes de Fitbit tiene que ver con el componente social, ya que la aplicación nos invita a luchar contra nuestros amigos y familiares en retos diarios, semanales o mensuales con el objetivo de fomentar hábitos de vida saludables. Aquí el problema será encontrar otros usuarios de la aplicación, pero afortunadamente tenemos una alternativa muy interesante.

Fitbit Adventure es un nuevo reto individual en el que simularemos rutas por lugares tan icónicos como el Parque Nacional de Yosemite en Estados Unidos con los pasos que realicemos durante el día. La app nos invitará a recoger tesoros en metas parciales, recibiremos algunos consejos y podremos disfrutar de unas vistas espectaculares, con panorámicas en los lugares más especiales, gracias a las imágenes capturadas por un fotógrafo profesional.

Batería y conectividad

La principal queja a la hora de comprarse un smartwatch para muchos usuarios tiene que ver con la autonomía del dispositivo: la batería casi siempre deja que desear, lo que nos obliga a cargar a diario el dispositivo y, finalmente, dejarlo olvidado en un rincón por el engorro que supone.

En este caso el fabricante asegura que la batería puede durar hasta 5 días y, según las pruebas de nuestro análisis de la Fitbit Charge 2, la verdad es que resulta fácil conseguirlo. De hecho, con un uso moderado pero continuo nosotros hemos conseguido una autonomía de entre 5 y 6 días, lo que nos ha dejado un muy buen sabor de boca.

Verdades y mentiras sobre las baterías de los móviles

Por si fuera poco los tiempos de carga son significativamente más cortos que en otros wearables, pudiendo rellenar la batería desde cero en poco más de una hora. Claro que no son todo buenas noticias. La Charge 2 cuenta con un cargador propietario, lo que supone tener que estar pendiente para llevárnoslo de viaje, ya que de otra manera nos resultará imposible cargar la pulsera.

A nivel de conectividad, como comentábamos más arriba, esta pulsera fitness es compatible con más de 200 dispositivos Android, iOS o Windows. El Bluetooth se sincroniza bastante rápido y funciona sin problemas, algo que no pueden decir otros relojes mucho más baratos que hemos probado recientemente.

Conclusión y precio

La Fitbit Charge 2 es una clara evolución respecto al modelo original a nivel de prestaciones y, sobre todo, de diseño. La startup estadounidense ha entendido que buena parte del negocio del sector ya no se concentra en los usuarios especializados, que por ejemplo pueden decantarse por la Fitbit Surge, sino por fomentar el fitness y los hábitos saludables entre el gran público.

En este sentido las principales novedades de la Charge 2 resultan un acierto. Primero porque las correas intercambiables nos permiten llevar la Fitbit encima en cualquier momento del día, especialmente si nos decantamos por los modelos que se alejan de las versiones más básicas.

Compra la Fitbit Charge 2 en Amazon al mejor precio

Las sesiones de respiración guiadas y la medición de nuestra capacidad aeróbica son extras interesantes de los que podemos sacar mucho partido para mejorar nuestro estado de forma y eliminar el estrés cotidiano de una forma sencilla, aunque evidentemente un reloj no nos va a eliminar de un plumazo todos nuestros problemas.

De cualquier manera nuestra review de la Fitbit Charge 2 es muy positiva y la encontramos recomendable para todos aquellos que buscan una pulsera fitness que monitorice su actividad física -y cardíaca- durante el día o la noche.

Evidentemente podría mejorar en algunos aspectos, como la precisión, la resistencia al agua, las notificaciones o la integración del GPS, pero resulta muy competitiva: el precio de la Charge 2 parte de los 159,95 euros así que la pregunta es pertinente, ¿será el regalo estrella de las próximas Navidades?

Diseño
7
Pantalla
8
Rendimiento y fluidez
7
Software
9
Precisión pulsómetro y podómetro
7
Batería
9
Precio
8