RoboRoach: controla una cucaracha viva con tu smartphone

RoboRoach: controla los movimientos de una cucaracha viva con tu smartphone

Puede parecer una broma, pero no lo es. RoboRoach te ofrece la posibilidad de manejar una cucuracha viva por control remoto, a través de tu smartphone.

Obedecerá tus órdenes de movimiento a izquierda y derecha, como cualquier juguete a control remoto.

La diferencia es que la cucaracha está viva. Se trata, por tanto, del primer cyborg comercial de la historia:

RoboRoach

¿Cómo funciona RoboRoach?

Se trata de un kit formado por una cucaracha viva y un chip de control. Todo el pack es tuyo por 99.99 $ (89.99 $ si compras más de 5 unidades).

Para colocar el chip en la cucuracha es necesario cortarle el extremo de la antena e insertarla dentro del chip. Backyard Brains, los creadores del invento, argumentan que esta operación se realiza anestesiando previamente a la cucaracha, así que no sufre.

Una vez en su sitio, sólo tienes que poner en marcha la app de RoboRoach en tu smartphone:

RoboRoach

Dispones de unos controles a izquierda y derecha que envían una señal inalámbrica al chip. Éste lanza estímulos neuronales directamente al cerebro de la cucaracha, a través de la antena, los mismos que su propio cerebro utiliza para moverse en esas direcciones.

El resultado es que, efectivamente, puedes controlar el movimiento de la cucaracha. Y además viene con luces molonas para darle un mayor aspecto de cyborg:

RoboRoach

La cucaracha sólo puede ser manejada unos 5 minutos, porque poco a poco se acostumbra al estímulo y ya no obedece. Basta con dejarla descansar media hora para que vuelva a reaccionar a tus órdenes.

Puedes verlo, con todo lujo de detalles, en este vídeo:

¿Te gustas controlar cosas con tu smartphone?

No te pierdas nuestro análisis de Sphero 2.0

El proyecto RoboRoach, que recientemente alcanzó en KickStarter los 10.000 dólares que necesitaba para financiarse, ha desatado las críticas de ecologistas y defensores de los animales, argumentando que es un experimiento cruel, y que fomenta en los niños el desprecio por la vida animal.

Backyard Brains se defiende asegurando que RoboRoach no es un juguete, sino un experimento científico. Además la cucaracha no sufre, pues la colocación de los electrodos se realiza con anestesia.

Si te interesa el tema, puedes obtener más información e, incluso, como hemos mencionado, comprar tu RoboRoach, en su web oficial.

Ah, y también venden cajas de 12 cucarachas vivas, por si no las tienes a mano...