Skip to main content

JBL Quantum One, análisis y opinión

Análisis JBL Quantum One
A.A.H.

Lo mejor

  • Cancelación activa de ruido efectiva
  • Cómodos en largas sesiones de juego
  • El audio espacial es espectacular
  • Buena calidad de sonido en general

Lo peor

  • Los dos cables incluidos son algo cortos
  • Sin conectividad inalámbrica
  • Abusan de los graves
  • Dan mucho calor
Quantum One

Quantum One

Los JBL Quantum One son los cascos gaming tope de gama de la compañía. Cuentan con cancelación activa de ruido, sonido espacial, RGB personalizable y seguimiento de la cabeza para aumentar la inmersión en videojuegos.

23/08/2020 - 07:15

Análisis de los JBL Quantum One, unos cascos gaming con cancelación de ruido que puedes usar en cualquier plataforma que tenga USB Tipo-C o jack de 3,5 mm y que cuentan con luces RGB, una útil ruleta de control de volumen del juego y chat y una tecnología de seguimiento de nuestra cabeza en tiempo real para aumentar la inmersión en los videojuegos.

Si os dicen que ser un jugador es fácil, os están mintiendo. Cuando nos planteamos comprar una consola, podemos comprar cualquier tele o equipo de sonido, claro, pero hay que elegir los dispositivos que más jugo saquen a nuestro sistema. En PC es aún más complicado porque si lo montamos nosotros, hay un montón de parámetros que debemos tener en cuenta. 

El equipo de sonido es esencial para tener una buena experiencia y muchos jugadores tenemos un buen sistema envolvente o una buena barra, dependiendo del espacio, para crear esa situación idílica a la hora de disfrutar de los videojuegos, pero otros muchos recurren a los cascos gaming.

Esto se hace tanto por privacidad como para tener una 'ventaja competitiva' en juegos multijugador, sobre todo shooters. En estos juegos, posicionar al enemigo es vital para sobrevivir y poder ganar partidas, y por eso cada vez hay más cascos que cuentan con características especialmente creadas para jugar. JBL acaba de traer su flota de cascos gaming a España y nosotros llevamos unos días con el tope de gama, el JBL Quantum One que analizamos a continuación.

  JBL Quantum One
Tamaño del driver 50 mm
Respuesta de frecuencia 20 Hz – 40 kHz
Respuesta de frecuencia del micrófono 100 Hz – 10 kHz
Entrada de potencia máxima 20 mW
Sensibilidad 95 dB a 1 kHz | 1 mW
SPL máxima 97 dB
Sensibilidad del micrófono -41 dBV a 1 kHz dB/Pa
Impedancia 32 ohmios
Patrón de captación del micrófono Unidireccional
Dimensiones del micrófono 6 x 2,7 mm
Peso total 369 gramos

Índice de contenido

Cascos 'gaming' por los cuatro costados con RGB y controles integrados

Y empezamos esta review de los JBL Quanutm One hablando del diseño. Esto es algo fundamental en unos cascos gaming debido a que vamos a pasar con ellos muchas, muchísimas horas. Es vital que sean cómodos, y lo cierto es que aunque el peso de 369 gramos es elevado, hay elementos que ayudan a mitigar esto.

Los drivers son de 50 mm y la almohadilla de piel sintética que los recubre no solo tiene un grosor considerable, sino también elasticidad para que los cascos no generen presión sobre las orejas.

Un problema común en los cascos gaming es que estas almohadillas son rígidas y los soportes laterales aprietan, lo que hace que se vuelvan incómodos porque aprietan en el lóbulo y en el hélix, normalmente.

Análisis JBL Quantum One
A.A.H.

Como la diadema es lo suficientemente ancha, las almohadillas no ejercen esa presión. Y hablando de la diadema, también cuenta con un recubrimiento de goma diseñado para que no nos duela la parte superior de la cabeza tras unas horas con ellos puestos. 

Análisis JBL Quantum One
A.A.H.
Análisis JBL Quantum One
A.A.H.

Son unos cascos muy, muy cómodos. El único "problema" es que dan mucho calor. Es cierto que estamos en pleno agosto y que con esas almohadillas es tanto lo normal como un problema que comparten todos los cascos de este tipo y dimensiones, pero ahí está.

El material elegido para los cascos es el policarbonato. No tenemos piezas metálicas y habríamos agradecido que el riel de ajuste a la cabeza fuera metálico, pero en nuestras pruebas se ha mostrado resistente y, al final, es algo que no tocaremos demasiado una vez tengamos la medida calculada para que siempre encajen igual en la cabeza.

Análisis JBL Quantum One
A.A.H.

Los soportes de los auriculares son resistentes y permiten cierto grado de plegado y la diadema, al ser flexible, se puede doblar un poco para llevarlos de viaje en la mochila o maleta sin que ocupen demasiado espacio.

El micrófono se puede extraer y la conectividad por cable solo se realiza a través del auricular izquierdo. Es en este en el que encontramos los controles de volumen, mutear micrófono, la conexión del micro, el botón para activar/desactivar la cancelación de audio y el botón para determinar la posición de nuestra cabeza y generar el sonido 360º.

Análisis JBL Quantum One
A.A.H.

En los dos auriculares tenemos una abertura que, básicamente, esconde un micrófono que los cascos utilizan para generar esa cancelación activa de ruido... y poco más.

¡Ah! Algo no es gaming si no tiene RGB y aquí contamos con tres zonas iluminadas. Tenemos la zona que rodea el logo de JBL (con un acabado cromado muy elegante). el perímetro de cada auricular y una zona más pequeña en la parte 'delantera' de cada casco.

Análisis JBL Quantum One
A.A.H.

Para controlar esta iluminación (muy configurable, de hecho) hay que recurrir al software de PC y solo se activa cuando el casco es alimentado vía USB Tipo-C. Es decir, podemos conectar otros dispositivos por jack de 3,5 mm, pero solo es cuando usamos el cable USB cuando los cascos reciben la alimentación necesaria tanto para la cancelación de ruido como para el RGB.

Puedes usarlos donde quieras, pero en PC es donde sacarás todo el jugo

JBL ha hecho hincapié en que estos cascos, así como los JBL Quantum 600 y 800, han sido creados específicamente para PC y, aunque son compatibles con otros dispositivos, es en el ordenador donde vamos a sacar todo el partido. Esto es cierto, pero hay varios niveles dependiendo del dispositivo al que conectemos el dispositivo.

Análisis JBL Quantum One
A.A.H.

En el ordenador vamos a tener la mejor experiencia si tenemos el software del fabricante, del que os hablaremos más adelante, debido a que podemos controlar todos los parámetros de los cascos. Es decir, podemos configurar la iluminación y los niveles sonoros para personalizar la experiencia ajustando frecuencias. También tenemos cancelación activa de ruido, un audio espacial muy interesante y el seguimiento de nuestra cabeza gracias a los giroscopios integrados en los cascos.

En otros dispositivos, sin embargo, también contamos con algunas de estas características. Todo depende de con qué conectemos los cascos.

Al PC, lo mejor es conectarlo con su adaptador. Se trata de un cable USB-A que conectamos al PC y que va a un dial de control que nos permite controlar el volumen del chat de voz en juegos online. De este controlador sale un cable USB-C que no podemos desacoplar y que hemos encontrado algo corto. Este cable va a los cascos, alimentando el motor 360, la iluminación RGB y la cancelación activa.

También podemos conectar los cascos a cualquier dispositivo con USB Tipo-C como un móvil o la Nintendo Switch y tendremos la misma experiencia de cancelación de ruido y RGB. Aquí se pierde el tracking de la cabeza porque de esto se encarga el software del PC, pero bueno, no dejamos de tener unos cascos gaming con cancelación de ruido en la Switch y móvil que oye, van muy bien para viajes o si tenemos vecinos ruidosos.

Hay que tener en cuenta que la iluminación RGB no se puede desactivar desde los cascos y que si está activa va a consumir batería del dispositivo. Lo mismo con la cancelación de ruido. Es decir, el móvil, o la Switch, están mandando el sonido a través del puerto USB, pero también se están encargando de alimentar los cascos. Hay que tener esto presente para no irse de viaje y tener sorpresas en lo que a consumo se refiere.

Análisis JBL Quantum One
A.A.H.

La otra opción es conectar los cascos por jack de 3,5 mm a cualquier dispositivo que tenga esta entrada. Aquí no tenemos ni RGB ni cancelación activa de ruido. Es más, no nos deja ni controlar el volumen con los controles integrados del auricular izquierdo. Por ello, JBL incluye un cable que tiene esa mando para silenciar micro y subir/bajar el volumen.

Ahora bien... ¿qué pasa con PS4 y Xbox One? Aquí también hay experiencias distintas. Podemos conectar el USB-A a PS4 y tener la misma experiencia de cancelación de ruido y RGB que en el PC. No tenemos el audio espacial, pero sí la cancelación. Punto a favor. 

Análisis JBL Quantum One
A.A.H.

En Xbox One la cosa cambia, ya que la consola de Microsoft no saca audio por SUB, sino por el puerto óptico a los auriculares licenciados. El único modo es conectar por cable jack de 3,5 mm al mando de la consola, perdiendo la cancelación de ruido.

Experiencia de sonido con graves muy potentes y frecuencias agudas que están bien representadas

Podemos conectarlo a cualquier dispositivo, pero... ¿qué tal la experiencia sonora? Bien, los cascos gaming, muchos auriculares y altavoces, en realidad, abusan de los graves. Esto ni es bueno ni es malo y lo cierto es que, hasta hace no mucho, cuando Beats pertenecía a Dr. Dre abusaban muchísimo de esto para tapar carencias en los agudos. Es algo que gusta más o menos dependiendo del usuario y el uso, claro.

Análisis JBL Quantum One
A.A.H.

Si os compráis estos cascos para escuchar música, sentimos deciros que os equivocáis. Por 200 euros menos, literalmente, hay modelos de AKG que son muchísimo mejores para escuchar música en alta definición y poor los 249 euros que cuestan los JLB Quantum One hay auténticas maravillas, también con cancelación de ruido como los Sony WH1000XM3.

Sin embargo, aquí estamos hablando de unos cascos más todoterreno que ponen el foco en los videojuegos. Lo que objetemos es un sonido que peca de tener unos agudos algo apagados (aunque con buena definición, eso sí), pero que brilla en las frecuencias medias y de graves.

Análisis JBL Quantum One
A.A.H.

Jugar con ellos es una experiencia fantástica en juegos de aventura con una potente banda sonora, en shooters en primera persona y bueno, prácticamente en cualquier género. Está claro que se manejan mejor en los medios y graves, pero los agudos, aunque como decimos están algo más apagados, contribuyen a dar un sonido redondo y cálido tanto por USB como por jack.

Análisis JBL Quantum One
A.A.H.

Lo bueno es que podemos toquetear esto en el software de PC y definir un espectro algo más neutro.

Un micro que podemos extraer y que funciona con USB Tipo-C y jack de 3,5 mm

Y además de para jugar, quienes buscan unos cascos gaming quieren un buen micro para poder comunicarse. El que tenemos en los JBL Quantum One cumple su función, aunque el sonido obtenido no es el más redondo del mercado.

Análisis JBL Quantum One
A.A.H.

A continuación, os dejamos un ejemplo con el micro cuando tenemos los cascos conectados por USB:

Y otro ejemplo con el micro cuando los tenemos conectados mediante jack de 3,5 mm:

Algo que me gusta es que, aunque suena evidentemente mejor por USB, el micrófono y el filtro hace un buen trabajo para que los sonidos labiales en los que expulsamos aire no molesten.

En la aplicación de JBL podemos configurar el volumen y el tono, pero nada más. Es un micrófono con el que nos escuchan bien en sesiones online y videoconferencias (algo que estamos haciendo de manera intensiva en este periodo en el que no hay eventos), pero la forma es, quizá, lo que menos nos convence.

Análisis JBL Quantum One
A.A.H.

El tamaño es el adecuado, pero aunque la goma que los recubre permite ajustarlo a diferentes posiciones, es algo rígido y termina volviendo a la posición de serie. En lugar de con el sistema elegido, habría estado bien algo como las mallas metálicas que utilizan otros fabricantes.

Cancelación de ruido activa y sonido espacial: las estrellas de este modelo que sigue el movimiento de tu cabeza

Y llegamos a las características clave de este modelo. El Quantum One es el tope de gama de la nueva familia de auriculares gaming de JBL y cuenta con cancelación de ruido activa (algo que también tiene el Quantum 800) y una opción de sonido espacial.

Análisis JBL Quantum One
A.A.H.

Vamos con lo primero, la cancelación de ruido. Como hemos comentado, es algo que solo funciona, lógicamente, cuando conectamos los cascos por USB y hace un buen trabajo a la hora de eliminar las frecuencias altas. Si están de obras al lado de casa con un martillo neumático, vamos a disminuir bastante el sonido más agudos, pero los graves siguen estando presentes.

Si nos hablan mientras estamos jugando con la cancelación activada, oiremos un murmullo, pero no distinguiremos palabras y si estamos tecleando en un teclado mecánico, se atenúa muchísimo el 'clic' y el sonido del keycap. 

No es la mejor cancelación de ruido activa que hemos probado, pero es cierto que quita bastante ruido de fondo para concentrarnos más en el juego o, simplemente, para disfrutar más de la música.

Ahora bien, la otra característica es el sonido espacial. Al ser unos cascos 7.1 y contar con certificación DTS, podemos usar la configuración predeterminada para obtener un buen sonido envolvente, pero lo mejor es dedicar algo de tiempo a calibrar el seguimiento de nuestra cabeza.

Los cascos tienen un giroscopio que registran en tiempo real los movimientos de nuestra cabeza y ayudan a dirigir el sonido a cada uno de los canales en tiempo real para tener siempre la mejor experiencia. Por ejemplo, si estamos mirando de frente al PC y nos habla un personaje que tenemos delante, escucharemos el sonido de forma frontal, pero si giramos la cabeza (la nuestra, no la cámara del personaje) escuchamos el sonido por uno de los laterales.

No es un 'game changer', ni mucho menos, pero lo cierto es que funciona sorprendentemente bien. Y para configurar esto hay que recurrir al PC y al software de la compañía.

Software completo, fácil de usar y necesario para tener la mejor experiencia en PC

El Quantum Engine se puede descargar a través de este enlace y he de reconocer que me daba bastante pereza al principio. No soy amigo de los softwares de compañías gaming porque suelen ser bastante mediocres, tienen incompatibilidades, son lentos, pesados y no están bien optimizados.

Análisis JBL Quantum One
A.A.H.

Aquí, sin embargo, me he encontrado la sorpresa de que va no solo bastante bien en términos generales, sino de que es ligero y muy útil para configurar los cascos como queramos... y no volver a abrirlo si no es nuestro deseo.

Si vamos a jugar en ese PC, lo mejor es tener el software abierto si queremos hacer el reconocimiento de movimientos de nuestra cabeza, pero otras configuraciones como la de las luces y el ajuste fino del sonido se guarda directamente en los cascos. 

Si los conectamos a otros dispositivos a través de USB tendremos la misma experiencia sonora y visual que en el PC en el que tenemos instalado el software. Esto quiere decir que en un Mac, en PS4, en Switch o en el móvil contaremos con esos mismos ajustes.

Los diferentes apartados de la aplicación están bien separados, hay opciones de ayuda por si no sabemos bine qué es algo y el propio programa nos guía en el proceso de configuración y en el de encontrar el mejor sonido.

Por ejemplo, cuando vamos a calibrar algunos aspectos, el software nos dice que quitemos el micrófono y coloquemos el auricular de precisión. Si vamos a configurar el tracking de la cabeza lo mismo. En pocos pasos y de manera muy sencilla logramos una configuración ideal para el dispositivo.

También podemos crear perfiles para diferentes situaciones, activar tecnologías como el DTS o el 7.1 personalizado y activar/desactivar la opción del seguimiento espacial.

Unos cascos gaming muy redondos en los que brilla la cancelación de ruido activa y a los que solo les falta una cosa, dar opción inalámbrica

Como habéis visto en este análisis de los JBL Quantum One, se trata de unos cascos gaming que están cargados de tecnología. Estos últimos años hemos visto sistemas muy avanzados (sobre todo Bluetooth para consolas con conectividad Bluetooth multidispositivo), pero los JBL se ponen serios donde deben hacerlo.

Análisis JBL Quantum One
A.A.H.

La calidad de sonido es rotunda para videojuegos y las frecuencias son altamente personalizables gracias al software. El seguimiento de cabeza funciona realmente bien y la cancelación activa de ruido, sin ser la mejor del mercado (ni de lejos) es suficiente para aislarnos un poco cuando estamos disfrutando de aventuras o shooters.

Hablando del software, su buena optimización y lo útil que resulta no hace que utilizarlo sea un trámite pesado para configurar el dispositivo y las luces RGB, bueno, ahí están, aunque al final cuando los tengamos puestos ni la vamos a ver.

La construcción del micrófono no me parece en línea con el resto del dispositivo y es cierto que me habría gustado ver la tecnología inalámbrica que montan sus dos hermanos menores (el Quantum 600 y 800), pero también es verdad que los dispositivos gaming de alta gama no son, precisamente, inalámbricos debido a la latencia, algo que en el audio se nota muchísimo y si buscamos precisión en el juego, de momento lo más preciso es el cable.

Análisis JBL Quantum One
A.A.H.

Si queréis unos cascos para concentraros mientras trabajáis, mejor mirad a otro lado porque hay opciones mejores en lo que a calidad de audio (y cancelación de ruido activa) por el mismo precio e incluso algo menos. Sin embargo, si queréis unos cascos todoterreno o tenéis claro que vais a sacar partido a estas tecnologías para disfrutar de los videojuegos, hay pocas ofertas mejores en el mercado.

Quantum One

Quantum One

Los JBL Quantum One son los cascos gaming tope de gama de la compañía. Cuentan con cancelación activa de ruido, sonido espacial, RGB personalizable y seguimiento de la cabeza para aumentar la inmersión en videojuegos.