Hisense King Kong G610, análisis y opinión

Lo mejor

  • Resistencia al agua y a los golpes
  • Diseño premium
  • Batería de larga duración

Lo peor

  • Capa de personalización
  • Ausencias incomprensibles en software
  • Cámara de baja calidad
  • No compatible con bandas 4G en España
Nuevo HiSense King Kong G610, ficha tecnica y especificaciones

King Kong G610HiSense

Nota de análisis

69
  • Especificaciones

    Sistema operativo Android 4.4.4
    Tamaño 5.0 pulgadas
    Resolución 1080x720
    Cámaras 8.0/2.0 mpx
    Capacidad 3000 mAh
    Memoria Interna 16 GB
Gama media muy resistente

Cuando hablamos de un teléfono resistente a golpes y al agua no esperamos encontrar un diseño excesivamente bonito. Esto es justo lo contrario a lo que vemos en el Hisense King Kong G610, el nuevo smartphone de la compañía china que mezcla una resistencia increíble con un diseño muy cuidado para lo que cabe esperar en un teléfono de gama media.

El anuncio promocional del King Kong G610 comienza con un hombre que rompe sandías con el smartphone. Muchos pueden pensar que no es lo más correcto para presentar un teléfono, pero lo cierto es que deja clara la principal característica del nuevo dispositivo de Hisense.

No se trata sólo de una buena construcción a nivel de diseño y resistencia, sino que sus especificaciones internas no están nada mal para su precio. Eso sí, no todo es perfecto y tiene algún detalle, como la cámara o la capa del sistema operativo, que puede echar para atrás a algún comprador potencial.

Diseño

Estamos frente a uno de los mejores apartados del King Kong G610. Un cuerpo negro unibody con distintos tipos de materiales que lo hacen parecer llamativo y bonito a simple vista, y que van desde refuerzos de plástico en las esquinas a imitación de piel en la parte trasera.

De hecho, sus acabados parecen premium y no dan la sensación de que estemos ante un teléfono de su precio, con un estilo que puede llegar a recordar a los Xperia por su forma y sus esquinas redondeadas, pero que le dan cierto carácter propio.

Eso sí, no es precisamente un teléfono de pequeñas dimensiones. Pese a que su pantalla es de sólo 5 pulgadas, sus dimensiones son un tanto desmedidas debido a la resistencia con la que cuenta el terminal: 14,4 cm de alto, 7,1 cm de ancho y 0,94 cm de grosor, y pesa 146 gramos. No es que sea un peso molesto, pero es ligeramente superior al que encontramos en un teléfono normalmente.

En su frontal, nos encontramos con una pantalla de 5 pulgadas rodeada por unos bordes algo amplios que se completan con los tres botones táctiles en la parte inferior tan comunes en Android. En cuanto a su protección, cuenta con Gorila Glass 3, que según la compañía es suficiente como para aguantar cualquier clase de impacto. Mi recomendación es añadirle un protector de pantalla de cristal templado para asegurar su resistencia a los golpes.

Su lateral muy característico. Formado por un plástico de aspecto metálico en color cobre, tiene dos botones que sirven para encender y bloquear el smartphone y otro para regular el sonido. Además, también cuenta con cuatro puntos en color cobre que parecen servir de unión a modo de tornillo.

Estos conectan directamente con la parte inferior y superior, que cuentan con otro tipo de plástico de mayor tamaño que sirven como principal protección antigolpes y que cubren hasta las esquinas. Es una tira de plástico especialmente resistente, creada para aguantar y absorber los golpes que el Hisense King Kong pueda recibir.

Únicamente cuenta con dos agujeros para incluir el puerto de carga en la parte inferior y el de los cascos en el superior. Ambos están abiertos y no necesitan una tapa especial para evitar que les entre el agua al sumergirlos. Justo al contrario que la tarjeta SIM y la microSD, que si están tapados.

Por último tenemos la parte trasera, donde encontramos un material cuyo aspecto es similar a la piel que podemos encontrar en otros terminales como el Galaxy Note, pero que en realidad no es más que un plástico bonito y resistente que intenta imitar incluso los extremos cosidos del terminal de Samsung. El resultado final es bastante creíble.

Aquí encontramos también el altavoz, que suena bastante bien para su precio y cuenta con una tecnología de Dolby que realmente ayuda a mejorar el resultado final, pero que tampoco es capaz de igualarse a sus compañeros de gama alta.

Galería de fotosFotos Hisense King Kong G610ver las 13 fotos

También tenemos en la parte trasera, como no podía ser de otra forma, la cámara del teléfono. Esta cuenta con tan sólo 8 megapíxeles y sobresale de manera inexplicable dado el grosor del teléfono.

Pantalla

Al mirar al Hisense King Kong G610 vemos una pantalla de 5 pulgadas LCD IPS con una resolución de 1080x720, que se ve bastante bien dentro de lo que cabría esperar en su gama. Las sensaciones son buenas aunque siempre teniendo en cuenta que no nos encontramos ante un terminal con la mejor resolución del mercado.

Si echamos un ojo a los iconos podemos ver que están bien definidos y los problemas, si es que se les puede llamar así, sólo llegan al visualizar imágenes y vídeos. Aquí es donde más se aprecia la resolución de la pantalla, que no termina de encajar con vídeos de alta calidad, aunque será aceptable para la mayoría del público que quiera un smartphone de gama media.

En cuanto a datos como el contraste y el brillo, he de decir que pese a no destacar, no dan ningún problema y cumplen. Aunque se echa en falta algo más de ambos, sobre todo de cara a exteriores, donde la visibilidad es algo escasa.

Por otro lado también hay que destacar el color, que se mantiene bastante neutro sin centrarse demasiado en los colores fríos o calidos, aunque teniendo algo de tendencia hacía los primeros.

Los ángulos de visión son bastante mejorables y, de hecho, son el punto negativo de una pantalla que no es la mejor del mercado pero se encuentra dentro de una buena posición en los rankings de la gama media.

Cámara

Llegamos a uno de los puntos negativos del Hisense King Kong G610: su cámara. Estamos ante una cámara trasera principal de 8 megapíxeles y una delantera de 2 que se nos plantean como una alternativa inferior a la vista en sus compañeros de gama. Por destacar alguno, el nuevo Moto G 2015, que cuenta con una cámara trasera de 13 megapíxeles y una delantera de 5.

Flash LED y autoenfoque completan las características que pueden servir a una gran parte de los compradores de la gama media, pero que no contentarán a todos. Eso sí, contamos con el acceso rápido desde la pantalla de bloqueo que tan de moda está y que ya es difícil no encontrar en un terminal.

Tampoco vamos a encontrar aquí grandes ajustes para personalizar al máximo el modo en el que tomamos las fotos, aunque es de suponer que no es el objetivo que persigue la marca Hisense con este terminal.

Contamos con tres modos distintos: fotos, vídeos y panorámicas. Pese a que el primero cuenta con algunos estilos para ayudar a aprovechar las características de cada paisaje, este último es el más interesante de la cámara y funciona especialmente bien.

Por último, en la cámara delantera nos encontramos con un filtro conocido como "belleza", cuyo uso sirve para suavizar las expresiones faciales.

Hardware y rendimiento

Sabiendo que nos movemos en la gama media y que el fabricante del procesador era Qualcomm, ya sabíamos que podíamos esperar un buen terminal. Aún así el resultado final nos ha sorprendido gratamente en casi todos sus aspectos.

Nos encontramos con un Qualcomm Snapdragon MSM8916 Quadcore que funciona a 1.2 GHz junto a una memoria RAM de 2GB. El funcionamiento y la fluidez del Hisense King Kong G610 es más que aceptable y sirve para el uso normal que cualquier usuario medio puede necesitar de un smartphone.

Si medimos su rendimiento con AnTuTu, veremos que el King Kong G610 consigue una puntuación de 20.187, quedando por encima de LG G3S (17.057) y algo por debajo del Samsung Galaxy S4 (24.606).

La experiencia de uso en el día a día es más que satisfactoria, y aunque es posible encontrarnos con que el terminal se bloquee en ciertos momentos en los que exigimos acciones complejas, se trata de algo momentáneo y al final consigue salir de la situación sin demasiados problemas.

Batería y conectividad

El terminal cuenta con una batería de 3.000 mAh, lo que da más que de sobra para pasar del día de autonomía si no se hace un uso excesivamente intensivo del teléfono a través de vídeos o con un tiempo excesivo jugando a algunas apps.

Además, el Hisense King Kong tiene un sistema que le permite integrar una gestión de la batería que funciona muy bien, pudiendo modificar hasta donde llega su control para que sea más o menos intrusivo.

Cómo ahorrar batería en tu Android con JuiceDefender

Junto a esto, también dispone de una opción de ultra ahorro de energía que nos da la posibilidad de bajar el brillo al máximo, quitar los datos y dejar al terminal con lo justo para aguantar el máximo tiempo posible encendido con las únicas opciones de mandar y recibir llamadas y mensajes. Vamos, lo que hacía un móvil hace una década.

Tarda en cargarse al completo unas cuatro horas, una cifra algo alta pero entendible si se piensa en esos 3.000 mAh de los que dispone y que le hacen durar un día entero.

Android Kitkat 4.4 con Vision 2.0

La cámara no es la mejor del mercado, pero sin duda y a mi parecer, el mayor problema con el que cuenta el Hisense King Kong 610 es su capa de personalización Vision 2.0.

El sistema operativo es Android, pero funciona bajo una capa de la Hisense que a mí no me ha terminado de convencer. Entre otras cosas, no tiene menú y todos los programas vienen listados en la pantalla de inicio (como si fuera un iPhone).

Trae cosas interesantes, como su propio firewall, un asistente para el ahorro de batería y su propio gestor de caché, pero sin embargo le faltan cosas que parecen evidentes en cualquier otro teléfono.

La ausencia más importante es la del gestor de tareas en segundo plano, que permite al usuario poder cambiar entre una aplicación y otra mientras se mantienen abiertas.

En este terminal es mucho más complicado cerrar una aplicación concreta una vez ya no estás dentro de ella o variar entre una y otra de forma rápida. Se trata sin duda de una ausencia que no se puede justificar y que elimina gran parte de la fluidez habitual en un teléfono móvil.

Conclusiones

Hisense ha llegado con su teléfono resistente al agua, al polvo y a los golpes con la idea de dar la sorpresa, y lo hace realmente bien gracias a un diseño muy innovador que no es ni mucho menos el esperado en un teléfono de su categoría, con unos materiales que a primera vista pueden llegar a parecer premium.

Entre sus aspectos positivos, además del diseño encontramos: una velocidad más que digna para un modelo de gama media, su pantalla que convence pese a ser algo escasa de resolución, y la batería de 3.000 mAh que permite una duración superior a la habitual.

Sin embargo, su cámara se ve fácilmente superada por algunos de sus competidores de gama y la capa de personalización que gasta Hisense sobre Android 4.4 es bastante mejorable y no será del gusto de todo el mundo, contando además con alguna ausencia entre sus funciones bastante incomprensible.

Si lo que buscas es un terminal muy resistente con un diseño que no lo aparente y que lo haga parecer premium, y además no te importa que cuente con unas software algo justo, este es tu móvil. Sin embargo si lo que buscas es un Android puro, deberías buscar otro terminal.

Nuestra valoración

  • Diseño99/10
  • Pantalla77/10
  • Hardware77/10
  • Software55/10
  • Cámara55/10
  • Batería88/10
  • Conectividad88/10
  • Calidad/precio77/10