Skip to main content

Honor 7X, análisis y opinión

Opiniones sobre el Honor 7X: ¿merece la pena?

31/03/2018 - 09:00

La pantalla sin marcos como ariete para atacar la gama media

2017 fue el año en el que comenzamos a ver las primeras pantallas sin marcos en teléfonos móviles. 2018 parece que será el de su popularización en la gama media, y es que a estas alturas es el arma principal de las marcas para hacer atractivo sus móviles, aunque eso no significa que sea suficiente.

En este análisis del Honor 7X tenemos entre manos un smartphone que ofrece esta características y algunas más. Es uno de los que abren paso a los dispositivos que vendrán con estas pantallas durante todo el año. No es su único reclamo, ya que también apuesta por un diseño bastante atractivo.

Vamos a valorar todos estos aspectos para decidir si este Honor 7X merece la pena o no, con opiniones fundadas en el uso que le hemos dado al teléfono. De entrada, su precio es de 299€, lo que lo coloca directamente en el segmento más competitivo del mercado, con decenas de móviles que tienen una excelente relación calidad-precio.

La compañía intenta sin duda diferenciarse dentro del mercado europeo, y lo hace con móviles que por prestaciones no envidian a los de la competencia.

Metal, color y versatilidad, tres aciertos en diseño

Pocas pegas le podemos poner al diseño en esta review Honor 7X, pues prácticamente todo es positivo. Es completamente metálico, con acabado en aluminio disponible en varios colores. Además, todos los botones están perfectamente ensamblados, sin que haya holgura al pulsar, algo que desgraciadamente es más común de lo habitual.

Se nota que el fabricante ha puesto bastante cariño en el diseño, que no tiene nada que envidiar a la gama alta. Además del colorido metálico, también destaca lo fino que es el cuerpo de este teléfono, de sólo 7.6 milímetros de grosor. Para ser exactos sus medidas son 156.5 x 75.3 x 7.6 mm. Aquí Honor ha aprovechado la ausencia de marcos en la pantalla para apurar al máximo el tamaño.

Esta es precisamente una de las claves de las pantallas infinitas, como se ha venido a bien llamar, y es que permiten exprimir al máximo el tamaño del móvil. Así se pueden introducir más pulgadas sin que el teléfono aumente de tamaño absoluto.

En cuanto al material, aluminio en este caso, sus ventajas se resumen en una frase bastante simple: el metal disipa el calor mejor que el plástico y a diferencia del vidrio no se rompe si se cae.

Como punto a favor está la ubicación del jack de auriculares, en la zona inferior. Es mucho más cómoda para meter y sacar el móvil del bolsillo mientras oyes música. De su diseño en general sólo sobresalen ambas cámaras duales en la zona trasera, y eso es de halagar.

También destaca el hecho de seguir apostando -como hemos visto en el Honor 6X, 8 y 9- por situar el lector de huellas dactilares en la zona trasera del teléfono. Es evidente que siendo una pantalla sin marcos no queda mucho más espacio disponible para colocarlo, aunque se agradece que al menos esté lo suficientemente lejos de las cámaras como para no ensuciarlas.

El diseño del 7X es clásico pero efectivo. No añade florituras innecesarias y es bastante elegante, aunque eso sí: resbala y mucho.

Pantalla con poco que enviar en la gama media

Actualmente se ha producido una fragmentación muy clara entre la gama media y la gama alta: las pantallas. Aunque cada vez son más los móviles -como este 7X- que incorporan pantallas sin marcos de 18:9, la resolución sigue limitándose a Full HD en todo o casi todos los móviles por debajo de 400€.

Eso no significa que no puedan tener paneles de calidad. Este Honor es un ejemplo. Como ya hemos dicho, tiene pantalla sin marcos 18:9 de 5,93 pulgadas; la resolución es Full HD+, aunque todos estos datos son públicos y están disponibles en su hoja de especificaciones. Lo que sí podemos afirmar tras el análisis del Honor 7X es que más allá de los datos ofrece una experiencia de visualización realmente buena.

407 puntos por pulgada se mantienen lejos de las mejores pantallas que se pueden ver, pero por encima de lo que ofrece la mayor parte de la gama media.

Estos son todos los móviles con pantalla de 18:9 que puedes comprar en Amazon España

No sólo los colores son muy nítidos y vivos, sino que tiene suficiente brillo como para ver su pantalla a plena luz del día. Si vas con brillo automático o a la mitad, quizás también puedas seguir viéndola. No está nada mal si tenemos en cuenta que no deja de ser un gama media por debajo de los 300€.

Además, el panel IPS LCD responde realmente bien a las pulsasiones y viene bien calibrado de serie, es decir, el color es muy real.

A lo seguro: EMUI 5.1 sobre Android Nougat

El software del Honor tiene como base Android 7.1.1 Nougat, aunque con la capa de personalización EMUI 5.1 de Huawei. Honor es una submarca de Huawei, así que si alguna vez has tenido un smartphone de esta compañía no te costará mucho adaptarte. Conserva todos los rasgos de identidad de EMUI, especialmente su bandera: la fluidez.

La interfaz no cambia un ápice con respecto a otros móviles que corren la misma versión de Android y la misma capa de personalización, algo bueno y malo a la vez. Bueno porque su eficacia ha quedado más que probada y malo porque quizás se podría haber exigido un poco más, digamos Android 8.0 Oreo.

Hace seis meses que se anunció Oreo y su cuota de mercado sigue siendo escuálida, así que tampoco es cuestión de cargar las tintas contra Honor por un problema que tienen todos los fabricantes. Eso sí, qué menos que ir sacando al mercado nuevos móviles con la última versión que hay disponible.

Al menos no es el peor caso ya que, como hemos mencionado, el funcionamiento de Nougat en móviles Honor ha sido hasta ahora bastante bueno, y también en este caso. Cierto es que viene con varias aplicaciones preinstaladas -el conocido bloatware- como juegos que nadie quiere. Apenas se tarda un minuto en desinstalarlas todas, nada demasiado trabajoso.

Como es habitual, con EMUI vienen algunos extras que merece la pena explorar, opciones de personalización de la barra de tareas o los botones digitales que te recomendamos que modifiques hasta dar con tu configuración ideal. Pero sobre todo hay una característica interesante a nivel de software: la aplicación gemela.

Este móvil es Dual SIM, es decir, acepta dos números de teléfono de forma simultánea. Con la app gemela puedes utilizar una misma aplicación por duplicado con dos números de teléfono, por ejemplo WhatsApp.

Estos son los mejores móviles que van a ser presentados este año: ¿merece la pena esperar?

El acoplamiento a nivel de software de las pantallas sin marcos

La implantación de las pantallas sin marcos continúa su curso imparable pero no libre de algunas fricciones. Ahora mismo su principal problema tiene que ver con la adaptación de las aplicaciones a este formato, que no siempre es todo lo buena que desearíamos.

En este Honor 7X lo hemos experimentado, y es que EMUI muestra constantemente la opción de ver la app a pantalla completa, es decir, aprovechando al máximo todo el panel.

Es tentador decir que sí, pero ¡ojo! No todas las aplicaciones lo hacen de forma efectiva. Algunas dan error o simplemente crecen a lo ancho y a lo largo para cubrir la mayor cantidad de espacio posible, haciendo que la visualización "oculte" algunos menús, que quedan fuera de la pantalla.

En la siguiente captura se puede ver el aspecto de este molesto mensaje, que desaparece si desde las opciones de pantalla eliges qué apps mostrar a pantalla completa:

Fluidez sin fisuras con algunos peros

A lo largo de la review del Honor 7X y de sus diversos apartados, queda clara la elección de la marca: más y mejor pantalla, misma fluidez y un poco menos en otros apartados. El principal sacrificado para conseguir un panel IPS LCD sin marcos y con resolución Full HD+ ha sido el procesador.

¿Qué significa eso? Que en lugar de optar por un HiSilicon Kirin -fabricado por Huawei- de gama media, Honor ha preferido diluir algunas ventajas para tener un gama media con algunas carencias. El mejor ejemplo es el WiFi AC y también la carga rápida, pero en aspectos como los gráficos 3D también sufre un poco el Kirin 659 que equipa este móvil.

No decimos que sea lento ni mucho menos. De hecho la experiencia de usuario es muy fluida, con lag y lentitud casi testimoniales. Lo que ocurre es que en juegos más o menos exigentes tiene problemas para mantener la fluidez de los gráficos, y eso no gustará a muchos. 

Clash Royale y otros más modestos funcionan sin problemas, pero en los juegos de carreras del tipo Asphalt sí que tiene más problemas del Honor 7X.

Si hay que compararlo con algún otro móvil, el Moto G5S o el Aquaris V de BQ son buenos candidatos. Obtienen más o menos la misma puntuación en AnTuTu y GFXBench -dos de las pruebas de rendimiento más populares- y tienen un precio parecido.

Reconocimiento de huellas muy rápido, marca de la casa

A estas alturas Honor ya ha logrado hacerse un hueco en el mercado español. Si aún no has tenido la oportunidad de probar uno de estos móviles, nosotros sí. Por eso estamos en condiciones de afirmar que su desbloqueo por huella dactilar es de los mejores del sector ahora mismo.

Apenas coloques tu dedo sobre el lector -recuerda, zona trasera- se desbloquea y activa la pantalla de forma automática, sin errores en casi ninguna ocasión.

Cámara dual parecida a la de otros Honor

En este teléfono la marca ha querido ir sobre seguro en lo que respecta a la cámara de fotos. Se parece y mucho a la que equipan otros terminales como el Honor 8 o el propio Honor 6X, el modelo inmediatamente anterior al que nos ocupa. La cámara principal es dual y cuenta con 16+2 MP y apertura f/2.9, además de grabación de vídeo Full HD.

El software es prácticamente idéntico al de otros móviles Huawei con EMUI, con modo para realizar efecto Bookeh al tomar fotos, también un modo para fotos en movimiento y otro con modo profesional, ideal si el automático no termina de convencerte en algunas situaciones.

Como ocurre con casi todos los móviles, tienes que cambiar manualmente el formato de las fotos en los Ajustes para hacerlas en 16:9. De lo contrario te quedarán "cuadradas", aunque con más megapíxeles.

Los resultados obtenidos con la cámara del Honor 7X buenos, aunque sin llegar al nivel de una cámara de gama alta. En condiciones de luz óptimas hace fotos realmente buenas, aunque por la noche sí que tiene más problemas, especialmente en lo que respecta a la nitidez. Quizás sí que capta bien los colores pero ¿de qué sive si la foto siempre sale movida?

A medida que la luz desciende, la nitidez y la calidad de las texturas también lo hacen. Pasamos a encontrar grano y ruido en grandes cantidades, algo soportable si no eres demasiado exigente en este apartado.

Modo retrato con algunas carencias

En cuanto a la cámara de selfies, de 8 MP, hay que extenderse un poco más. No cuenta con flash, como no lo hace la mayoría de móviles, pero eso no es un punto negativo. Su principal reclamo es el modo retrato, que desenfoca el fondo de la imagen dejándote a ti perfectamente nítido en primer plano. ¿Perfectamente? Bueno, no exactamente.

El software encargado de aplicar este efecto en el Honor 7X no es todo lo bueno que cabría desear. Como se puede ver en el selfie que incluimos en la galería de fotos, el desenfoque no es todo lo efectivo que cabe esperar. Por ejemplo, parte del pelo y las orejas suelen aparecer desenfocados, y no deberían.

La conectividad es la principal sacrificada

Este apartado deja un sabor agridulce ya que la calida de la autonomía no se corresponde con la conectividad, aunque este segundo punto sin duda tiene que ver con el procesador. Yendo al grano, es un auténtico problema que el 7X no tenga ni WiFi AC, ni NFC ni carga rápida.

Son casi 300 euros, precio que si bien no es desmesurado, puede ser suficiente para haber incluido un procesador compatible con ambas características. Claro está que aquí Honor ha apostado y hecho un all in a la pantalla sin marcos, característica para la que ha tenido que sacrificar lo más importante en conectividad ahora mismo.

Quizás es mucho pedir un móvil con pantalla 18:9 y que además también tiene carga rápida y WiFi AC, sobre todo por menos de 300€. En cualquier caso, en este análisis del Honor 7X dejamos patente que son dos renuncias que el usuario debe estar dispuesto a aceptar, pues la velocidad de conexión a Internet es menor y la carga también se toma más tiempo.

Otro paso atrás es la apuesta por el MicroUSB 2.0, estándar de conexión que casi todas las marcas empiezan a abandonas en la gama media. No sorprende porque el 6X de hace un año ya hizo lo mismo, aunque quizás vaya siendo hora de pensar en dar el salto al USB Tipo C.

Al menos sí incorpora Bluetooth 4.1 y Radio FM, además de giroscopio y acelerómetro.

No necesitarás llevar encima el cargador

Hecha la necesaria puntualización, no queda más remedio que calificar de sobresaliente la autonomía de batería de este móvil. Más de 24 horas de batería fácilmente con un uso normal, varias horas de pantalla y reproducción de música en streaming, que no está nada mal.

También lo hemos medido en horas de vídeo en Netflix, para ser más específico, y el resultado es de cinco horas de pantalla. No se puede comparar con la autonomía que dan otros móviles centrados en ésta como su principal característica pero sí que está un poco por encima de lo normal, sobre todo teniendo en cuenta que son 3340 mAh de capacidad.

En cuanto al tiempo que tarda en cargar, también lo hemos medido en varias ocasiones. Está en torno a dos horas, minutos abajo o minutos arriba. No es carga rápida como tal porque carece del estándar, pero tampoco es precisamente lenta. En sólo 10 minutos puedes cargar un 15% de batería.

Estas son las Power Banks más vendidas ahora mismo en Amazon España

Conclusión

Cerramos con nuestras opiniones sobre el Honor 7X, la conclusión definitiva. Seguramente andas preguntando si merece la pena o no pagar los 299 euros que cuesta este teléfono, y vamos a responderte de forma tajante.

Si para ti lo principal es tener un móvil con buena pantalla y no exiges lo último en conectividad, sí, merece la pena. Es un smartphone relativamente asequible, de los más baratos con pantalla sin marcos y no es ni mucho menos lento. Funciona de forma fluida y su pantalla se ve bastante bien.

Ahora bien, y aquí está el problema: ¿tiene sentido invertir en 2018 casi 300 euros en un móvil que no tiene ni WiFi AC, ni carga rápida ni USB Tipo C? Si necesitas imperiosamente un móvil con este tipo de pantallas, adelante, pero quizás te compense más esperar a que el 7X baje de precio o aparezcan alternativas mejores.

Hay que tener en cuenta que cada vez hay más móviles con esas tres características y más asequibles. Es cuestión de tiempo que haya móviles con las tres, con pantalla infinita y más o menos por este precio. De hecho, Honor es una de las que quiere conseguirlo a la mayor brevedad posible.

Una vez que esto ocurra, el Honor 7X quedará peligrosamente en fuera de juego con estas carencias. Puede ocurrir en cuestión de meses o un año a lo sumo.

Lo mejor

  • Pantalla sin marcos
  • Diseño sólido y elegante
  • Cámara dual

Lo peor

  • Sin WiFi AC
  • Sin carga rápida
  • MicroUSB 2.0

Nuestra valoración

Diseño

8/10

Pantalla

7/10

Hardware

7/10

Software

7/10

Cámara

7/10

Batería

8/10

Conectividad

6/10

Sonido

7/10

Nota técnica

71

Relación calidad/precio

Ver ahora: