LG V30, análisis y opinión

LG V30, análisis y opinión

Lo mejor

  • El mejor diseño del año
  • El mejor para escuchar música
  • Una cámara versátil y divertida
  • Grabación de vídeo muy avanzada
  • Rendimiento de alto nivel

Lo peor

  • Aterriza sin Android Oreo
  • Fotos nocturnas y selfies
  • La pantalla no es perfecta
  • Sin altavoces estéreo
  • Batería poco sorprendente
LG V30

V30 LG

Nota de análisis

91
  • Especificaciones

    Sistema operativo Android 7.1.2
    Tamaño 6.0 pulgadas
    Resolución 2880x1440
    Cámaras 16.0/5.0 mpx
    Capacidad 3300 mAh
    Memoria Interna 64 GB
La última 'bestia' del año

Metidos ya de lleno en la recta final del año tenemos entre manos después de mucha espera uno de los teléfonos móviles que más expectación ha generado en los últimos meses. A lo largo de este análisis del LG V30 vamos a examinar si está la altura de los smartphones de gama más alta de este 2017, desgranando cuáles son sus principales virtudes y aquellas áreas en las que sale perdiendo frente a sus más directos rivales.

La llegada del LG V30 a España supone una extraordinaria noticia no ya solo desde el punto de vista de los usuarios, que tienen una opción más para comprarse un teléfono de última generación, sino que también supone un punto de inflexión para la marca en nuestro país, toda vez que la anterior generación no llegó a las tiendas y el V10 tuvo una presencia muy minoritaria.

¿Qué aporta entonces este LG V30 frente a terminales como el iPhone X, el Samsung Galaxy Note 8, el Google Pixel 2 XL, el Huawei Mate 10 el One Plus 5T o incluso el LG G6? En principio ese terminal tiene un enfoque mucho más creativo que la línea G, hasta ahora la más reconocible de la marca en España. Eso se nota en algunas características exclusivas como el sonido Hi-Fi o las infinitas opciones que ofrece la cámara especialmente a la hora de grabar vídeo.

Por supuesto para este análisis del LG V30 también hablaremos detenidamente de su pantalla OLED, de la que se ha escrito mucho y no precisamente para bien. Nosotros hemos realizado las pruebas con una unidad de preproduccion del smartphone; en cuanto recibamos una unidad definitiva actualizaremos esta review con el objetivo de descartar posibles fallos que hayan afectado solo a dispositivos que no saldrán a la venta al público.

 
Un diseño extraordinario

A primera vista el LG V30 enamora. Lo hace con un diseño muy moderno en el que los marcos que rodean la pantalla quedan reducidos a su mínima expresión pero además destaca por la elección de sus materiales de construcción. Se trata de un smartphone con cuerpo de aluminio anodizado de alta calidad, reforzado tanto en la parte frontal como en la trasera con una capa de cristal Corning Gorilla Glass 5, con lo que ya tenemos un importante refuerzo frente a arañazos golpes y pequeñas caídas.

En este sentido el LG V30 destaca por su certificación IP68, por lo que es resistente al polvo y al agua (hasta 1,5 metros de profundidad durante un máximo de 30 minutos), un mérito del que solo puede presumir el Samsung Galaxy Note 8 ya que ni el iPhone X ni el Huawei ni el Google Pixel 2 XL y tampoco el Huawei Mate 10 llegan hasta ese nivel.

Pero hay más a nivel de durabilidad ya que este LG V30 cumple además con los requisitos del Departamento de Defensa de los Estados Unidos para ganarse el certificado MIL-STD-810G al haber superado con éxito pruebas extremas de resistencia por lo que está certificado para ser utilizado incluso en campañas militares del Ejército.

Y todo esto insistimos con un diseño extremadamente cuidado y elegante. LG V30 es sorprendentemente ligero y gratamente fino, dos áreas en las que se puede ver fácilmente la evolución del teléfono respecto al LG G6 que fue presentado a principios de año en Barcelona.

LG OLED W7, análisis y opinión del mejor TV de LG

Los números a nivel de diseño del LG V30 nos demuestran que los ingenieros de la marca surcoreana han ido un paso más allá qué sus competidores al haber sido capaces de integrar todo en un teléfono que es mucho menos pesado que el Note 8, iPhone XGoogle Pixel 2 XLHuawei Mate 10 el Samsung Galaxy S8 Plus.

Además en tiempos en los que el jack para auriculares parece correr peligro de extinción LG demuestra que el diseño de última generación y los componentes de alta gama no tienen por qué estar reñidos con este conector: el V30 es más fino que el iPhone X o el Google pixel 2 XL, que han eliminado esta  conexión de la que hablaremos largo y tendido más adelante.

 LG V30Note 8Pixel 2 XLiPhone XLG G6
Pantalla6,0 pulgadas6,3 pulgadas6,0 pulgadas

5,8 pulgadas

5,7 pulgadas

Alto

Ancho

151,7 mm162,5 mm157,9 mm143,6 mm148,9 mm
75,4 mm74,8 mm76,7 mm70,9 mm71,9 mm
Ancho7,3 mm8,6 mm7,9 mm7,7 mm7,9 mm
Peso158 g195 g175 g174 g163 g
Material TraseraCristal (GG 5)Cristal (GG 5)Metal/CristalCristalCristal (GG 5)
Jack AuricularesNoNo
Protección

· IP68

· MIL-STD-810G

· IP68· IP67· IP67

· IP68

· MIL-STD-810G

Precio oficial899 euros1010,330 euros959 euros1159,00 euros749 euros

Sobra decir que durante nuestra review del LG V30 no hemos tenido ningún tipo de problemas a nivel de durabilidad. Ni rayones en la carcasa ni ningún desperfecto ante alguna que otra caída accidental. Y ojo porque esto debería ser un factor de compra, máxime a la vista de lo caro que puede ser reparar otros smartphones.

Las similitudes con el Samsung Galaxy S8 Plus son bastante evidentes a simple vista, especialmente en la parte frontal (la ubicación del lector de huellas en la parte trasera es clave para diferenciarlos). Hablamos en todo caso de un móvil grande, algo lógico al tener una pantalla de 6 pulgadas, pero la reducción de los marcos hace que no sea muy difícil de manejar, sobre todo si ya estás acostumbrado a utilizar móviles con pantallas de 5,5 pulgadas.

La parte frontal como decimos queda dominada por la enorme pantalla de 6 pulgadas que tiene una relación de aspecto de 18:9 y unas esquinas redondeadas en vez de cuadradas como seguramente tenga tu actual smartphone. No hay rastro del logotipo de LG en esta parte frontal en la que sí podemos apreciar en el borde superior la cámara frontal el altavoz principal para las llamadas el sensor de proximidad y el sensor de reconocimiento facial

En el borde izquierdo tenemos dos botones para controlar el volumen, que son de buena calidad pero quizás sean demasiado pequeños. Al otro lado tenemos la bandeja extraíble en la que podemos introducir una tarjeta micro SD y una tarjeta SIM. En el borde superior son visibles las bandas para las antenas y además tenemos uno de los micrófonos y el mencionado jack para auriculares. En el borde inferior tenemos otro micrófono el conector USB de tipo C y los altavoces principales.

Los mejores móviles relación calidad precio de 2017

La parte trasera de cristal de este LG V30 llama por supuesto la atención a primera vista al ofrecer un aspecto de mucha calidad. En la parte superior central tenemos la doble cámara trasera, que sobresale ligerísimamente del resto del cuerpo del dispositivo aunque no llega a cimbrear, y está protegida por Corning Gorilla Glass 4.

Más abajo encontramos el botón de encendido y bloqueo que hace también las veces de lector de huellas (no hay que pulsar para que reconozca nuestra huella), el logotipo de Bang and Olufsen y finalmente más abajo el de LG.

En definitiva tenemos un smartphone construido con materiales de altísima calidad en un diseño vanguardista, redondeado y ligeramente curvado en sus bordes para facilitar su agarre, que destaca por su escaso peso y su mínimo grosor, amén de su pantalla sin bordes.

Las similitudes con el Samsung Galaxy S8 Plus son bastante evidentes a simple vista, especialmente en la parte frontal. 

Una gran pantalla OLED, aunque no perfecta

El LG V30 tiene una pantalla OLED de 6 pulgadas con resolución Quad HD+ (2880 x 1440 píxeles) y una relación de aspecto de 18:9, presumiendo además de tener una densidad de casi 540 píxeles por pulgada, pero ¿qué significa todo esto?

Hasta hace muy poco la inmensa mayoría de móviles exceptuando los gama alta de Samsung funcionaban con pantallas IPS. Sin embargo cada vez son más los fabricantes que dan el salto a la tecnología OLED, algún proceso que también hemos visto en el universo de los televisores a lo largo de los últimos años.

 LG V30Note 8Pixel 2 XLiPhone XLG G6
Pantalla6,0" P-OLED6,3" S-AMOLED6,0" P-OLED

5,8" S-OLED

5,7" IPS

Resolución

Densidad/Área

2880x1440p2960x1440p2880x1440p2436x1125p2880x1440p
537ppp / 93cm2521ppp/101cm2537ppp/92cm2458ppp/84cm2564ppp/84cm2
Relación Aspecto18:918,5:918:919,5:918:9
Ratio Pantalla-Cuerpo81,2%83,2%76,4%82,9%78,6%
HDR· HDR 10· HDR 10-

· HDR10

· Dolby Vision

· HDR10

· Dolby Vision

Extras· Always-On

· Always-On

· 3D Touch

· Always-On

· True Tone

· 3D Touch

· Always-On

La tecnología OLED ofrece varias ventajas significativas: por su manera de funcionar ofrecen negros más puros al eliminar la contaminacion luminica, suelen tener un mayor nivel de contraste, normalmente mejores ángulos de visión para ver la imagen tal y como es incluso desde perspectivas oblicuas, y además son mucho más finos y flexibles, lo que los hace especialmente atractivos en el universo de los smartphones.

Ojo esto no quiere decir que una pantalla OLED sea por definición mejor que una pantalla LCD. La experiencia nos deja claro que existen buenos y malos paneles dentro de estas dos tecnologías, a lo que hay que sumar que no es sólo cuestión de fabricar el panel: otro aspecto importante es el calibraje del mismo.

LG es todo un emblema de la tecnología OLED en el universo de los televisores, por lo que era cuestión de tiempo su desembarco también en los smartphones. O mejor dicho su vuelta ya que hace años la marca lanzó al mercado el LG G Flex, que tenía un llamativo diseño curvado.

El futuro del OLED: 8K, pantallas flexibles y expansión en móviles

Durante años muchos fabricantes se han resistido a montar paneles OLED en los móviles alegando problemas de quemado, banding, ghosting y demás, pero a nadie se le escapa que el elevado coste de fabricar estos paneles era una de las razones principales para no utilizarlos.

En el imaginario colectivo también se ha instalado la idea de que los paneles OLED ofrecen un colorido más espectacular, algo que tiene su parte de razón pero también tiene que ver con que los fabricantes suelen incorporar perfiles de color más llamativos de cara al usuario, que por lo general no está preocupado por el nivel de exactitud sino por la intensidad del panel, lo que desemboca a menudo en sobresaturación.

Toda esta introducción se hacía necesaria para hablar de la pantalla en este análisis del LG V30 por todo lo que se ha hablado durante los últimos meses. Nosotros hemos sometido nuestro terminal (una unidad de preproducción, insisto) a una batería de pruebas para examinar a fondo cómo se comporta este panel. Los resultados no han sido extraordinarios pero ni mucho menos han sido tan preocupantes como hemos llegado a leer.

El principal problema de la pantalla del LG V30 es que tiende al azul por naturaleza. Ojo porque no es algo exclusivo del terminal, sino una cuestión (por ahora) intrínseca a la tecnología OLED: le pasa también con el Samsung Galaxy Note 8 e incluso al iPhone X, aunque en ambos casos en una medida menor por lo que es menos evidente a simple vista.

Esa tendencia a los tonos azules es bastante más marcada si ponemos a prueba los ángulos de visión, al menos esta unidad de prueba que hemos recibido para la review del LG V30. La prueba del algodón es muy sencilla: basta con abrir Google Play o cualquier app con fondo blanco e ir girando poco a poco el smartphone para ver cómo pasamos rápidamente al azul.

Esa tendencia "extraña" en la gestión del color también es evidente si tenemos el brillo por debajo del 30% y visualizamos el móvil en ambientes oscuros: los blancos no serán tan puros como sería de esperar. El problema se puede minimizar cambiando la temperatura de color a través del menú de ajustes del sistema pero no llega a desaparecer del todo. Y eso no habla muy bien de un teléfono tope de gama.

Los números no lo son todo, pero nuestras pruebas dicen algunas cosas buenas de la pantalla del LG V30. Para empezar se coloca a la cabeza en gamut, representando un 149,20% del espacio de color sRGB. Esto quiere decir que el smartphone es capaz de mostrar una paleta más amplia de colores, aunque la clave radica en cómo los gestiona en la reproducción de contenidos, donde por ejemplo el iPhone X es sorprendentemente acertado.

El contraste del LG V30 es alto en el modo normal, pero inferior al Note 8 si lo comparamos con el modo adaptativo. La cosa cambia al elegir en el menú de ajustes de la pantalla el modo cine del V30, lo que dispara el contraste muy por encima de sus dos rivales más directos. Y a nivel de brillo tampoco desentona.

¿Qué quiere decir todo esto? En la práctica vamos a disfrutar de una experiencia sobresaliente en contenidos multimedia, sobre todo si echamos mano de vídeos que incorporen la tecnología HDR. Si ponemos el mismo vídeo en el V30 y en el Note 8 veremos que el teléfono de LG es capaz de gestionar mejor la gama de colores y acierta más a nivel de contraste, definiendo mejor los objetos y las escenas. Casi siempre.

A lo largo de esta review del LG V30 nos hemos topado con algunas situaciones puntuales en las que el teléfono tiene problemas a la hora de mostrar algunos subtonos, principalmente en escenas oscuras con contrastes entre tonos azules y amarillos, que es rápidamente visible en escenas de En busca del Coral [Netflix] o en los primeros segundos de este otro vídeo. Queda por comprobar si el fallo afecta o no a los dispositivos definitivos de venta al público.

El LG V30 se deja por el camino el soporte a Dolby Vision, un estándar del que presume el G6 (también el iPhone X) y que supone un plus muy importante en los (todavía) pocos contenidos disponibles en Netflix y plataformas similares. Por otro lado el reparto de brillo no es todo lo uniforme que cabría esperar en un smartphone a la vista de nuestras pruebas, algo que igualmente necesitaremos confirmar con un modelo de venta al público definitivo.

Todas estas pegas impiden al smartphone llegar a la máxima nota en este apartado, al menos con la versión de prueba analizada. Eso sí, tenemos soporte para la tecnología Daydream de Google para experiencias de realidad virtual, por lo que el móvil directamente se une al club de los recomendados para el universo VR.

Mentiras y verdades sobre los televisores OLED

Toca mencionar también la relación de aspecto (18:9) de esta pantalla bautizada como FullVision, más panorámica que los terminales "tradicionales" de 16:9 y en principio pensada para contenidos multimedia como ya vimos en la review del LG G6. La cuestión es que existen muchos contenidos y apps que por el momento no funcionan de manera nativa con este formato, por lo que tendremos que "forzarlo" mediante el reescalado, algo muy sencillo de hacer mediante software.

Por último una nota muy positiva por los avances en la pantalla Always-On que sirve para consultar las notificaciones recibidas cuando tenemos el móvil apagado.

En esta generación tenemos acceso a mucha más información, existen más opciones de personalización (con colores incluidos) y además tenemos tanto accesos directos a diferentes funciones de la barra principal de estado como al control de reproducción de música, lo que incluye tanto la app propia de LG como externas tipo Spotify o Tidal. Todo esto suena a extra pero supone un importante plus de cara al día a día.

Rendimiento de altísimo nivel

Las especificaciones y características técnicas del LG V30 dejan claro que estamos ante un smartphone de la más alta gama. En el corazón del terminal se esconde el procesador Snapdragon 835, el más avanzado fabricado hasta ahora por la estadounidense Qualcomm que también equipa al  Google Pixel 2 XL, Sony Xperia XZ PremiumOne Plus 5T o al Samsung Galaxy Note 8 en su versión estadounidense.

Hablamos de uno de los procesadores más potentes y eficientes del mercado, aunque en el plano más técnico de benchmarks y pruebas de rendimiento se ha visto superado por el A11 Bionic de Apple que hemos visto en todo su esplendor en el iPhone X. Aún así tiene potencia de sobra y exhibe además una gran eficiencia como más tarde veremos en el apartado de batería.

Junto al procesador tenemos 4 GB de memoria RAM DDR4 que exhiben una gran fluidez a la hora de gestionar la multitarea, con una capacidad de almacenamiento (UFS 2.1) de 64 GB que se traducen en 50 GB disponibles para el usuario restando lo que ocupa el sistema operativo y la capa de personalización que implementa LG.

A nivel de gráfico contamos con una GPU Adreno 540 que también vemos en algunos de los terminales que mejor rendimiento ofrecen según nuestras pruebas. En definitiva los números son de vértigo para un equipo que promete estar a la altura de los más grandes del año.

¿Cómo se traducen todas estas especificaciones en las pruebas de rendimiento y benchmarks? No hay sorpresas, ni para bien ni para mal. El LG V30 se sitúa en la parte alta de la clasificación junto a algunos de sus rivales más directos, con un avance muy claro respecto al LG G6 (que equipaba un procesador inferior), pero no se mete en la pelea por ser el número uno de la lista. 

La velocidad de escritura y lectura en disco es muy elevada: de nuevo estamos significativamente por encima del LG G6 y más o menos en sintonía con otros teléfonos de altísimo rendimiento como el Xperia XZ Premium. En el día a día el rendimiento es sobresaliente, tanto a la hora de movernos entre diferentes aplicaciones como al realizar tareas muy exigentes o incluso al ejecutar videojuegos con unos gráficos muy avanzados.

Las diferencias son mínimas entre dispositivos equipados con el Snapdragon 835, sobre todo desde el punto de vista del usuario. Algunos como el HTC U11 ya hemos visto que parecen un poco más optimizados con el objetivo de colocarse a la cabeza de la lista.

Por otro lado el lector de huellas es muy rápido y preciso, siendo la opción más recomendable para proteger nuestro teléfono. Tenemos también la posibilidad de activar el reconocimiento facial, aunque aquí LG advierte que se trata de un método de desbloqueo secundario porque ofrece un nivel de seguridad inferior a las huellas.

A la espera de la actualización a Oreo

El LG V30 se presentó en sociedad en la pasada IFA de Berlín, concretamente el 31 de agosto: solo diez días después de la presentación oficial de Android Oreo (8.0). Tres meses después el LG V30 aterriza en España con Android Nougat (7.1.2), lo que supone una mala noticia y un claro síntoma del enorme problema de segmentación que sufre el sistema operativo móvil de Google.

La actualización del LG V30 a Android Oreo (8.0) no tardará en llegar -ya hay programa beta en marcha- pero en el momento de escribir esta review ya tenemos varios terminales funcionando con Oreo (Google Pixel 2 XL, HTC U11 o Sony Xperia XZ Premium), aparte de todos los smartphones de Apple que ya funcionan con la última versión de iOS.

No tenemos una experiencia Android stock pura, sino que como es tradición LG incorpora al móvil una capa de personalización en la que modifica ligeramente la interfaz con sus propios estilos gráficos, añade funciones y 'coloca' alguna que ota aplicación preinstalada de fábrica.

A lo largo de esta review del LG V30 hemos constatado que esta capa de software es demasiado pesada y seguramente por eso el smartphone no se sitúa a la cabeza de la lista en las pruebas de rendimiento: los móviles que ganan esa batalla funcionan con un sistema Android 'puro' o tienen capas muy optimizadas.

Como ya vimos en la review del LG G6 parte de los esfuerzos de la compañía surcoreana se han centrado en la pantalla de 18:9, permitiendo al usuario adaptar todo tipo de aplicaciones y optimizando las propias (calendario, galería de fotos, contactos) para que sea mucho más sencillo e intuitivo utilizarlas.

Además esta vez sí que tenemos la opción de cambiar la resolución de la pantalla -lo que puede mejorar el nivel de autonomía del teléfono- y activar un modo que reduce la luz azul (modo lectura), muy recomendable durante la noche.

Al eliminar la pantalla secundaria que tenían tanto el V10 como el V20 en este V30 tenemos una barra flotante que trata de ofrecer las mismas opciones, con accesos directos a diferentes aplicaciones y modos que podemos ocultar si no nos convence. Igualmente tenemos la opción de ocultar los botones de navegación de Android, lo que nos dejará (aún) más espacio libre en la pantalla.

Una cámara de fotos divertida y creativa

A estas alturas del año parece evidente que los sistemas de doble cámara se han convertido en una característica casi imprescindible para pelear en la gama alta. Y decimos casi porque ahí está la excepción del Google Pixel 2 XL, cuyo buen rendimiento en este apartado nos demuestra que a veces menos es más.

¿Qué sentido tiene que un móvil tenga dos cámaras de fotos en la parte trasera? Depende, porque no todas las cámaras tienen el mismo objetivo. Mientras algunas marcas se orientan claramente al modo retrato con la ayuda del efecto bokeh, otras incoporan un segundo sensor monocromático para darle más profundidad a los tonos en blanco y negro.

Pasa el ratón por encima de la imagen para ver las diferencias

LG mantiene su apuesta en este V30 por utilizar la segunda cámara trasera como gran angular, lo que permite al usuario poder hacer dos fotografías a un mismo objeto con perspectivas muy diferentes. Ya vimos en la review del LG G6 y en el análisis del LG G5 que eso dispara la versatilidad de la cámara: podemos conseguir imágenes diferentes al resto. Y eso es sin duda un gran punto a favor.

 Cámara PrincipalGran AngularCámara Frontal
SensorSony IMX351Samsung ¿?¿?
Resolución16 MP13 MP5 MP
Angular70º120º80/90º
Aperturaf/1.6f/1.8f/2.2
Autoenfoque PDAFPDAF--
Estabilizador (OIS)NoNo
Vídeo 4K (16:9)Sí (30 fps)Sí (30 fps)No
Vídeo Full HD (18:9)Sí (30 fps)Sí (30 fps)
Vídeo Full HD (16:9)Sí (60 fps)Sí (60 fps)

La doble cámara del LG V30 está compuesta por lado por un sensor Sony IMX351 de 16 megapíxeles, con un angular "normal" de 70 grados, estabilizador óptico de imagen (OIS) y una apertura a priori espectacular (f/1.6), un paso por encima de la competencia. A su lado tenemos el gran angular, en este caso un sensor fabricado por Samsung que tiene una apertura algo más discreta (f/1.6) y carece de estabilizador óptico.

Claro que, como veremos a continuación, gran parte de la fortaleza de la cámara del LG V30 viene a nivel de software por los completísimos modos manuales de los que disponemos tanto para disparar fotos como para grabar vídeos, lo que lo convierte en una auténtica delicia para todos aquellos usuarios que estén acostumbrados a crear contenidos multimedia.

Al igual que sucede con todos los móviles de gama alta el LG V30 ofrece unos resultados sobresalientes en exteriores bajo buendas condiciones de iluminación, entre otras cosas porque se apoya (correctamente) en el modo HDR automático para aportar una mayor profundidad de color a la escena. Por lo general las imágenes son nítidas, tienen un alto nivel de detalle y una correcta reproducción de los colores.

Claro que cuando la ponemos a prueba, la cámara comienza a dar a algún que otro síntoma de flaqueza. Lo podemos comprobar en la foto que acompaña a estas líneas: al pasar el ratón por encima de la imagen veremos el recorte de la instantánea a tamaño real, donde es evidente que el nivel de detalle no es tan extraordinario como en otros smartphones.

Pasa el ratón por encima de la imagen para ver las diferencias

El LG V30 no tiene modo retrato propiamente dicho, lo cual significa nadar a contracorriente en los tiempos que corren, aunque hace un buen trabajo a la hora de retratar a personas. Los colores son muy acertados y la diferencia de contraste entre el objeto y el resto de la escena parece también bien procesado.

Evidentemente no tenemos el efecto "wow" que aporta el bokeh, aunque si lo queremos a toda costa lo podemos emular por software (con más o menos fortuna) mediante alguna app. Lo que no podemos imitar de ninguna forma es el gran angular de la segunda cámara trasera del LG V30. Es una cuestión óptica: de donde no hay no se puede sacar. Y por eso resulta tan divertida.

Pasa el ratón por encima de la imagen para ver las diferencias

La calidad no llega al nivel de la principal, exagerando en ocasiones los tonos más rojizos, pero hablamos de un paso adelante respecto al gran angular del G6 y, sobre todo, del que tenía el G5 en el que la diferencia de calidad entre las dos cámaras trasera era sideral. En el día a día vamos a poder fotografiar paisajes y monumentos de una manera distinta, sacrificando un poco la calidad y la realidad con el efecto ojo de pez mientras que gana como decimos en versatilidad.

En interiores o condiciones de poca luz el V30 se defiende notablemente, sin llegar a desentonar demasiado frente a sus rivales directos. Eso sí, esperábamos más con la amplísima apertura (f/1.6) que en principio debería servir para permitir capturar mejor la luz en estas condiciones. La exposición y la reproducción de colores es buena con las dos cámaras, pero el nivel de detalle baja a medida que vamos disminuyendo la luz, sobre todo en las partes más oscuras de la escena.

Galería de fotosFotografías con la cámara del LG V30ver las 51 fotos

Hasta aquí, por tanto, podríamos decir que la cámara del LG V30 se defiende bien frente al iPhone X, Samsung Galaxy Note 8, Huawei Mate 10 o Google Pixel 2 XL. En lo que sale perdiendo en la comparativa es en la cámara frontal para selfies, que tiene una resolución significativamente baja (5 megapíxeles) ofreciendo resultados correctos pero no deslumbrantes, por mucho que tengamos la opción de ampliar el ángulo de visión para que quepan más personas en la foto.

El panorama cambia radicalmente a la hora de hablar de los controles manuales. Además de poder disparar en RAW contamos con una función denominada Graphy, que permite tomar los parámetros de iluminación, exposición o enfoque de una serie de fotografías de referencia. O podemos seleccionar una que nos guste (ya sea nuestra o publicada en Internet) para que el sistema intente replicar su estilo en nuestro siguiente disparo.

Las opciones son todavía mayores en el apartado de vídeo. Y es que el LG V30 es uno de los mejores móviles para grabar vídeo que hemos probado nunca. La calidad es sobresaliente, aunque de nuevo con el modo automático no podemos decir que esté por encima del resto de smartphones, y ni siquiera tenemos la opción de grabar a 60 fps en 4K como en el iPhone X, pero los controles manuales lo convierten en un dispositivo único. 

Por un lado tenemos el modo Cine Video, un apartado en el que la cámara realiza diferentes configuraciones de color para darle un toque a nuestros vídeos único, tomando como referencia la géneros y recursos del mundo del cine. Podemos grabar una escena como si estuviéramos en una película en blanco y negro, aplicando un efecto de nostalgia o de suspense o emulando flash backs, entre otras opciones.

Además el zoom selectivo nos permite acercar o alejar la parte de la escena que nosotros queramos, sin que obligatoriamente sea la parte central, otro punto que favorece la creatividad a la hora de grabar. Y para los creadores tenemos la función CineLog, que incorpora la curva gamma en la grabación para aportar una mayor riqueza cromática de cara a la postproducción. Y como regalo la opción de grabar en 4K HDR.

En definitiva el resumen de la cámara del LG V30 parece bastante claro: no estamos ante el mejor móvil para hacer fotografías de retrato, ni para imágenes nocturnas ni selfies, pero estamos ante un smartphone que por lo general vamos a hacer unas fotos de muy buena calidad y, además, tenemos unos extras que no encontramos en la mayoría de móviles de la competencia, algo que se hace especialmente patente a la hora de grabar vídeo.

Sonido Hi-Fi muy por delante de sus rivales

Llegamos a uno de los apartados más especiales de la review del LG V30, que según las especificaciones se perfila como uno de los mejores móviles para escuchar música gracias a su Quad DAC de alta calidad. Pero vayamos por partes.

El sonido ha sido durante años el hermano pobre en el universo de los smartphones. Los fabricantes han dedicado todos sus esfuerzos, inversiones e innovaciones a otros apartados, especialmente pantalla y cámara, donde hemos visto avances muy significativos a lo largo de los últimos cuatro años.

Para un amante de la música como el que escribe estas líneas el sonido es uno de los elementos más importantes a la hora de elegir un smartphone, entre otras cosas porque somos muchos los que lo utilizamos como reproductor de nuestras canciones de música favoritas, para escuchar podcasts o radio FM o -también- para escuchar los vídeos, series y películas de apps como Netflix o YouTube.

Desde sus orígenes la línea 'V' de LG se propuso ofrecer una solución para todos aquellos que buscan un sonido de la más alta calidad posible. Y de hecho ha sido una de las razones de su éxito en el mercado surcoreano donde se consume tanto contenido multimedia. Y por supuesto contamos con conector jack para auriculares.

Para hablar de sonido debemos diferenciar dos cosas. Por un lado cómo suenan los altavoces y, por otro, la experiencia a la hora de utilizar auriculares. Y ojo porque no son todo buenas noticias: en este LG V30 echamos (mucho) en falta unos altavoces estéreo, ya que en este apartado no destaca frente a la competencia.

Otra historia bien diferente es si utilizamos auriculares, sobre todo si son de alta calidad como éstos. Claro que si no los tienes no hay problema: en la caja de venta del teléfono se incluyen unos cascos B&O de buen nivel, valorados por LG en 150 euros.

A más de uno le sorprenderá leer que los seres humanos no tenemos la capacidad de escuchar la señal digital de los archivos de audio que se reproducen en nuestros dispositivos. Más que nada porque está compuesta por ceros y unos, así que es necesario que "algo" transforme esa serie de números en pulsos electromagnéticos, vibraciones, que ya sí somos capaces de percibir con nuestros oídos.

Ese "algo" recibe por nombre conversor de señal digital a analógica, DAC por sus siglas en inglés, y se puede encontrar tanto en teléfonos móviles como en ordenadores, televisores, reproductores de música portátil e incluso en los auriculares o altavoces que pueden reproducir música de manera autónoma. 

Esa señal sale a través del conector para los auriculares (sea con un jack tradicional de 3,5 mm o por medio de un conversor USB-C, que integra su propio DAC) para que podamos distinguir entre la Sinfonía n.º 40 en sol menor, el "Despacito" de Luis Fonsi o tu podcast favorito.

¿Qué tiene de especial el LG V30? Normalmente los móviles utilizan un DAC más o menos convencional que facilita Qualcomm junto a sus procesadores Snapdragon. En este móvil, sin embargo, tenemos una solución personalizada (SABRE ES9218P) fabricada por una marca de referencia en la materia (ESS).

De hecho, no hablamos de un solo DAC sino de un sistema cuádruple en un único chip (por eso LG habla de Quad DAC) que según el fabricante ofrece un sonido un 50% más nitido que cualquier DAC convencional, con una tasa de distorsión (THD) por debajo del 0,0002 por ciento.

A lo largo de esta review del LG V30 hemos comprobado que estamos ante el mejor móvil para escuchar música del mercado, muy por encima de sus rivales más directos. Se nota en los matices, en unos graves muy profundos y unos agudos muy bien definidos, sobre todo si lo exprimimos al máximo con unos auriculares de alta impedancia.

La potencia es muy alta -superior por ejemplo a la del V10- sin que la calidad baje significativamente en los volúmenes más altos, algo que tiene que ver con el amplificador integrado en el Quad DAC de ESS. Contamos con 75 etapas de sonido que podemos exprimir sobremanera con unos cascos con una impedancia alta (por encima de los 50 Ohmios), aunque es desaconsejable poner el volumen al máximo durante mucho tiempo por motivos de salud.

Además este LG V30 viene con una serie de filtros digitales (más habituales en dispositivos de alta fidelidad) que sirven para ajustar el perfil de sonido modificando la respuesta de impulso pre y post-tono como puedes ver a continuación. Por ejemplo puedes seleccionar filtro corto cuando estás en la calle para aislarte mejor del exterior y el nítido si lo usas en casa

Igualmente, tenemos varios presets de ecualización para ajustar el perfil de sonido a lo que queremos en cada momento, algo fundamental para los amantes de la música ya que no todos los géneros deberían sonar igual: a veces nos interesará reforzar el peso de los graves y en otros subrayar el sonido acústico de un directo. 

Los más audófilos saben bien que la máxima calidad a nivel de sonido se consigue siempre mediante cable, pero es verdad que la tecnología inalámbrica ha ganado adeptos en los últimos tiempos y también ha evolucionado significativamente ya que hasta hace bien poco escuchar música vía Bluetooth era sinónimo de calidad mediocre.

Esto ha cambiado, entre otras cosas, con el desarrollo por parte de Qualcomm del códec aptX y de su variante aptX HD que encontramos en este LG V30, capaz de reproducir vía inalámbrica archivos en alta resolución (24 bit, 48 kHz) para una experiencia acústica siempre sobresaliente.

Eso sí, para poder escuchar nuestras canciones favoritas con este nivel de calidad necesitaremos que el otro dispositivo (ya sean unos auriculares inalámbricos o unos altavoces Bluetooth) también sean compatibles con este códec, algo que a día de hoy limita bastante el abanico de posibilidades.

Por otro lado el LG V30 también destaca en la grabación de sonido, un apartado en el que ya brillaban anteriormente el LG V20 o el LG G6. En este caso podremos utilizar el receptor de audio del teléfono como un micrófono para grabar archivos de sonido con mayor rango dinámico para captar con más nitidez todo tipo de sonidos.

Claro que la gran innovación de este LG V30 a nivel de sonido pasa por la integración de la tecnología MQA, unas siglas que se traducen como "calidad máster autentificada" y que en pocas palabras es un método de almacenamiento digital que permite tener archivos con una calidad de sonido extraordinaria con un peso bastante ligero, una compresión sin pérdida que se puede integrar en archivos FLAC, AIFF o WAV.

Esta tecnología será fundamental para que plataformas de streaming como Spotify puedan ofrecer música con un nivel de calidad cercano al original sin tener que invertir (más) millones en soluciones de almacenamiento en la nube. La mala noticia es que, por ahora, apenas existe soporte.

¿Cómo escuchar música MQA en el LG V30? De momento la única solución consiste en comprar y descargar los archivos desde plataformas (muy) especializadas. Tidal, una alternativa a Spotify para los amantes del sonido Hi-Fi, ya ofrece algunos álbumes con esta tecnología en su plataforma, pero de momento solo están disponibles en su aplicación de escritorio y no en la app disponible para Android. Veremos si LG "aprieta" para que los usuarios puedan sacarle partido a esta tecnología.

Batería y conectividad

La batería del LG V30 ya no es extraíble como sucedía en la anterior generación, pero gana en capacidad gracias a sus 3.300 miliamperios (mAh) y funcionalidad al ser compatible con la carga inalámbrica, que es más rápida en este terminal gracias a la tecnología EPP.

A lo largo de los últimos meses hemos hablado muy bien de la eficiencia del procesador Qualcomm Snapdragon 835, que trabaja bien tanto en momentos de uso intensivo como cuando no lo estamos utilizando, algo fundamental para presumir de autonomía.

El LG G6 tenía la misma capacidad a nivel de batería y, aunque mejoraba a sus predecesores, no destacaba precisamente para bien en este apartado. Con este LG V30 vemos otro claro paso adelante en la buena dirección, lo que permitirá a la inmensa mayoría de los usuarios llegar al final del día con una sola carga, superando las 5 horas de pantalla. Eso sí, de nuevo no podemos decir que es el líder en su categoría.

Otro punto a tener en cuenta es que contamos con la tecnología de carga rápida (Quick Charge 3.0) con la que hemos conseguido recuperar el 40% de la batería en 30 minutos y alrededor del 70% en una hora. Y tenemos un cargador compatible en la caja, algo que no sucede con el último smartphone de Apple.

¿Qué es Galileo y cómo va a revolucionar nuestros smartphones?

A nivel de conectividad contamos con el paquete premium: LTE Cat 16, por lo que está preparado para ofrecer velocidades de descarga de hasta 1024 Mbps que a día de hoy son prácticamente imposibles de alcanzar con las redes 4G; soporte para WiFi ac y doble banda; Bluetooth 5.0 con compatibilidad con aptX HD para reproducción de música a la más alta calidad; NFC; integración de sistemas GPS, GLONASS y GALILEO; y USB C 3.1.

Además tenemos sintonizador de radio FM en este LG V30, una característica que puede pasar desapercibida pero que para muchos es fundamental: ahí no tiene rival ya que ni el Samsung Galaxy Note 8 ni el S8/S8+, ni Huawei Mate 10 ni iPhone X ni Google Pixel 2 XL ni OnePlus 5T peuden presumir de ofrecerla al usuario. Solo echamos de menos el puerto infrarrojos que tenían tanto el V20 como el V10.

Precio y conclusión

Llega el último pero con mucho que decir este LG V30, un móvil pensado para los usuarios más creativos que gana en las distancias cortas. A lo largo de este análisis hemos repasado sus principales características y funcionalidades: en nuestra opinión se trata de uno de los smartphones más divertidos de utilizar de este 2017.

Tiene un diseño que no tiene absolutamente nada que envidiar al iPhone X o a los últimos teléfonos de Samsung: si te gustan los móviles con grandes pantallas este V30 te sorprenderá para bien por sus comedidas dimensiones, su escaso peso y grosor. En la mano se siente como un terminal de altísima gama y, además, su cámara trasera sobresale lo justo para evitar que no se tambalee al colocarlo sobre una mesa. De diez.

La pantalla OLED es espectacular para reproducir vídeos, series o películas. Es cierto que tiende al azul (al menos en la unidad que nosotros hemos probado) y sus ángulos de visión no son los mejores del mercado, pero ambos problemas no son exclusivos de este terminal, sino que son un poco más evidentes. Si tienes dudas lo mejor es comprobarlo en persona: nosotros estamos acostumbrados a trabajar con varios móviles al mismo tiempo y al compararlos las diferencias son más evidentes.

La cámara de fotos no es la mejor que hemos visto este año en términos de calidad -especialmente en condiciones difíciles y la cámara frontal para selfies- aunque sí lo es si hablamos de posibilidades. Una auténtica delicia si acostumbras a grabar vídeo con todas las opciones manuales que incorpora. Y tampoco tiene rival a la hora de reproducir música si sueles hacerlo con auriculares.

Los mejores móviles Android de 2017

El nivel de rendimiento también llega al sobresaliente, aunque no es lo que más nos ha sorprendido a la hora de hacer la review después de haber bregado con un buen número de terminales que compartían muchas especificaciones con éste. La batería tampoco es su gran fuerte, pero sí mejora bastante respecto a anteriores generaciones e incluye carga inalámbrica.

Dicho todo esto el precio oficial del LG V30, disponible a partir del 15 de diciembre, se sitúa en los 899 euros, una cifra bastante elevada con la que parece tendrá difícil hacerse hueco en el mercado. Máxime con todos sus rivales ya en las estanterías de las principales tiendas. Lo que nos queda claro es que tiene argumentos de sobra para enamorar.

Nuestra valoración

  • Diseño1010/10
  • Pantalla99/10
  • Hardware1010/10
  • Software88/10
  • Cámara99/10
  • Batería88/10
  • Conectividad1010/10
  • Calidad/precio88/10