Nokia Lumia 930: El mejor Windows Phone hasta la fecha

Nokia Lumia 930

Lo mejor

  • Pantalla
  • Manejo muy fluido
  • Cámara en exteriores
  • Batería

Lo peor

  • Diseño algo tosco
  • Se calienta bastante
  • Ruido en la cámara
  • Tienda de aplicaciones
  • Precio
 Lumia 930

Lumia 930 Nokia

Nota de análisis

83
  • Especificaciones

    Sistema operativo Windows 8.1
    Tamaño 5.0 pulgadas
    Resolución 1920 x 1080
    Cámaras 20.0/1.2 mpx
    Capacidad 2420 mAh
    Memoria Interna 32 GB
Diseño

Con su nuevo buque insignia Nokia no ha querido desviarse en exceso de la línea de diseño por la que apostó desde sus inicios en la gran mayoría de modelos de su gama Lumia, aunque si se aprecian pequeñas modificaciones que hacen a este Lumia 930 ligeramente distinto a lo visto con anterioridad.

El Nokia Lumia 930 está fabricado en una única pieza de aluminio que hace que sobre la mano resulte un terminal sólido y muy robusto, aunque también excesivamente pesado.

Sus 166 gramos de peso lo sitúan algo por encima de la media dentro de la gama alta –por ejemplo, es 21 gramos más pesado que el Samsung Galaxy S5–. La sensación es que si se te cae al suelo, es más probable que se rompa éste, que el teléfono.

Algo que, pensándolo bien y viendo la fragilidad de algunos modelos dentro de su gama de precio, no es ni mucho menos negativo.

Aunque se trata de un diseño unibody en el que no tenemos acceso directo a la batería, Nokia ha decido pegar una hoja de policarbonato en la parte trasera del Nokia Lumia 930. Disponible en varios colores sirve, además de para no pasar desapercibido, para deslucir la sensación general del terminal.

Su diseño es demasiado tosco –algunos lo llaman “ladrillo”– y pese a no poder decir que se trate de un smartphone feo, tampoco es paradigma de la sofisticación y el refinamiento.

Unas líneas más redondeadas en el bisel y unas esquinas menos angulosas hubieran ayudado a mejorar su aspecto, además de un pequeño lifting. Y es que sus 9,8 milímetros de grosor, resultan escandalosos dentro de la élite actual, donde sólo los más delgados y ligeros se llevan todas las miradas.

La primera conclusión es que el Nokia Lumia 930 destaca por su excelente construcción, que lo convierte seguramente en uno de los modelos más sólidos y resistentes dentro de la gama alta, pero su diseño y acabado final, hacen que no se perciba como un modelo del segmento Premium, acercándolo en este aspecto a una gama media que no le corresponde por precio y prestaciones.

Controles y conexiones físicas

En la parte trasera, centrada como suele ser habitual, nos encontramos con la cámara principal con flash dual LED –de la que hablaremos más delante–, la salida del altavoz y dos pequeños orificios, uno a cada extremo, que no son otra cosa que dos de los cuatro micrófonos –los otros dos están en el frontal– de los que dispone este Nokia Lumia 930.

En el lado derecho se encuentran los tres tradicionales botones físicos para encendido/apagado/bloqueo, el control de volumen/zoom y el botón dedicado al obturador de la cámara.

Su respuesta es buena, aunque tienen el inconveniente de estar demasiado expuestos, lo que provoca que sean fáciles de presionar de forma accidental, sobre todo cuando llevas el terminal en el bolsillo.

En la zona superior está ubicada la salida de auriculares –totalmente centrada– y junto a ésta, la ranura para la tarjeta Nano SIM, que utiliza el sistema de bandeja pero prescinde del típico pincho de extracción, ya que puede sacarse de forma sencilla introduciendo la uña.

Por último, el conector de carga y datos Micro USB lo encontramos en el parte inferior pero ¿dónde está la ranura para tarjetas microSD? Simplemente no existe, Nokia y Microsoft confían en que los 32 GB de almacenamiento interno (25,88 GB reales) junto a los 15 GB gratuitos en OneDrive sean suficientes.

Personalmente pienso que hubiera sido más acertado la tarjeta microSD, ya que facilita el acceso y la manipulación de los contenidos.

Para cabar con los controles y ranuras, bajo la pantalla posicionan los tres botones habituales de todos los Windows Phone: retroceso, home y búsqueda, que en el Lumia 930 no están integrados en la pantalla como en otros modelos de la gama, sino que se sitúan debajo de la misma.

Pantalla

La pantalla, junto a su cámara principal, es sin lugar a dudas la gran protagonista de este smartphone Windows Phone alta gama.

Cierto es que podía haber estado mejor integrada con un marco más reducido, lo que hubiera servido también para disminuir las dimensiones del terminal. Pero, sinceramente, una vez que la pruebas, da lo mismo. Sin riesgo a equivocarme, estamos ante una de las mejores pantallas que han pasado por el laboratorio de Computerhoy.com. 

Con una diagonal de 5 pulgadas, cuenta con un panel AMOLED con tecnología ClearBlack y tiene una resolución de FULL HD de 1.920x1.080 píxeles (441 ppp).

Está cubierta con una capa de cristal Corning Gorilla Glass 3 ligeramente curvado el los bordes, a modo de burbuja protectora, propensa a los reflejos aunque eficaz contras las huellas.

El resultado es una pantalla sin fisuras, que ofrece imágenes definidas llenas de detalles, con un amplio ángulo de visión y que puede utilizarse en cualquier situación –incluso con luz solar– gracias a su excelente nivel de brillo y contraste, algo a lo que también ayudan los intensos colores de las tiles de Windows Phone y el fondo negro de sus menús de configuración.

Un aspecto que en apariencia podría defraudar, es que Windows Phone 8.1 sólo disponga de cuatro perfiles de brillo: automático, bajo, medio y alto, pero son más que suficientes dado el buen hacer de la pantalla.

Además se compensa con las completas opciones de configuración de pantalla disponibles, que permiten ajustar el perfil de color y brillo de forma individual, algo que en iOS o Android es mucho más limitado.

Cámara

La segunda piedra angular de este Nokia Lumia 930 es su cámara principal, con sensor PureView de 1/2,5 pulgadas (ligeramente mayor que el del Samsung Galaxy S5, pero más pequeño que el de LG G3, Sony Xperia Z2 o HTC One M8, por ejemplo) y 20 megapíxeles de resolución, combinado con una óptica Carl ZEISS f/2.4 con una distancia focal fija de 26 mm, estabilizador óptico de imagen y flash Dual LED. Es decir, la misma configuración de cámara que ya pudimos ver el Nokia Lumia 1520.

Para alcanzar la máxima resolución de imagen disponible, 19 megapíxeles, deberemos seleccionar el formato 4:3, ya que para imágenes 16:9 la máxima resolución disponible sólo alcanza los 16 megapíxeles.

En este aspecto las opciones son muy reducidas ya que sólo es posible optar por imágenes de 5 MPX, o una combinación que captura de forma simultánea una fotografía de 5 MPX junto a otra en la máxima resolución, ya sea en formato JPEG o DNG (RAW encapsulado para que sea compatible con la mayoría de programas de edición de imágenes).

De esta forma tendremos una imagen más pequeña ­–aproximadamente 1,5 MB– para ver en pantalla y compartir en redes sociales, y otra de mayor tamaño y calidad para guardar, que sólo estará disponible desde el ordenador.

Aunque cuidado, las imágenes en RAW superan ampliamente los 20 MB, algo que choca de forma frontal con nuestra limitada capacidad de almacenamiento no ampliable con tarjetas microSD.

La contrapartida positiva, es que las imágenes en el ordenador siempre tendrán un plus de calidad sobre las que vemos en la pantalla del smartphone.

Al igual que en otros modelos de la gama Lumia, Nokia pone a nuestra disposición el entorno de cámara más profesional dentro de un smartphone, aunque tampoco esperes milagros.

La interfaz Nokia Pro Camera deja para la app de edición los filtros en vivo tan abundantes en la actualidad en favor de una interfaz, a priori más simple, pero que ofrece una mayor control al usuario, ya que podemos, además de establecer el balance de blancos, controlar parámetros como el ISO (100-4000), el tiempo de exposición, la compensación de la exposición, e incluso, control del horquillado y enfoque manual.

El resultado se resume en un excelente comportamiento en exteriores bien iluminados, sobre todo en escenas estáticas ya que el enfoque, incluso con buena iluminación, resulta muy errático y lento, lo que hace que el Nokia Lumia 930 “pinche” en las escenas en movimiento.

En general las imágenes destacan por su fidelidad de color y alto nivel de contraste, además de por su buena definición de detalles.

En interiores con luz artificial y escenas nocturnas, la cosa cambia ligeramente.

Pese a que es sencillo sacar luz de donde no la hay gracias al uso de los controles manuales –ISO y tiempo de exposición–, aparece rápidamente un invitado no deseado como es el ruido, visible en cuanto la luz ambiental empieza a decaer.

Por suerte, es muy asumible hasta niveles de iluminación moderamente bajos. Es decir, hay ruido desde prácticamente el primer momento, pero tarda en resultar muy molesto. Siempre teniendo en cuenta, claro está, que estamos analizando la cámara de un smartphone.

Analizando ambos aspectos, la conclusión es que la cámara del Nokia Lumia 930 merece mucho la pena, tal vez no roza una altura tan alta como para convertirse en el smartphone para fotógrafos que Nokia nos quiere hacer ver, pero si que planta cara, e incluso supera, a la mayoría de sus competidores en la gama alta.

Vídeo

Además de imágenes fijas, el Nokia Lumia 930 permite grabar vídeo en resolución a 1080p o 720p a 24, 25 o 30 fps con una buena calidad, permitiendo configurar el balance de blancos y el enfoque en tiempo real. Aunque uno de los aspectos más destacados y diferenciadores, es su calidad de sonido gracias a los dos micrófonos frontales que localizan y persiguen la fuente de sonido.

Dispone además de grabación de sonido en Dolby Digital Plus 5.1 y un filtro especial para graves que permite eliminar los sonidos fuertes en dos niveles (100 y 200 Hz). 

Rendimiento

En lo que se refiere a especificaciones técnicas este Nokia Lumia 930 no desmerece en absoluto frente a otras alternativas de precio similar y sistema operativo Android. Incorpora procesador de última generación Qualcomm MSM8974 Snapdragon 800 a 2.2 GHz Krait 400, con 2 GB de RAM y GPU Adreno 330.

Una configuración sobrada para mover con total fluidez un sistema como Windows Phone 8.1, cuyos requerimientos están muy por debajo de la mayoría de versiones de Android y sus pesadas capas de software personalizadas. Aunque es importante indicar que si se le “aprietan un poco las tuercas” se calienta una barbaridad.

El Nokia Lumia 930 ejecuta sin problemas los juegos y aplicaciones más complejos que podemos encontrar en la tienda de aplicaciones de Windows Phone, como Asphalt 8:Airbone o GT Racing 2, y asegura un buen recorrido en el corto y medio plazo.

Como siempre ocurre con Windows Phone, resulta complicado encontrar una forma tangible de comparar sus fuerzas con otras plataformas, ya que los benchmark más populares no disponen de versión para Windows Phone.

Como referencia en Basemark OS II, obtiene una puntuación de 1047 puntos que lo posicionan por encima de Google Nexus 5, Apple iPad Air WiFi, Sony Xperia Z1 o iPhone 5S. Como orientación, el Sony Xperia Z2 logra 1225 puntos en este mismo test.

Software

Nokia Lumia 930 es uno de los primeros modelos en incorporar de serie Windows Phone 8.1, la nueva versión del sistema operativo móvil de Microsoft que ha supuesto, por fin, un verdadero salto de calidad en una plataforma estancada prácticamente desde su lanzamiento.

Notificaciones (que no se muestran en pantalla bloqueada), accesos directos personalizados y una nueva pantalla principal más accesible y configurable, junto a un nuevo teclado tipo swype con texto predictivo y recomendaciones –­–que funciona realmente bien–, son algunas de sus muchas novedades que ya pudimos analizar en el momento de su presentación.

Todas las novedades de Windows Phone 8.1

Nokia por su parte incorpora su propia batería de aplicaciones entre las que destacan Here Maps y Here Drive+. Ambas ahora son gratuitas para los usuarios de Windows Phone 8.1 y permite descargar y consultan offline los mapas de todo el mundo y utilizar el dispositivo como navegador GPSincluso sin necesidad de conexión.

Además, destaca el completo editor de imágenes Nokia Creative Studio con el que podemos aplicar filtros, desenfocar, corregir parámetros, resaltar colores etc. en cualquier imagen. Nokia Mix Radio, una excelente plataforma de música online, o Nokia Beamer, que permite visualizar la pantalla del Smartphone en cualquier ordenador o tablet simplemente agitándolo.

Los cambios en el sistema, junto a los extras aportados por Nokia, crean un conjunto estable y funcional que sigue haciendo aguas por el mismo lugar… la tienda de aplicaciones.

Por mucho que ya se contabilicen más de 140.000 aplicaciones disponibles, el nivel de calidad sigue siendo muy bajo y se echan en falta multitud de aplicaciones.

Lo que deja a las claras que los desarrolladores continúan teniendo como prioridad otras plataformas como Android, por sus volumen y visibilidad, e iOS por los beneficios económicos que aporta su perfil de usuario.

En la tienda de Windows Phone, no sólo las aplicaciones siguen llegando tarde, cuando lo hacen, además no son comparables en calidad con las versiones en Android o iOS.

Parecen más “cutres”, peor acabadas, y se actualizan con mucha menor frecuencia. Guste o no, esto es así y hasta que no se solucione, Windows Phone no podrá despegar.

Pese a la buena calidad demostrada por terminales como este Nokia Lumia 930. A día de hoy, nada justifica el salto desde Android –que por tratarse de un perfil de usuario más segmentado es el que más  podría encajar– a Windows Phone.

Lo que sigue dejando al sistema de Microsoft como opción para aquellos que buscan un primer smartphone y personas con pocas inquietudes tecnológicas. Una pena, porque tras su actualización Windows Phone ha mejorado, y mucho.

Autonomía y conectividad

El Nokia Lumia 930 cuenta con una batería no extraíble de 2.420 mAh que junto a los bajos requerimientos energéticos de la pantalla AMOLED, permite que con un uso normal alcanzar el día y medio de duración, llegando a aguantar el día completo con un uso bastante intensivo, algo que actualmente no está al alcance de muchos modelos de gama alta.

En cuanto a conectividad inalámbrica y red, incorpora Bluetooth en su versión 4.0, WiFi 802.11 a/b/g/n/ac, NFC y acceso a redes LTE 4G hasta 150 MBps, además de GPRS y 3G. Como curiosidad indicar que es de los pocos modelos, incluso de gama baja, que no incluye auriculares en su caja, aunque es compatible con carga inalámbrica Qi.

También nos hemos entretenido charlando con Coarta, el asistente personal por voz de Windows Phone 8.1.

Para ello tuvimos que cambiar la región y el idioma del sistema a inglés USA, ya que todavía no está en español, y esperar la larga descarga del paquete de idioma.

De momento no hemos visto muchas diferencias con Siri de Apple, aunque apunta buenas maneras y un buen sentido del humor. De toda formas habrá que esperar a que esté disponible en castellano para ver hasta dónde es capaz de llegar.

Conclusión

El Nokia Lumia 930 es el smartphone Windows Phone más completo hasta la fecha. La calidad de sus materiales y su excelente rendimiento podrían permitirle competir cara a cara con los modelos punteros con sistema operativo Android.

Lamentablemente la cámara nos ha dejado luces y sombras, tal vez nuestras expectativas eran demasiado altas, y pese a las mejoras evidentes aportadas por la nueva versión de Windows Phone y los interesantes extras aportados por Nokia, como los mapas gratis. El lastre de la tienda de aplicaciones sigue siendo demasiado pesado para el despegue definitivo de la gama alta de Nokia. Y es que 599 euros son muchos euros, sobre todo si le sumamos la frustración de no poder disfrutar de lo mismo que otros, que invirtieron mucho menos, si tienen.

Nuestra valoración

  • Diseño55/10
  • Pantalla1010/10
  • Hardware88/10
  • Software88/10
  • Cámara77/10
  • Batería99/10
  • Conectividad99/10
  • Calidad/precio66/10