Skip to main content

Hisense ULED U8QF, análisis y opinión

Hisense  ULED U8QF
R.Andrés

Lo mejor

  • Brillo
  • Soporte HDR10+ y Dolby Vision
  • Sonido con Dolby Atmos
  • Relación calidad precio

Lo peor

  • Escalado y SDR
  • Procesado de movimientos
  • Sin Disney+ o HBO
  • Sin HDMI 2.1

12/10/2020 - 11:10

Tras pasar algunos días probando a fondo las prestaciones del Hisense ULED U8QF te traemos un análisis del nuevo televisor de gama alta de Hisense para 2020.

Hacerse un hueco en un sector tan especializado como el de los televisores no es una tarea sencilla, más aún si tu marca no es reconocible por el gran público. En ese caso, la mejor alternativa es ir apelando al bolsillo de los usuarios con televisores con una relación calidad precio imbatible.

Y precisamente esa ha sido la estrategia de Hisense durante los últimos años. No obstante, a medida que la marca china ha ido ganando renombre, ha ido subiendo las prestaciones y calidad de sus productos, logrando posicionarlos como una alternativa real a los televisores de gama media de los principales fabricantes.

Con el Hisense ULED U8QF, la marca china toma una posición de fuerza y se muestra como un fabricante con un producto sólido que ofrece prestaciones de gama alta, por un precio muy contenido. Sirva de referencia que el Hisense ULED U8QF de 65 pulgadas que nos disponemos a analizar tiene un precio de unos 1.355 euros. ¿Merecerá la pena? ¡Te lo descubrimos!

  TV Hisense H50U7B
Dimensiones 145,2 x 93,4 x 37,8 cm (con peana) | 145,2 x 86,2 x 8,9 cm (sin peana)
Peso 24,8 Kg (con peana) | 27, 3 Kg (sin peana)
Tipo de pantalla LCD LED VA 8 bits + FRC
Tamaño de pantalla 64,6"
Resolución de pantalla 3.840 x 2.160 px
Relación de aspecto 16:9
Procesador de imagen Hi-View Pro Engine
Formatos HDR Dolby visión | HDR10 | HDR10+ | HLG
Cámara / control por gestos y voz Control de voz integrado en el mando
Soporte wifi / DLNA
Integración domótica Alexa
Conexiones 4 x HDMI 2.0 (1x ARC) | 1 x Óptica | 1 x LAN | 3 x USB (2x USB 2.0) | 1 x Minijack | Wi-Fi ac y Bluetooth
Sonido 2 x 10 W | Dolby Atmos
Precio 1.355 euros en Amazon

Análisis del Hisense ULED U8QF por apartados:

Materiales sólidos y máximo protagonismo a la pantalla

Los fabricantes acostumbran a cuidar mucho la estética de sus televisores ya que son dispositivos que deben integrarse en salones y entornos con una determinada decoración, por lo que acostumbran a ser conservadores con el aspecto de sus televisores.

Hisense  ULED U8QF
R.Andrés

En el caso del Hisense ULED U8QF de 65 pulgadas que estamos analizando nos encontramos ante un televisor que, a pesar de su considerable tamaño, conserva una línea discreta en la que el frontal se lleva todo el protagonismo.

En primer lugar, el cristal de la pantalla no está engarzado en ningún tipo de marco sino que descansa plano sobre una base metálica ligeramente más grande que muestra una línea cromada en el borde.

 

 

En la parte inferior del panel se descuelga la barra de sonido integrada cubierta por una tela acústica de color negro. El sonido de este Hisense ULED U8QF ha sido ajustado por JBL que deja su sello en una pequeña insignia en el extremo izquierdo de la barra, mientras que el centro queda reservado para el logotipo del fabricante.

El acabado general del frontal del televisor es gris oscuro metalizado que le confiere un aspecto moderno y elegante que se corresponde con lo esperable del televisor más top de Hisense para 2020.

Hisense  ULED U8QF
R.Andrés

El televisor se asienta sobre un pie central en forma de "V" que proporciona un soporte sólido incluso con unas dimensiones tan impresionantes como las que luce el Hisense ULED U8QF. A pesar de tamaño, el reparto de pesos que soporta el pie hace que no ocupe demasiado espacio en el mueble.

El montaje de este pie central es muy sencillo y basta con unir las tres partes que lo forman con unos tornillos, para después instalar el pie en la trasera del televisor con cuatro tornillos más. Una operación que se solventa en apenas 3 minutos, pero que dado el volumen del televisor requerirá de dos personas.

Si nos vamos a la parte trasera salta a la vista que su grosor es muy superior al de las pantallas OLED e incluso más que los televisores que montan sistemas de iluminación EDGE LED.

Hisense  ULED U8QF
R.Andrés

Esto es debido a su tecnología Full Array Local Dimming (FALD) que dispone una matriz de luces LED en la trasera del televisor que proyectan la luz directamente sobre el panel, haciendo un control de la luz mucho más preciso.

Este grosor tendrá un impacto mayor si el televisor va a ir montado en la pared en un soporte VESA de 400x400, pero es un bajo precio a pagar por la considerable mejora en la calidad de imagen que proporciona esta tecnología.

Hisense  ULED U8QF
R.Andrés

La trasera del Hisense ULED U8QF tiene un diseño curvado hacia los laterales y la parte superior para tratar de minimizar el impacto visual de su grosor y está fabricada en un policarbonato que se aprecia de buena calidad. Toda la trasera luce un acabado con un patrón de cuadros que aligera la imponente presencia de una trasera homogénea de color negro.

Las conexiones están divididas en dos secciones. Un grupo situado en la esquina inferior derecha de la trasera, formado por el HDMI 4, la salida digital óptica y el puerto Ethernet; mientras que el otro grupo queda perfectamente accesible desde el lateral dejando vía libre a una ranura CI, conectores de RF duales, dos puertos USB 2.0 y las tres entradas HDMI 2.0b restantes entre las que se encuentra el único puerto HDMI con ARC. 

Hisense  ULED U8QF
R.Andrés

Tampoco faltan las conexiones inalámbricas de la mano de Bluetooth y Wi-Fi ac de doble banda.

Una ranura en el cuarto inferior recorre la trasera de lado a lado para acomodar en ella la gestión de cables que van desde los conectores y la toma de alimentación a la parte trasera del pie, que a su vez cuenta con una tapa de plástico que ayuda a canalizar esos cables hasta la parte trasera del mueble, evitando así que se vea ningún cable al mirar el televisor desde el frontal.

El mando a distancia del Hisense ULED U8QF es el habitual de la marca que ya pudimos ver en otros modelos anteriores, cuyo tacto no termina de acompañar al diseño elegante y de calidad que transmite el televisor.

Con un diseño extremadamente delgado, los botones de plástico del mando tienden a juntarse en exceso estando literalmente pegados unos a otros y con un tamaño poco apto para personas con las manos grandes.

Su distribución está diferenciada en tres zonas: la superior con las teclas numerales, la zona central con la cruceta de navegación y los controles de acceso, y la parte inferior con los controles de reproducción y acceso directo a Netflix, YouTube, Amazon Prime Video y Rakuten TV. Sin duda alguna todo un acierto de Hisense incorporar estos cuatro botones.

Hisense  ULED U8QF
R.Andrés

Justo encima de estos botones encontramos el botón que activa el micrófono para enviar comandos de voz al asistente Alexa integrado en el televisor con el que podrás controlar los parámetros básicos del televisor, así como información adicional.

Hisense ULED U8QF es un televisor que apunta maneras pero que, si lo comparas con los acabados de los televisores de gama alta de otras marcas, todavía se le aprecia ese regusto austero que encontramos en modelos de gama media como el Hisense H50U7B que ya analizamos en su día.

En HDR es excelente, en escalado y SDR va por libre

Llegamos a uno de los apartados más importantes para un televisor: el apartado en el que analizamos la calidad de imagen que ofrece el Hisense ULED U8QF.

Nos encontramos ante un impresionante panel de 65 pulgadas con resolución 4K UHD (3.840 x 2160 px) de 8 bits + FRC (Frame Rate Control) y soporte HDR10, HLG, HDR10+ y Dolby Vision.

Hisense  ULED U8QF
R.Andrés

La gran baza de este panel es la de incorporar un sistema Full Array Local Dimming (FALD) de 180 zonas en un televisor de 1.355 euros. Gracias a este sistema se controla mejor el sistema de iluminación evitando que la luz se disperse por todo el panel lavando los colores. De ese modo, la luz puede localizarse en los puntos más brillantes, mientras que el resto de la pantalla quedará atenuada para lograr unos negros más intensos.

Por lo general, los negros están bien logrados, aunque en ningún caso alcanzarán los niveles de los OLED. Sin embargo, hemos apreciado una atenuación local demasiado agresiva en determinadas escenas oscuras en las que se empastaban los negros eliminando todo rastro de detalle.

En nuestras pruebas hemos notado una falta de uniformidad en la iluminación al mostrar gamas de grises produciéndose el efecto de pantalla sucia, algo que no ha pasado en otros tonos mostrando una iluminación más uniforme.

Hisense  ULED U8QF
R.Andrés

El Hisense ULED U8QF incluye un filtro Quantum Dot Color que añade unas nanopartículas que atrapan la luz y la filtran intensificando su pureza de los colores. Esto, unido a un pico de hasta 1.000 nits con unos 600 nits de brillo sostenido hace posible la representación de contenidos en HDR con un gran impacto visual.

La calibración de colores es buena, siendo algo fría en el ajuste Estándar recomendado para programas de televisión, y muy acertada en los modos HDR10+ y Dolby Visión.

Resulta todo un espectáculo visual ver una serie con el colorido de Ratched de Netflix en HDR utilizando el perfil de color Dolby Visión diurno mostrando unos tonos de piel muy naturales al tiempo que destacan los coloridos uniformes.

Hisense  ULED U8QF
R.Andrés

Hasta este punto, en el que el contenido 4K en HDR es el protagonista, hemos visto un televisor ciertamente impresionante para su precio. Sin embargo, como si del Dr. Jekyll y mister Hyde se tratase, el televisor parece transformarse en otro muy distinto al escalar contenido de la TDT en HD a 4K o de fuentes con menor resolución.

Es en este punto, cuando el procesador de imagen Hi-View Engine debe actuar con intensidad para mejorar la nitidez y el tratamiento del color, donde más acusa la falta de optimización o rendimiento, siendo incapaz de procesar las imágenes para obtener un resultado nítido o exento de ruido y artefactos provocados por el escalado.

Hisense ULED U8QF
R.Andrés

Lo mismo sucede al aplicar el perfil de color los contenidos en SDR (Standar Dynamic Range), donde se elimina por completo toda la precisión de la colorimetría y aparecen colores empastados y poco definidos, así como negros muy poco definidos, que más parecen de un gris oscuro.

Tampoco nos ha convencido el procesado de movimiento, que apunta maneras, pero logra acertar en la proporción justa pasando de un procesador de movimiento muy fluido pensado para contenido en cine, a una nitidez extrema que provoca pequeños saltos provocados por el interpolado de fotogramas para simular una mayor tasa de refresco y aportar nitidez a costa del brillo general en la pantalla.

Hisense  ULED U8QF
R.Andrés

Los ángulos de visión de la pantalla tampoco son los mejores del mercado y a partir de unos 30° de inclinación empieza a apreciarse una pérdida de contraste, siendo especialmente notable en ángulos mayores, por lo que deberías tenerlo en cuenta si vas a verlo desde una determinada inclinación.

La falta de optimización del procesado de imagen en SDR, cuando es el procesador el que decide qué parámetros y ajustes debe aplicarse, y la precisión con la que muestra los contenidos en HDR con metadatos dinámicos (HDR10+ y Dolby Visión) que dictan al procesador cómo tiene que mostrar cada fotograma, hace que parezcan dos televisores distintos en función del tipo de contenido.

Por otro lado, Hisense ha perdido una oportunidad de oro al no integrar soporte HDMI 2.1, o algunas de sus características a este modelo de 2020, sobre todo teniendo en cuenta que en apenas unas semanas llega la nueva generación de consolas que requerirá un mayor ancho de banda en los datos del HDMI.

Hisense  ULED U8QF
R.Andrés

El Hisense ULED U8QF incorpora un modo Juego que desactiva todo el procesado aportando la latencia de entrada de solo 18 ms, lo cual lo convierten en un excelente televisor para conectarle una consola, pero pierde parte de las funciones estrella de las consolas como es la de mostrar contenido en 4K y 120 hz, con funciones de frecuencia variable (VRR o Variable Refresh Rate) y el control del modo de latencia ultra baja (Auto Low Latency Mode).

ViDAA U4 evoluciona, pero acusa muchas ausencias

Tras sus incursiones con Android TV, Hisense vuelve a confiar el control de la plataforma de entretenimiento y conectividad al sistema VIDAA U4 desarrollado por la propia marca.

Es una plataforma que ya habíamos probado en el Hisense H50U7B y se aprecia una sustancial mejora en términos de fluidez y navegación por los menús. En ese sentido, la experiencia de uso es impecable y resulta fácil moverse por los menús de configuración.

Se han añadido algunas funciones nuevas como VIDAA Free, un HUB de contenido destacado de las distintas plataformas de contenido online y canales que permite acceder al contenido con un solo clic.

Uno de los principales problemas de VIDAA es no contar con la presencia de algunas apps fundamentales en su tienda de aplicaciones como Apple TV Plus, Disney Plus o HBO. Esto lastrará mucho la experiencia de uso ya que los usuarios no podrán a esas plataformas desde el televisor.

Hisense  ULED U8QF
R.Andrés

También ha mejorado mucho la integración de los controles de voz, que en este, caso viene de la mano de Alexa. Esto permite convertir al Hisense ULED U8QF en el centro de control para tu hogar conectado dando órdenes desde el mando para activar distintas escenas creadas previamente.

Dolby Atmos en una pseudo-barra de sonido integrada

En el apartado del sonido, Hisense ha optado por prescindir de los altavoces traseros y proyectar el sonido directamente frente al espectador desde el frontal ubicando los altavoces alineados en la parte baja de la pantalla.

El sistema de sonido ha sido afinado por JBL y han hecho un trabajo realmente bueno con este sistema de sonido 2.0 con soporte para sonido envolvente Dolby Atmos.

Hisense  ULED U8QF
R.Andrés

Hablamos de un sistema de 10 W por canal entregando una potencia total de 20 W que ofrece una calidad de sonido por encima de la media. La experiencia sonora podría ser la equivalente a montar una barra de sonido de gama de entrada.

Con el modo de sonido adecuado, conseguimos crear una atmosfera sonora más dimensionada, aunque el sonido se mantiene entre el usuario y la pantalla y no se proyecta hacia el techo como sí pueden lograr las barras de sonido dedicadas.

Hisense  ULED U8QF
R.Andrés

Los diálogos quedan bien definidos y las escenas de acción muestran un cierto nivel de espaciado de audio, en parte gracias a las grandes dimensiones del televisor.

Hemos echado de menos el soporte para HDMI con retorno de audio mejorado ( eARC ) y en su lugar cuenta con un único puerto ARC básico. Esto significa que el televisor solo puede enviar audio Dolby Atmos comprimido a una fuente externa a través de HDMI a barras de sonido o amplificadores Home Cinema.

Un televisor perfecto para los muy cinéfilos, pero mejorable para ver la tele

Llegamos a la recta final de este análisis del Hisense ULED U8QF con la sensación de haber probado dos televisores distintos en función del contenido que vayas a ver de forma habitual.

Hisense  ULED U8QF
R.Andrés

Si los canales TDT de televisión son tu principal fuente de entretenimiento, y no acostumbras a ver contenidos en HDR, esta puede no ser la mejor elección para ti.

Según nuestra experiencia, el procesado que aplica al escalado a 4K de este tipo de contenidos no ofrece la calidad que cabe esperar de un televisor de gama alta de Hisense.

En cambio, si lo tuyo son las maratones de series y películas en Netflix en HDR y disfrutas de la TV online a demanda, el sentido de nuestra recomendación cambia diametralmente puesto que en este apartado el Hisense ULED U8QF ofrece un rendimiento sorprendente para un televisor que cuesta unos 1.355 euros.

En definitiva, el Hisense ULED U8Q es un caballo de batalla para ver contenidos en HDR brillantes y bien definidos obteniendo uno de los televisores con mejor relación calidad precio y con unas prestaciones más que decentes para conectarle una consola actual.