Skip to main content

Realme 6i, análisis y opinión

realme 6i

Lo mejor

  • Batería inagotable
  • Buen rendimiento
  • Precio imbatible
  • Interfaz muy personalizable

Lo peor

  • Materiales
  • Sonido
  • Grabación de vídeo solo 1080p30fps
  • Pantalla HD+

24/04/2020 - 08:33

Realme 6i es la propuesta de realme para aquellos usuarios que quieran disfrutar de un móvil con un buen rendimiento para juegos, pero no quieran invertir mucho dinero. ¿Merecerá la pena este realme 6i? Te lo contamos en este análisis.

Hace solo unas semanas que en realme se vestían de gala para presentar su nueva gama de smartphones asequibles para 2020 con los que demostraban sus intenciones de ponerles las cosas difíciles a marcas como Xiaomi que, hasta la fecha, copaban las ventas de móviles baratos.

Con el realme 6i, la marca vuelve a poner patas arriba el mercado de los móviles baratos en nuestro país con un modelo que viene apretando fuerte en precio y con el rendimiento por bandera, aunque por el camino se deja prestaciones que sí encontramos en el realme 6 que ya analizamos hace unas semanas.

El precio es uno de los principales argumentos para este realme 6i ya que solo cuesta 179 euros presentándose como un torpedo en la línea de flotación de los Xiaomi y sus Redmi Note 8. ¿Merecerá la pena apostar por este realme 6i o es mejor invertir un poco más en su hermano mayor el realme6? Descubrimos todas las claves en este análisis con opiniones.

  realme 6i
Dimensiones 164.4 x 75,4 x 9 mm
Peso 199 g
Tamaño de pantalla 6,5 pulgadas 20:9
Panel IPS LCD
Resolución HD+ (1.600 x 720 px)
Procesador MediaTek Helio G80
Memoria RAM 3 / 4 GB
Almacenamiento interno 64 GB / 128 GB
Ampliable con microSD 256 GB
Sistema Operativo Android 10 + realme UI
Batería 5.000 mAh
Carga rápida 18W
Cámara trasera 48 Mpx f/1.8
8 Mpx Ultra gran angular 119° f/2.3
2 Mpx Monocromo f/2.4
2 Mpx macro f/2.4
Cámara frontal 16 Mpx, f/2.0
Precio 179 euros

realme 6i, análisis y opinión

Mantiene la línea realme recortando en materiales

Como ya hemos dicho, uno de los principales argumentos para el realme 6i es obtener un smartphone con buen rendimiento, pero a un precio asequible para todo el mundo. Esto ha obligado a realme a ajustarse el cinturón a la hora de configurar las prestaciones de este modelo.

El diseño ha sido uno de los aspectos en los que más se aprecia el recorte con respecto a su hermano mayor el realme 6 que tuvimos ocasión de analizar hace apenas unas semanas.


Para este modelo se ha sustituido la trasera de cristal por una de policarbonato firmada por el diseñador Naoto Fukasawa que muestra un acabado entre satinado y nacarado que dibuja unas curiosas bandas longitudinales brillantes que cambian en función de cómo incide la luz sobre ellas.

En nuestro caso estamos probando la unidad con el acabado en blanco que en realme han llamado Blanco crema, aunque también está disponible en acabado Té verde con el mismo efecto de brillos longitudinales en la trasera.

Al ser un acabado menos brillante que el de su hermano mayor, las huellas no se quedan tan marcadas, por lo que se mantiene limpio durante mucho más tiempo.

Sorprendentemente, a pesar de contar con el mismo tamaño de pantalla que el realme 6, este realme es ligeramente más voluminoso con un tamaño de 164,4 x 75,4 mm y un grosor de 9 mm.

Esto, en términos de comodidad tiene poca incidencia a la hora de sostenerlo en la mano ya que esos dos milímetros de diferencia se compensan con una trasera de una textura que proporciona un mejor agarre del terminal.

El peso también aumenta ligeramente situándose en 199 gramos, suficiente como para no considerarlo un smartphone pesado, pero que pasa factura cuando llevas más de una hora jugando con él.

realme 6i

En la trasera encontramos unas líneas suaves y redondeadas en todo el perímetro, que se acentúan en los laterales dibujando una ligera curvatura que facilita el agarre.

En cuanto a distribución de los elementos, realme ha mantenido la misma línea que ya vimos en sus modelos anteriores, con el encapsulado de las cámaras anclado en la esquina superior izquierda, el flash LED junto a este módulo, y un sensor de huella dactilar ubicado en una posición centrada en el tercio superior, tal y como lo encontrábamos en los realme 5 Pro.

El módulo de cámaras no sobresale demasiado de la trasera y queda resguardado de los arañazos cuando se le instala la carcasa de silicona con acabado en gris transparente que se incluye junto al smartphone.

realme 6i

En los bordes del terminal continúa la presencia del plástico como ingrediente principal, aunque en esta ocasión con un acabado de aspecto metálico que imita la textura del aluminio.

La distribución de los botones del realme 6i es similar a la que ya vimos en el análisis del realme 6 con la salvedad de que en este modelo el sensor de huellas ha pasado a la trasera y por tanto se pierde la doble función del botón de encendido.

En el lado opuesto encontramos los botones de volumen y, sobre ellos, la bandeja para dos tarjetas nanoSIM y una tarjeta micro SD con la que puedes ampliar la capacidad de este terminal.

realme 6i

Al haber crecido ligeramente, nos parece que los botones deberían haberse reubicado un poco más abajo ya que en ocasiones es necesario recolocar el smartphone en la mano para alcanzarlos.

El borde superior permanece limpio, mientras que en la parte inferior se agrupan el conector de 3,5 mm para auriculares, los orificios de los micrófonos, el conector USB de tipo C y el altavoz principal situado a su derecha.

Como ya es habitual en los móviles asequibles de realme, el cristal Corning Gorilla Glass 3 de la pantalla no se inserta directamente en el chasis, si no que lo hace en un marco de plástico negro que rodea todo el frontal, contribuyendo a aumentar la sensación de marco en torno a la pantalla.

realme 6i

El aprovechamiento del frontal es prácticamente calcado al que mostraba el realme 6, con unos bordes laterales de apenas un par de milímetros y una barbilla pronunciada que se ve engrosada por el marco de plástico que mencionábamos antes.

En la parte superior hace aparición un pequeño notch en forma de gota en el que se ubica la cámara frontal justo debajo del altavoz de llamadas que se encuentra disimulado entre la inserción del cristal de la pantalla y el marco de plástico que la rodea.

realme 6i

Como era de esperar al tratarse de la misma serie, realme ha mantenido las pautas generales del diseño del realme 6, pero insertando el sensor de huellas en la trasera y añadiendo el notch en el frontal.

No podemos decir que nos haya sorprendido la presencia del policarbonato como ingrediente principal del realme 6i. Al fin y al cabo es un material barato y resistente que cumple su cometido a la perfección y mantiene un buen diseño, teniendo en cuenta que hablamos de un terminal que puedes encontrar en las tiendas por 179 euros.

Pantalla sin HDR ni 90 Hz, el gaming low cost paga su peaje

Con una pantalla IPS de 6,5 pulgadas y unos marcos generosos no podemos decir que el realme 6i sea un smartphone compacto, sí ofrece un tamaño de pantalla adecuado para cumplir con su propósito de convertirse en una de las mejores alternativas para conseguir un móvil gaming barato.

realme 6i

A pesar sus similitudes con el realme 6, este modelo pierde algunas prestaciones en su pantalla. Las más destacadas, pasar a una resolución HD+ de 1.600 x 720 píxeles con una densidad de 270 ppp y perder el soporte HDR y los 90 Hz que presentaba su hermano mayor.

El realme 6i mantiene el extraño ratio de pantalla de 20:9 que lo hace quedarse a medio camino entre los ya habituales 19:9 que presentan la mayoría de los terminales y los 21:9 del formato ultrapanorámico.

Afortunadamente, viene con un más que correcto ajuste de color de fábrica, aunque en nuestro caso hemos variado ligeramente la temperatura del color para hacerlo algo más cálido.

realme 6i Pantalla

Este ajuste puede hacerse fácilmente desde el sistema operativo, donde podrás configurar a tu gusto la temperatura del balance de blancos en tres posiciones: Más frío, Predeterminado y Más cálido.

La pantalla ofrece un buen nivel de brillo incluso en interiores, aunque para obtenerlo es necesario configurar algunos ajustes en el sistema de gestión de la batería para evitar que el sistema limite el brillo máximo.

De no hacerlo, encontrarás que, incluso cuando la barra de brillo se encuentra al máximo, la pantalla no brilla lo que debiera. De cualquier modo, una vez realizado ajuste, la pantalla es capaz de ofrecer buena visibilidad incluso en exteriores, aunque bajo un sol intenso puedes perder algo de visibilidad en el contenido de la pantalla.

realme 6i

Con la experiencia de uso del realme 6 todavía fresca, nos da la sensación de que el panel que monta el realme 6i es incluso algo más brillante que el del realme 6 y ofrece un mayor nivel de contraste.

El brillo automático se ha comportado de forma eficiente cambiando el brillo de la pantalla rápidamente y con la intensidad adecuada, aunque en ocasiones peca de conservador con la batería y se muestra perezoso a la hora de subir el brillo.

realme 6i

Al contar con una pantalla IPS se sacrifican ligeramente los ángulos de visión y el panel empieza a perder algo de brillo y contraste cuando lo vemos desde un lateral. Esto apenas afecta a la experiencia de juego o al visualizar vídeos ya que al hacerlo el espectador acostumbra a situarse en una posición centrada.

Helio G80, procesador gaming low cost que encaja como un guante en el realme 6i

Entrando de lleno en el apartado del hardware nos encontramos que el realme 6i centra su principal atractivo en el precio, pero al mismo tiempo ofrece un procesador orientado al gaming.

Hablamos del MediaTEK Helio G80, un procesador de ocho núcleos a 2 GHz y fabricación en 12 nm que, si bien ofrece un rendimiento por debajo del G90T que montaba el realme 6, se ha mostrado como un chip muy capaz.

Este procesador se desenvuelve con soltura en el día a día haciendo frente a todo tipo de tareas sin rechistar. Monta 4 GB de memoria RAM lo cual contribuye a obtener una experiencia de uso fluida, aunque es cierto que en alguna ocasión ha dado muestras de ir justito al cambiar entre apps exigentes.

realme 6i

Cuando se enfrenta a alguno de los últimos juegos de Google Play, no defrauda y la GPU Mali G52 saca músculo permitiendo ejecutar juegos como Asphalt 9 Legends o PUBG Mobile en su calidad más alta, aunque, eso sí, debe tenerse en cuenta que la pantalla limita la resolución a HD+.

No podemos más que decir que el Helio G80 se ha comportado de forma solvente aunque, insistimos, no con la brillantez que lo hacía el modelo inmediatamente superior. Aunque en este caso, contar con 4 GB de memoria RAM tampoco juega en su favor.

Esto nos lleva a recomendar la versión con 4 GB en lugar de la que monta 3 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento interno para obtener los mejores resultados.

  realme 6i realme 6 Oppo A9 (2020) realme X2 Xiaomi Mi 9T
Procesador Helio G80 Helio G90T Snapdragon 675 Snapdragon 730G Snapdragon 730
RAM 4 GB 8 GB 4 GB 8 GB 6 GB
AnTuTu  202.154 288.272 175.791 213.099 213.416
3D Mark (Sling Shot) 1.337 2.581 1.146 2.395 2.181
GeekBench 4.0:
Single
Multi
1.839
5.830
2.595
7.755
314
1.410
2.515
6.805
2.563
6.889
PCMark 2.0 8.724 10.601 6.351 9.085 7.468

Si nos limitamos a los benchmarks sintéticos la respuesta no ha defraudado y se ajusta a las sensaciones que el procesador nos transmitía en juegos y uso normal, obteniendo unas puntuaciones sorprendentes para un smartphone asequible que solo cuesta 179 euros.

Además, este procesador hace muy buena gestión del calor ya que únicamente hemos apreciado un leve aumento de temperatura en la trasera tras una larga sesión de juegos.

Por otro lado, monta 128 GB de almacenamiento interno permite instalar una buena cantidad de juegos y aplicaciones.

A diferencia de muchos smartphones actuales, este móvil de realme sí permite añadir almacenamiento extra de hasta 256 GB instalando una tarjeta microSD.

Realme UI no es tan fluida como en otros dispositivos

Hace solo unas semanas desde nuestro último encuentro con Realme UI, por lo que nada apuntaba a que íbamos a experimentar grandes cambios. A grandes rasgos así ha sido, pero nos hemos encontrado con una interfaz algo más inestable de lo que recordábamos.

Incorpora la capa realme UI basada en Android 10. Esta capa poco tiene que ver con el sistema ColorOS que traían de serie los primeros modelos de realme, y ha ido evolucionando muy favorablemente para acercarse—salvando las distancias— al espíritu de OxygenOS que también hemos podido ver en los últimos OnePlus 8 que hemos analizado.

Una de las cosas que nos gusta de Realme UI es su capacidad de personalización, en el que puedes modificar desde el aspecto de la pantalla de inicio y el cajón de aplicaciones, el aspecto de los iconos, hasta el rendimiento del terminal para ajustar el consumo de batería.

realme 6i

Como elemento diferencial de realme UI, nos gusta la Barra lateral inteligente, que se despliega mediante un gesto desde uno de los laterales y permite configurarla a modo de dock de aplicaciones para acceder a ellas desde cualquier lugar, además facilitar acceso a la herramienta de captura o grabación de pantalla.

El realme 6i también permite el control por gestos en dos modalidades: basados en el deslizamiento de los dedos de un lado a otro de la pantalla o a partir de gestos desde la barra inferior. También admite el control mediante botones táctiles tradicional de Android.

Sin embargo, no todo nos ha gustado en la capa realme UI. Durante los días que hemos estado usando este móvil como teléfono personal nos hemos encontrado con que la interfaz se mostraba inestable, cerrando aplicaciones como la Cámara o bloqueando el navegador sin motivo aparente.

realme 6i

En el apartado de seguridad, cabe destacar el buen comportamiento del sensor de huella dactilar ubicado en la trasera, con un tiempo de respuesta muy bueno y un buen porcentaje de acierto.

Este sensor puede combinarse con el sistema de reconocimiento facial que, mediante un ingenioso sistema de control de brillo de la pantalla, permite iluminar el rostro durante el tiempo justo para realizar el reconocimiento en situaciones con poca luz con un buen porcentaje de aciertos.

Cinco cámaras que parecen imposibles en este rango de precio ¿Alguien da más?

Llegamos a otro de los elementos de mayor protagonismo en un móvil. La fotografía ha adquirido gran relevancia en estos dispositivos en los últimos años, y la variedad de lentes se ha convertido en algo habitual incluso en smartphones con precios tan ajustados como los del realme 6i.

realme 6i

La configuración es algo atípica, ahora que la mayoría se decanta más hacia las cámaras con zoom, pero no nos es del todo desconocida ya que calca las focales (no las prestaciones) del modelo de referencia el realme 6.

  Cámara principal Ultra gran angular Macro Monocromo Frontal
Resolución y tamaño de sensor 48 MP, 1/2.55" 8 MP 2 MP 2 MP 16 MP
Apertura f/1.8 f/2.3 f/2.4 f/2.4 f/2.0

La aplicación de cámara de realme tampoco tiene mucho misterio ya que todos los smartphones de la firma comparten la misma app, a la que se le añaden las características específicas de cada modelo.

Una de las características comunes en la app de cámara es el modo Potenciación cromática que satura los colores y aumenta el contraste para crear imágenes más impactantes. Este truco está bien para mejorar el aspecto de la foto en redes sociales, pero les resta algo de realismo.

La cámara principal aplica un procesado de pixel binning a las fotos que toma, por lo que, tras el agrupamiento de cuatro píxeles, el resultado es una foto de 12 megapíxeles.

realme 6i bench

Desde la propia app puedes elegir un modo de disparo de 48 megapíxeles con el que se prescinde de ese agrupamiento de píxeles para mostrar toda la información del sensor, así como un modo Pro con los ajustes manuales.

En general es una app fácil de usar e intuitiva, pero algo parca en funciones y que oculta ajustes que, a priori, debería mostrar de primeras. Un ejemplo lo tenemos en el ajuste del grado de desenfoque del fondo en el modo Retrato, que aparece al pulsar un icono, cuando debería aparecer directamente al seleccionar ese modo de disparo.

realme 6i

Llegados a este punto, vamos a ver qué tal se desenvuelven sus cámaras. Desde este enlace puedes descargar las muestras originales para que puedas comprobar su calidad por ti mismo.

Como era de esperar, las fotos a plena luz acostumbran a no ser un problema para las cámaras. Las fotos con este escenario muestran un buen rango dinámico y bordes bien definidos.

realme 6i muestras
realme 6i muestras

En general se obtienen buenos resultados con la cámara principal y a duras penas podríamos apreciar diferencia alguna entre la fotografía obtenida mediante pixel binning y la de 48 megapíxeles “sin procesar”.

realme 6i muestras

No hemos apreciado una gran diferencia al activar o desactivar el HDR, por lo que su efecto no es determinante a la hora de mejorar la exposición de la foto, aunque puede ser interesante mantenerlo en modo automático para que el sistema pueda usarlo en caso de encontrar sombras muy acusadas.

La cámara ultra gran angular de 8 megapíxeles del realme 6i tampoco se muestra perezosa con buena luz, aunque no puede evitar que los 119 grados de ángulo de visión provoquen una cierta distorsión en las líneas verticales a medida que se acerca a los extremos de la foto.

realme 6i muestras

Desde la app de cámara es posible seleccionar dos modos de zoom: 2x y 5x. Al carecer de una lente telefoto dedicada, el resultado es un zoom digital que realiza un recorte en esa escala.

Las fotos con el recorte a un zoom de 2x soportan dignamente el envite, pero a 5x la definición de los bordes empieza a flaquear incluso en escenas con buena luz.

realme 6i muestras
realme 6i muestras

En las muestras se aprecia un exceso de procesamiento en el enfoque artificial de los bordes de la imagen, los cual lleva a preguntarnos si no es más conveniente utilizar la lente principal para tomar una foto y hacer un recorte para ampliar el detalle y obtener el mismo encuadre con más calidad.

El factor diferencial para usar esta lente Macro y no la principal lo pone la profundidad de campo y el desenfoque óptico que generan estas focales de forma natural. Por otro lado, esta cámara solo nos ha ofrecido resultados dignos a pleno sol, ya que con poca luz es la que más sufre y no le cuesta perder definición.

realme 6i muestras

La app de Cámara activa automáticamente la lente cuando detecta este tipo de enfoque en el modo Foto, pero también te da la opción de seleccionar el modo de disparo Super Macro con el que acortar todavía más esa distancia de enfoque, pero la calidad del resultado es exactamente la misma.

En el modo Retrato intervienen la cámara principal y el sensor secundario monocromo que utiliza para obtener información del fondo para aplicar el recorte a la silueta del protagonista.

realme 6i

El realme 6i cae en una trampa habitual en este tipo de fotos: la pérdida de detalle en el recorte de la silueta y los errores al reconocer partes del primer plano. El ejemplo más claro lo tenemos en el pelo, en el que pierde definición en muchos contornos, y en las orejas o patillas de las gafas, que directamente se desvanecen confundiéndose con el fondo.

realme 6i muestras

Además, la aplicación de cámara no consigue representar de forma fiel el desenfoque, y lo que parece que va a ser una foto con un borde mal definido, finalmente se corrige en postproducción y se obtiene buen resultado. La parte negativa es que también puede suceder al revés y confiarte con una buena foto que luego no sea exactamente como parecía.

realme 6i

Esta inestabilidad hace que la cámara pierda fiabilidad y sea necesario revisar al detalle cada foto para comprobar si está correcta o no. Tal y como sucedía con el modo Macro. Las cámaras acusan las escenas con luz escasa mostrando una notable pérdida de nitidez. Sobre la pantalla del smartphone el resultado parece aceptable, pero basta sacarlas a un monitor externo se apreciar la pérdida de definición.

realme 6i muestras

El modo Noche potencia la exposición de la escena, aclarando cielos zonas especialmente oscuras, pero a costa de añadir algo de ruido y restar realismo a la toma final.

Al usar la cámara frontal encontramos un sensor de 16 megapíxeles que se comporta bastante bien en la mayoría de escenarios; tanto a pleno sol, donde el único inconveniente lo podemos encontrar en la tendencia a sobreexponer los cielos, como en escenas con poca luz donde mantiene un buen nivel de definición y detalle.

Poco que decir en el apartado de vídeo, donde únicamente ofrece soporte para resoluciones 1080p y 720p a 30 fps, pero al menos permite jugar con los modos de cámara lenta y Time Lapse.

El realme 6i no destaca por ofrecer una calidad sobresaliente, sin embargo, poniéndolo en su contexto de mercado, se sitúa dentro de los parámetros de calidad que ofrecen la mayoría de terminales en ese rango de precio.

Son fotografías con calidad más que suficiente para moverse en redes sociales y apps de mensajería, pero que no permiten ampliaciones u otros usos más allá del visualizado en la pantalla de un smartphone.

5.000 mAh de batería que dan mucho juego

La autonomía de la batería es, sin duda alguna, la característica estrella de este terminal. Una prestación que, por otro lado, es determinante para cualquier móvil que pretenda ejecutar juegos sin tener que depender del cargador.

La batería tiene una capacidad de 5.000 mAh y admite una carga rápida de 18W que le proporciona el cargador incluido. Esto supone un incremento con respecto a los 10W que ofrecían los terminales “low cost” de realme de 2019, pero queda lejos de los 30W que soportaba el realme 6.

Realme 6i - carga

Aun así, y teniendo en cuenta que se trata de una enorme batería de 5.000 mAh, los tiempos de carga no están nada mal. En 73 minutos se alcanza el 50% de su carga y le llevará algo más de tres horas alcanzar la carga completa.

Puede parecer que, en tiempos de la inmediatez de carga que vienen ofreciendo algunos terminales, este modelo tarda casi una eternidad en cargar. No obstante, no está tan mal si piensas que con ese tiempo de carga obtienes hasta dos días de uso moderado real y más de un día con un uso intensivo.

realme 6i

Mención especial al sistema de gestión inteligente de la batería que actúa sobre el consumo de recursos en segundo plano. Ya pudimos comprobar su buen desempeño en nuestro análisis del realme 6, y lo hemos vuelo a comprobar en el realme 6i.

Este sistema aprovecha al máximo las funciones de ahorro energético de Dozen en Android 10, reduciendo la actividad de las aplicaciones en segundo plano y provocando un “sueño profundo” en el terminal cuando se prolonga el estado de inactividad para reducir el consumo de recursos a su mínima expresión.

realme 6i

Es cierto que, en su ajuste de fábrica, el sistema de ahorro de batería puede ser un tanto restrictivo en cuanto a brillo de pantalla o en la liberación de toda la potencia del procesador. No obstante, estas opciones pueden ser configurable para alcanzar un buen equilibrio entre ahorro energético y prestaciones.

En líneas generales, la autonomía que ofrece es sencillamente espectacular superando ampliamente las 9 horas de pantallas incluso haciendo un uso intensivo del terminal en juegos y aplicaciones exigentes.

No nos cabe duda de que contar con una resolución HD+ resulta determinante para obtener estas cifras, pero no habría estado mal dejar elegir al usuario si prefiere una mejor autonomía o mayor resolución.

NFC y radio FM, pero sin Wi-Fi 5

El apartado de la conectividad tiene sus luces y sus sombras, algunas de ellas no dejan de ser sorprendentes.

realme 6i

En comenzamos haciendo un repaso de la conectividad inalámbrica, en la que destaca la presencia de Bluetooth 5.0 y NFC con el que puedes hacer pagos desde el móvil entre otras muchas cosas como vincular tu smartphone por Bluetooth con otros dispositivos con un solo toque.

Además, la incorporación del jack de 3,5 mm deja la puerta abierta a la radio FM ya que esta utiliza los auriculares a modo de antena.

El punto negativo lo encontramos en la conexión Wi-Fi. En este apartado se acusan dos grandes ausencias. Por un lado, el realme 6i no cumple con el estándar WiFi 5 (802.11 ac), por lo que solo permite conexiones a velocidad WiFi 4 (802.11 n).

realme 6i

Esto implica que no es compatible con redes WiFi de 5 GHz, un estándar cada vez más extendido que aporta una mayor velocidad en las conexiones.

En lo que respecta al sonido, cuenta con un único altavoz principal situado a la derecha del conector USB de tipo C. Esto implica que, al sostener el terminal en posición apaisada, este altavoz quedará en la parte superior y no se taparán los orificios con la mano. ¡Bien por realme!

El sonido es suficiente para ver algunos vídeos o jugar de forma esporádica, pero no llegan a ofrecer un sonido de calidad ni un volumen demasiado alto.

realme 6i

Los tonos intermedios los solventa con facilidad, pero sufre bastante con los tonos altos, en los que caer rápidamente en la distorsión, y carece por completo del cuerpo que aportan los tonos más graves.

En la relación calidad y potencia, basta con llegar al 60% de su volumen para comenzar a apreciar las primeras distorsiones, que no hacen más que agravarse a medida que se va elevando el volumen.

Con auriculares la cosa mejora si estos se conectan mediante el jack de 3,5 mm y se aprecia una ligera pérdida de calidad al reproducir audio sin comprimir por Bluetooth.

realme 6i

Desde los ajustes de sonido se puede mejorar algo el sonido gracias a la tecnología Real Sound con el que puedes ecualizar el sonido para personalizar la experiencia.

La gama media estrecha el cerco y complica la elección en los móviles baratos

Llegamos al final de este análisis con algunas dudas y sensaciones encontradas que realmente nos hacen dudar sobre el lugar que ocupa ese smartphone en el mercado.

Vaya por delante que el realme 6i es, muy probablemente, uno de los mejores smartphones de gama media baja que puedes comprar por 179 euros en este momento. Algo que sin duda quitará el sueño a más de uno en las oficinas de Xiaomi.

realme 6i

Lo es por su impresionante batería que hará las delicias de todos aquellos usuarios que, haciendo un uso intenso, no llegan al final del día sin pasar por el trámite de carga.

El otro gran argumento a favor del realme 6i es el buen rendimiento que ofrece, más que destacable para un smartphone de su categoría.

Tampoco rinde mal en el apartado fotográfico que, si bien se aprecia ligeramente por debajo de lo que ofrece su hermano mayor el realme 6, ofrece una calidad razonable para un terminal en el rango de precios que se mueve este modelo de realme.

Juegan en su contra aspectos como la resolución de pantalla, la conectividad o el sonido, que le restan puntos a ese espíritu gaming que transmite el procesador que monta.

realme 6i

Llegados a este punto del análisis del realme 6i más de un lector habrá pensado: ¿y merece la pena ahorrase la diferencia de apenas 70 euros que lo separan del realme 6 con memoria equivalente?

Al hacerlo renuncias a una mejor pantalla, a mejores materiales en el acabado, a un procesador más potente y a mejores prestaciones en conectividad. Sin embargo, 70 euros para muchos usuarios pueden suponer un mundo.

Si deciden no cruzar ese puente los usuarios deben saber que, por los 179 euros que cuesta este realme 6i, se están llevando a casa uno de los mejores móviles en relación calidad precio y potencia.

Nuestra valoración

Diseño

8/10

Pantalla

7/10

Hardware

7/10

Software

8/10

Cámara

7/10

Batería

9/10

Conectividad

9/10

Sonido

7/10

Nota técnica

77

Relación calidad/precio