Skip to main content

Los 9 peores ordenadores de la historia

Los peores ordenadores de la historia

20/02/2016 - 09:01

Si creciste en la década de los 80 quizá recuerdes con cariño aquel ordenador ZX Spectrum o el mítico MSX que inculcaron la pasión por la informática a millones de personas en toda Europa.

Si te criaste en los 90 es posible que aún te emociones al revivir lo que te impactaron los gráficos de Defender of the Crown en el Commodore Amiga, o el recuerdo de tus padres pidiendo un préstamo al banco para comprarte tu primer IBM PC, con la condición de que lo usases para estudiar.

O quizá aún puedes ver las miradas de asombro en el bar cuando tecleabas con tu primer portátil de Toshiba mientras te tomabas un café en la terraza. ¡Un ordenador sin cables! ¡Cómo avanza la tecnología!

Hay ordenadores que marcaron una época, y cambiaron el rumbo de la informática. Literalmente, forjaron imperios. ¿Que hubiese sido de Apple sin el Apple II o el Macintosh? ¿Donde estarían IBM, Intel o Microsoft sin el IBM PC?

Pero por cada ordenador que triunfó, también existe otro que fue un estrepitoso fracaso. Por cada Mac hay un ordenador NeXT y por cada PC, un Amstrad Mega PC.

Fabricar una computadora exige una enorme inversión en tecnología, diseño e ingeniería que, en muchos casos, puede terminar con la desaparición de la empresa, si no recupera el dinero invertido. ¿Dónde están ahora Sinclair, Amstrad, Commodore o Atari? Haciendo compañía a Motorola y Nokia, sin ir más lejos...

Acompáñanos en este nostálgico viaje al pasado olvidado de la informática. Descubriremos los peores ordenadores de la historia y sabremos por qué fracasaron. Es hora de recordar algunos de los más bochornosos errores de la tecnología.

Pulsa el botón Siguiente para descubrir los peores ordenadores de la historia.

[Fuente de algunos datos y fotos: Wikipedia]

Commodore Executive 64, el portátil de 10 kilos con pantalla de móvil

Los peores ordenadores de la historia

El ordenador Commodore Executive 64 (1984), también conocido con los nombres de Commodore SX-64 y VIP-64, puede presumir de ser el primer portátil de la historia con pantalla a color.

Todo lo demás, visto en perspectiva, fue un completo desastre.

Era un ordenador portátil porque tenía un televisor integrado en la carcasa y podías usarlo en cualquier sitio, cierto, pero debías enchufarlo a la corriente eléctrica, así que no podía utilizarse en cualquier lugar.

Era portátil, sí, pero pesaba 10.5 kilos, así que tampoco podías pasearte todo el día por ahí cargándolo de un sitio a otro, salvo que no te importase sufrir un esguince de brazo.

Poseía una pantalla incorporada, pero era una pantalla de 5 pulgadas, como un móvil actual. Si has intentado usar un móvil como un monitor de ordenador, colocándolo en la mesa mientras lees texto sentado en una silla, sabrás de lo que estamos hablando. Los textos eran casi ilegibles salvo que pegases la cara a la pantalla, lo cual era incompatible con el uso del teclado.

En este desternillante anuncio de 1984, que no puedes perderte por nada del mundo, puedes ver cómo funcionaba:

En su interior, el Commodore Executive 64 era en realidad el mítico ordenador doméstico Commodore 64 con la pantallita pantalla integrada. Utilizaba una CPU MOS 6510 a 1.02 Mhz con 64 Kb de RAM. El monitor alcanzaba una resolución de 320x200 píxeles con 16 colores, lo cual no estaba nada mal para un panel de 5 pulgadas hace 30 años.

Con un precio de salida que rondaba 1000$ de la época, fue un fracaso de ventas, así que Commodore paralizó los modelos más avanzados DX-64 y SX-100. Sin duda, se ha ganado a pulso su posición en la lista de los peores ordenadores de la historia.

Go L Match L 3.8, el supercomputer que nunca existió

Los peores ordenadores de la historia

En el año 2003 una desconocida compañía llamada l, a secas, anunció una gama de ordenadores que doblaban la potencia de los equipos domésticos de la época, y añadían una serie de características y funciones que por aquel entonces parecía ciencía ficción: procesadores funcionando a 5 GHz, monitores con cinco paneles, carcasas de ordenador con pantalla incorporada para mostrar la temperatura interna o la velocidad de funcionamiento, discos SSD... ¡hace 13 años!, y otras características que incluso hoy en día resultarían atractivas.

Los peores ordenadores de la historia

l anunció una amplia gama de ordenadores, estaciones de trabajo, e incluso portátiles, que rompían con todo lo visto hasta el momento, tanto en rendimiento como en diseño:

Los peores ordenadores de la historia
Los peores ordenadores de la historia

¿El problema? Que nunca llegaron a ver la luz. Un año después de su estreno l cerró y todos estos ordenadores del futuro nunca se convirtieron en realidad. ¿Exceso de entusiasmo, sueños demasiado ambiciosos, o vendedores de humo?

Si lo deseas, puedes visitar su página web, aún operativa, y maravillarte con lo que podría haber sido, y no fue...

NeXT Computer, Steve Jobs también fracasa

Los peores ordenadores de la historia

Al contrario de lo que mucha gente suele pensar, el catálogo de productos de Apple está lleno de fracasos. Desde el Apple Lisa al Apple III, o el Mac portátil, del que hablamos en otro apartado.

Uno de los más sonados fue el ordenador NeXT (1988), destinado a las empresas y el entorno educativo.

Es cierto que NeXT no es un producto de Apple, pero sí de Steve Jobs. El fundador de la compañía de la Manzana creó en 1986 una nueva empresa llamada NeXT Inc., formada por ingenieros y ejecutivos que habían trabajado en el diseño del Macintosh.

NeXT era un superordenador que pretendía competir con IBM y Microsoft en las escuelas y universidades, así como en las empresas. Tenía forma cuadrada, por lo que popularmente se le conocía con el nombre de El Cubo. 

Aquí puedes ver el vídeo de presentación, con el mismísimo Steve Jobs como maestro de ceremonias:

Sus especificaciones técnicas eran notables para el año en que se lanzó, 1988. Un procesador Motorola a 25 Mhz con una unidad de punto flotante y un DSP independientes, entre 8 y 16 MB de RAM, disco duro de 330 MB, y un monitor de 17 pulgadas con una resolución de 1120x832 píxeles.

Era una estación de trabajo en toda regla con un sistema propio basado en Unix, el NeXTSTEP. Su precio, acorde con sus especificaciones: 6500$ de hace 25 años.

Steve Jobs esperaba vender 10.000 ordenadores NeXT al mes, pero ni siquiera alcanzó esa cifra en todo su ciclo de producción. Su alto precio y la necesidad de desarrollar software propio impidió su popularización. Puede considerarse uno de los peores ordenadores de la historia, al menos desde el punto de vista de lo ambicioso del proyecto.

Aún así se vendió a bastante universidades, centros educativos, y departamentos de informática. Gracias a ello el ordenador NeXT tiene el honor de ser el hardware sobre el que Tim Berners-Lee desarrolló la primera página web y el primer navegador, el WorldWideWeb, que después se rebautizó con el nombre de Nexus.

En 1996 NeXT fue absorbida por Apple. Su fracaso impidió que la Compañía de la Manzana se abriese un hueco en el mercado del hardware educativo de alto nivel, aunque más tarde lo consiguió, a medias, con algunos modelos de Mac. Pero esta decepción le permitió a Jobs centrarse en el desarrollo del iPhone, y a la postre sirvió para que Apple acabase convirtiéndose en la empresa con más valor en Bolsa del mundo.

Amstrad Mega PC, también era consola

Los peores ordenadores de la historia

Sobre el papel, fusionar un ordenador y una consola es una idea absolutamente perfecta. ¿Te imaginas tener un PC y una consola PlayStation 4 o Xbox One en una única máquina? Lo mejor de los dos mundos, un sueño hecho realidad para cualquier aficionado a los videojuegos.

Es una idea tan vieja como las propias consolas, pero este tipo de fusiones se enfrentan a un muro de ingeniería. Las consolas se venden casi a precio de coste (incluso por debajo de él) y fusionar dos máquinas diferentes exige desarrollar hardware propio, que encarece el producto.

Nadie va a comprar un dispositivo que fusiona un PC y una consola, si sale más barato comprar ambas máquinas por separado...

En 1991, Sega e IBM presentaron en Japón Sega TeraDrive, un IBM PC con un procesador 286 de Intel y una consola Sega Mega Drive. Fue un fracaso de ventas.

Pese a esta advertencia, la compañía británica Amstrad decidió lanzar en 1993 el Amstrad Mega PC, un híbrido de PC y consola Sega Mega Drive.

Los peores ordenadores de la historia

30 años de la informática doméstica en España

Para entender este lanzamiento hay que ponerse en el contexto de la época. A principios de los años 90 Amstrad poseía el 25% del mercado de ordenadores en Europa, y la consola Mega Drive era la más popular del momento, junto con la Super Nintendo. Es como si ahora HP o Dell lanzasen un ordenador con una consola PS4 o Xbox One integrada.

El Amstrad Mega PC disponía de un procesador Intel 386 a 25 Mhz y un Motorola 68000 a 7.14 Mhz, con 1 MB de RAM. La consola Mega Drive se integraba en forma de placa ISA que se insertaba en la placa base. Ambas máquinas compartían los altavoces y el monitor. Este último era multisync a 15/31 Khz, para poder soportar las diferentes frecuencias de refresco que requerían un PC y una consola diseñada para funcionar en un televisor. Además el Amstrad Mega PC incluía un joystick, el gamepad de la Mega Drive, teclado y ratón. Los cartuchos de la consola se insertaban en un slot de la carcasa del PC.

Por desgracia, tres fallos de diseño/marketing pesaron como una losa, y convirtieron al Amstrad Mega PC en un rotundo fracaso:

  • Precio: En su lanzamiento, el Amstrad Mega PC costaba 1300€ de la época. Por menos de 1000€ podías comprar un PC y una Mega Drive por separado. Luego bajó a unos 800€, pero ya era demasiado tarde
  • Hardware anticuado: El Amstrad Mega PC usaba un procesador 386 en la época en la que los 486 ya estaban en el mercado. Ese mismo año se lanzó el primer Pentium
  • Funcionamiento limitado: no se podía usar el PC y la consola al mismo tiempo. Para usar el PC tenías que cerrar la tapa del slot que permitía introducir los cartuchos de la Mega Drive.

Al fracaso de ventas del Amstrad Mega PC se unió el del Amstrad GX4000 (1991) una consola propia de 8 bits lanzada en los tiempos en los que las consolas de 16 bits (Super Nintendo y Mega Drive) ya estaban en el mercado. La compañía británica, uno de los principales vendedores europeos de ordenadores en los años 80, se vió obligada a abandonar el negocio de la informática. Actualmente se dedica a fabricar decodificadores de televisión.

Chumby, ¿ordenador o reloj de mesilla?

Los peores ordenadores de la historia

Cuando descubres un gadget tecnológico que se llama Chumby, no puedes evitar desconfiar de él. Es sospechoso. Si además tiene una carcasa de cuero y debes colocarlo en la mesita de noche o en la mesa del desayuno, entonces es cuando saltan todas las alarmas.

Chumby (2008) era un simpático ordenador ARM embebido, basado en Linux, y conectado a Internet. Estaba dotado de una pantalla táctil y su función básica era la de servir de reloj de mesilla, pero cuando lo encendías se conectaba a un servidor de Internet que mostraba la últimas noticias, el tiempo, vídeos, o los resultados de fútbol en su pequeña pantalla. Permitía que los propios usuarios hackeasen el ordenador para añadir sus propios servicios, pantallas y presentaciones.

Su principal función era ponerte al día cuando te despertabas por las mañanas o tomabas el desayuno:

Chumby no era un mal producto en sí mismo, aunque sí bastante caro: costaba 180 dólares. El problema era que todo lo que hace Chumby puedes hacerlo con tu móvil, sin tener que gastarte 180 dólares. Además presentaba algunos fallos en la pantalla táctil, que no era muy precisa.

En su favor hay que decir que en 2008 los smartphones no estaban tan extendidos como ahora, pero lo cierto es que fue un fracaso de ventas. La empresa cerró y como la mayoría de la información que mostraba Chumby en pantalla provenía de un servidor, perdió casi todas sus funciones. Posteriormente algunos empleados pusieron en marcha un servidor alternativo con contenido basado en cuotas mensuales, y de hecho Chumby sigue vendiéndose a través de la Chumby Store.

Cae bien, pero nos sigue pareciendo uno de los peores ordenadores de la historia.

Macintosh Portable, feo y pesado

Los peores ordenadores de la historia

Hemos visto cómo algunas computadoras han fracasado por su diseño, sus prestaciones, o su pobre marketing. En otras ocasiones, la culpa hay que achacarla a las limitaciones de la tecnología de la época.

En 1989 Apple presentó el Macintosh Portable, el primer ordenador portátil de la compañía que utilizaba batería. Todo el diseño estaba pensado para reducir el consumo y así aumentar la duración de la batería. Era de plomo-ácido, como los coches, y no podía descargarse por completo porque dejaba de funcionar.

El Macintosh Portable utilizaba una pantalla matricial en blanco y negro que consumía mucho menos que un monitor tradicional, aunque no se veía bien en condiciones de poca luz. La memoria de 1 MB utilizaba la tecnología SRAM, más cara pero con un menor consumo, que además permitía arrancar el ordenador de forma casi instantánea, pues tenía un modo de reposo como los móviles actuales. Incluso el procesador Motorola 68000, a 16 Mhz, era de bajo consumo.

Aqui puedes verlo en funcionamiento:

En vez de ratón utilizaba un trackball que era extraíble y podía colocarse a ambos lados del teclado. Por aquel entonces, Apple ya pensaba en los zurdos.

Pese a todos estos esfuerzos para reducir el consumo, la batería sólo ofrecía una autonomía de una hora. Y a cambio se habían añadido tres grandes hándicaps, que pesaron como una losa, literalmente. El Mac portátil pesaba casi 8 kilos y abultaba bastante, así que no era nada cómodo de transportar.

Además era muy feo. Se nota que en aquella época Jonathan Ive aún no había tomado las riendas del diseño en Apple...:

Los peores ordenadores de la historia

[Foto:old-computers.com]

El Mac portátil era my caro, pues costaba 7300$ de la época. Y su pantalla matricial en blanco y negro era muy poco atractiva.

Fue un fracaso rotundo y retrasó la entrada de Apple en el mundo de los portátiles. Eso sí, tiene el honor de ser el primer ordenador comercial que se utilizó en el espacio...

El primer Mac de Apple cumple 30 años

New Internet Computer

Los peores ordenadores de la historia

Aquí tenemos otro buen ejemplo de un hardware demasiado adelantado a su tiempo. O desde otro punto de vista, un buen ejemplo de por qué no hay que apostarlo todo a una carta.

The New Internet Computer (2000) era un ordenador basado en Linux y centrado en Internet, que fue desarrollado por una empresa de Larry Ellison, uno de los fundadores de Oracle, y una de las personas más ricas del mundo.

El concepto de New Internet Computer era bueno: un ordenador de bajo coste (200$), basado en Linux, centrado en Internet. Una versión primigenia de los Chromebooks actuales, si se quiere, pero en formato de sobremesa.

¿Cuál era el problema? Que en el año 2000 no existía el ADSL ni la banda ancha. Internet funcionaba a 56 Kbps a través de la línea telefónica, y en muchos casos además de la cuota mensual tenías que pagar por el consumo de datos. Eso sí, el gancho era que junto al ordenador te ofrecían una conexión a Internet sin cuotas.

El New Internet Computer no tenía lector de discos ni disco duro. No podías instalar programas ni funcionaba si no estabas conectado a Internet. Una conexión que, en el año 2000, era muy lenta y cara. No era un mal hardware en sí mismo, pero estaba demasiado adelantado a su tiempo porque depender de Internet al 100% en una época en la que Internet estaba en pañales, era una desastrosa decisión de ingeniería. Sin duda, ha hecho méritos para ser considerado uno de los peores ordenadores de la historia.

Larry Ellison esperaba vender 5 millones de ordenadores el primer año, pero sólo vendió 50.000 unidades. A los dos años, cerró la compañía.

IBM PCjr y su teclado de goma

Los peores ordenadores de la historia

IBM obtuvo el mayor éxito de la historia de la informática con su IBM Personal Computer, los populares IBM PC que gracias a las marcas clónicas se han convertido en los ordenadores actuales utilizados por más de 1000 millones de personas en todo el mundo.

Los primeros IBM PC estaban pensados para las empresas. Eran caros y sólo disponían de software de oficina. En 1984 la informática doméstica estaba en pleno apogeo con la venta masiva de ordenadores MSX, Commodore 64, Apple II o ZX Spectrum. IBM quería un pedazo de ese mercado, así que lanzó su nuevo IBM PCjr, pensado para toda la familia:

Utilizaba cartuchos y usaba un procesador Intel 8088 a 4.77 Mhz, con 64 KB de RAM, y lector de disco opcional.

El IBM PCjr fue un completo fracaso por diferentes razones. Debido a su poca memoria no era compatible con la mayoría de los programas ya creados para el IBM PC. Además era muy caro para tratarse de un ordenador familiar: el modelo con disco valía 1298$ de la época, lo que equivale a unos 4500€ actuales.

Aunque las principales críticas se las llevó el teclado. Era uno de los primeras teclados inalámbricos de la historia, pero funcionaba por infrarrojos así que sufría muchas interferencias al usar el mando de la tele y otros aparatos. Además su batería se agotaba enseguida.

Pero lo peor eran las teclas de goma, que impedía pulsarlas con rapidez. Sólo existían 62 teclas (un teclado de la época tenía 83) y estaban muy separadas unas de otras:

Los peores ordenadores de la historia

IBM lo justificó diciendo que estaba pensado para usar plantillas de cartón que se colocaban encima con los programas educativos, aunque la realidad es que escribir una carta o hacer los deberes del cole, tareas vitales para un ordenador doméstico, era una auténtica tortura.

30 años de Windows, el PC al alcance de todos

Coleco Adam, experto en borrar discos

Los peores ordenadores de la historia

En 1983, el fabricante de juguetes Coleco puso a la venta el ordenador doméstico Coleco Adam. Había obtenido un gran éxito en Estados Unidos con su consola Colecovision, y pensaba extender su mercado a los ordenadores.

Pero el problema de que una compañía de juguetes diseñe un ordenador es que, bueno, pueden surgir ideas tan curiosas como que la fuente de alimentación estuviese integrada en la impresora, así que el ordenador no funcionaba si no la tenías conectada. Su sistema operativo también estaba lleno de bugs.

Pero Coleco Adam pasó a la historia de los ordenadores por una característica única: cuando se encendía generaba un corriente magnética que a veces borraba los discos o las cintas que estaban insertados en el slot del ordenador. En el manual se aconsejaba encender el ordenador con el disco insertado...

[Funny Quiz: ¿te suena la chica del anterior anuncio? Sí, es ella.]

Las unidades lectoras del Coleco Adam daban muchos errores, y los ordenadores debían montarse a mano porque los agujeros de los tornillos de la placa base no coincidían con los agujeros de la carcasa.

Algunas tiendas aseguraban haber devuelto cinco de cada seis unidades vendidas. Coleco perdió más de 40 millones de dólares de la época, pero por suerte para ellos lo compensó con las inmensas ganancias que les proporcionó otro producto de la compañía presentado ese mismo año: las míticas muñecas Cabbage, popularizadas en España con el nombre de muñecas chochonas, que aún se siguen vendiendo con gran éxito.