Skip to main content

10 cosas que debes saber antes de emprender un viaje largo en coche eléctrico

Viajes largos en coche eléctrico

14/12/2019 - 06:15

Quizá ya has probado a conducir un coche eléctrico por la ciudad. ¿Pero qué supone hacer un viaje largo, un Madrid-Barcelona por ejemplo, en coche eléctrico en 2019? Vamos a comprobarlo.

Todos los grandes fabricantes de vehículos van a apostar todavía más por el coche eléctrico a partir de 2020. Y es una apuesta que, por el cambio climático, no tiene marcha atrás. Cada vez vemos más anuncios, noticias, y publicidades relacionadas con este nuevo tipo de vehículos.

En la mayoría de los casos los datos técnicos se centran en aspectos como la potencia del motor, la velocidad o la autonomía. Pero una cosa son las frías estadísticas, y otra muy diferente ponerte al volante de un vehículo con batería dispuesto a completar 500 o 600 Kilómetros. Vamos a ver 10 cosas que debes saber antes de pensar en hacer viajes largos con un coche eléctrico

El rendimiento de este tipo de turismos en términos de potencia o velocidad está fuera de toda duda. Ya no tienen nada que envidiar a los vehículos de combustible. El término clave, es por tanto, la batería. O por extensión, la autonomía.

Si cierto coche eléctrico tiene una autonomía de 300 kilómetros, prácticamente nunca va a ajustarse a esa cifra. Alguna vez puede estirarse más (pocas), y la mayoría de las veces, menos. Y no es que se trate de publicidad engañosa: es que en el consumo de batería influyen muchos factores, desde la orografía del terreno a la velocidad del vehículo, o del viento.

La mayoría de las personas que han conducido un coche eléctrico lo han hecho en un entorno urbano, a través de los numerosos servicios de alquiler, o simplemente porque un número elevado de vehículos eléctricos están creados para entornos urbanos.

Pero a medida que se lanzan versiones cada vez más potentes y con más autonomía, muchos de ellos se usan para realizar viajes largos. No basta con decir: "mi coche tiene 300 kilómetros de autonomía, así que voy a empezar a busca puntos de recarga a partir de los 250 kilometros". No funciona así.

Vamos a ver qué debes saber antes de pensar en hacer viajes largos con un coche eléctrico.

Índice de contenidos

  1. El ciclo WLTP es más real, pero no es exacto
  2. Cada viaje es diferente: factores predecibles
  3. Factores variables
  4. La barrera de los 100 Km/h
  5. Imprescindible usar aplicaciones de puntos de carga
  6. Los tiempos de carga siguen siendo altos en España
  7. Puntos de recarga ocupados o fuera de servicio
  8. La carga rápida no siempre es al 100%
  9. En invierno las baterías rinden peor
  10. Conclusión: en 2020 todo irá a mejor

El ciclo WLTP es más real, pero no es exacto

Mercedes WLTP

Desde el pasado 1 de enero el nuevo ciclo WLTP, que mide la contaminación y el consumo de todos los vehículos (tanto de combustible como eléctricos) ya es obligatorio en todos los vehículos a la venta. Y aunque es más preciso que el viejo NEDC, no es capaz de ofrecer la autonomía real de los coches eléctricos. En otras palabras: no debes fiarte de la autonomía WLTP cuando vayas a hacer un viaje largo.

Durante décadas los fabricantes utilizaron un sistema de medición de consumo y contaminación que nada tenía que ver con la realidad. Esto se vió agravado cuando explotó el escándalo del Dieselgate, al desvelarse que varios fabricantes, con Volkswagen a la cabeza, trucaban sus coches para que en las pruebas NEDC mostrasen hasta 40 veces menos contaminación que el valor real. Es un engaño muy grave que terminó con una multa de miles de millones de dólares... dinero que no llegará a las personas afectadas por esa contaminación.

En el caso de los coches eléctricos, las pruebas NEDC resultaban poco reales a la hora de mostrar la autonomía, pues no se tenían en cuenta aspectos como la inclinación de la carretera, el desgaste de las ruedas, el peso con más de un pasajero, el consumo de los altavoces, las luces, el aire acondicionado, y otros factores.

A partir de 2017 comenzó a implantarse el ciclo WLTP, un sistema de medición de consumo y contaminación con pruebas de laboratorio más realistas y pruebas reales en carretera. Si quieres saber más, echa un vistazo a este reportaje:

A los coches eléctricos les ha afectado con una reducción de la autonomía frente al viejo NEDC, que en algunos casos supera los 100 kilómetros. Aquí podemos ver algunos ejemplos:

  Viejo ciclo NEDC El nuevo ciclo WLTP
Renault Zoe 300 km 300 km (según las primeras estimaciones del fabricante)
Nissan Leaf 378 km Entre 270 y 285 km
Tesla Model S 480 km 350 km
Volkswagen e-Golf 300 km 219 km
BMW i3 300 km 219 km
Hyundai Ioniq 280 km 204 km
Smart forFour 160 km Alrededor de 150 km

Tabla elaborada con datos de Forococheseléctricos.com y Corrienteeléctrica de Renault

¿A dónde queremos llegar? Aunque el ciclo WLTP es mucho más preciso y sus valores se acercar más a la realidad, no son exactos.

Sus pruebas mezclan trayectos en ciudad y en carretera, pero en un viaje largo solo circulas por carretera, en donde el consumo es mayor. Por tanto si vas a viajar de Madrid a Barcelona en un BMW i3, por ejemplo, que tiene una autonomía WLTP de 219 Kilómetros, su autonomía real va a ser menor. Es importante tenerlo en cuenta a la hora de planificar el viaje.

Cada viaje es diferente: factores predecibles

Viajes largos en coche eléctrico

El consumo de batería de un coche eléctrico depende de la resistencia que el motor tenga que vencer para mover el coche a la velocidad que le indiquemos.

Ese consumo va a ser más imprevisible, como más largo sea el viaje. Porque existen, literalmente, docenas de factores que influyen en ese viaje. Y tenemos que tener todos en cuenta para calcular mentalmente la autonomía. Podemos hacer 100 viajes de Vigo a Cádiz, y en todos ellos obtendemos una autonomía diferente.

Por un lado tenemos una serie de factores que quizá cambien en cada viaje, pero son predecibles. Vamos a ver los más importantes.

El peso

Es un factor obvio: como más peso soporte el coche más va a consumir, pero es algo que los conductores no suelen tener en cuenta en los vehículos de gasolina, y esa costumbre se traslada a los coches eléctricos.

Si no quieres tener problemas con la recarga en un viaje largo, debes considerar el peso que llevas: desde el número de pasajeros al equipaje. No es lo mismo viajar solo sin equipaje, que cinco personas con el maletero lleno.

La inclinación de la carretera

¿Te has parado a pensar que el consumo puede ser muy diferente en el camino de ida que en el de vuelta, aún siendo el mismo recorrido?

Una de las razones más importantes es la orografía. No es lo mismo circular por una carretera llana que hacerlo en un puerto por el que hay que ascender. Lógicamente como más inclinación hacia arriba exista, más consumo. A modo de alivio, a la vuelta será camino de bajada, y consumiremos mucho menos...

En viajes de más de 200 Kilómetros, hay que tener en cuenta este factor.

El consumo interno

No solo el circular por carretera consume batería del coche eléctrico. Dentro del vehículo hay elementos que consumen batería, como por ejemplo los altavoces, el aire acondicionado, las pantallas multimedia, etc. Quizá no sea un consumo muy elevado (el aire acondicionado y la calefacción sí consumen), pero hay que tenerlo en cuenta.

Factores variables

Viajes largos en coche eléctrico

Frente a los factores predicibles que hemos visto, que cambian con cada viaje pero se pueden calcular, tenemos los factores variables, que no sabemos si van a aparecer.

Todos ellos influirán en el consumo de batería.

El viento de cara

Uno de los elementos que más afectan a la autonomía de un vehículos eléctrico, es el viento de cara, que más fuerza en contra ejerce en función de la velocidad a la que circulemos.

Quizá has hecho otros cálculos mencionados y sabes que tu coche aguantará 250 kilómetros hasta cierto punto de recarga, pero si el viento empieza a soplar de cara... tienes un problema.

Durante el viaje vigila el viento de cara y si se mantiene mucho rato, baja tu previsión de consumo.

Listen to "Episodio #29: Conducción autónoma - ¿Qué es... ? Con Rubén Andrés Barbero" on Spreaker.

El rebufo

Sabemos desde los viejos tiempos de las victorias de Fernando Alonso en la F1, que el rebufo (circular detrás de otro coche) ofrece menos resistencia al aire y hace que consumas menos combustible (o batería).

Aplicado a un viaje largo, no es lo mismo circular por una autopista en solitario que hacerlo en una autovía detrás de otros vehículos, o mejor aún de un camión.

Como más tiempo pases a rebufo de otros coches, más alargarás la autonomía de la batería.

La barrera de los 100 Km/h

Viajes largos en coche eléctrico

Llegamos a un punto crítico que para muchos es uno de los factores a mejorar en los actuales coches eléctricos: la velocidad.

Los coches eléctricos modernos rinden a un nivel similar a los vehículos de combustible en términos de potencia o velocidad, pero su consumo se dispara a altas velocidades.

También ocurre con los coches de gasolina, pero ellos lo tienen más fácil para encontrar una gasolinera.

A mayor velocidad más resistencia ofrece el aire (sople de cara o no, es el aire atmosférico), y esto aumenta el consumo. En nuestras pruebas en un vehículo de gama media (ni un eléctrico urbano, ni uno de gama alta) a partir de los 100 Km/h, el consumo se dispara.

Tras hacer más de 1.300 kilómetros en un coche eléctrico, he confirmado que todavía no es para todo el mundo

Por ejemplo Renault dispone de un simulador para su Zoe que permite calcular la autonomía según la velocidad de conducción. A 90 km/h alcanza los 259 kilómetros de autonomía. Si pisamos hasta los 120 km/h, la autonomía se reduce hasta los 174 km. Nada menos que 85 Kilómetros.

Si te gusta correr con un coche eléctrico, la autonomía se va a reducir notablemente a partir de los 100 Km/h. En un trayecto no muy largos no tiene importancia, pero en viajes a partir de 300 Km va a influir en las veces y el tiempo que tengas que dedicar a recargar. Tenlo en cuenta.

Imprescindible usar aplicaciones de puntos de carga

Coche eléctrico

Como hemos visto, la autonomía de un coche eléctrico es tan variable, que resulta imprescindible utilizar una app que recopile todos los puntos de carga, ya sean redes públicas, restaurantes, electrolineras, etc. Por suerte, hay varias.

La más conocida es Electromaps. No solo recopila casi 95.000 puntos de carga en todo el mundo (más de 3.000 en España), sino que en muchos casos están actualizados en tiempos real, para saber si están ocupados o fuera de servicio. Y puedes reservarlos directamente desde la app.

Iberdrola tiene su propia app, así como IBIL, que a partir de ahora usa la de Repsol, Movilidad Eléctrica.

Google Maps también está comenzando a incluir puntos de carga en sus mapas, incluso por tipo de cargador.

Si buscas un hotel con punto de carga, la web Chagehotels recopila todos ellos.

Apps de puntos de carga

Los tiempos de carga siguen siendo altos en España

Viajes largos en coche eléctrico

En nuestro país existen diferentes redes de cargadores distribuidos principalmente en gasolineras, como por ejemplo las redes de IBIL (que recientemente ha sido comprada por Repsol), y la de Iberdrola o Etecnic.

IBIL cuenta con unos 230 puntos de recarga para coches eléctricos (casi todos en gasolineras de Repsol), así que parece una adquisión lógica. Incluye 35 puntos de carga rápida y 2 de ultrarrápida, pero la mayoría están en el País Vasco y Madrid.

La red de Iberdrola está construyendo un punto de recarga rápida cada 100 Kilómetros, según la propia compañía.

Puntos de recarga coche eléctrico

Aunque según las propias redes una carga rápida dura entre 20 y 30 minutos, en la práctica con una batería a menos del 20% en un coche estándar, se acerca a los 50 minutos.

Tenemos también la red de supercargadores de Tesla, o la recién estrenada de Ionity.

Existen además puntos de carga en restaurantes, hoteles, centros comerciales, etc., pero suelen ser de carga lenta.

Por tanto debes añadir a tus plazos para el viaje, especialmente si tienes una cita, el tiempo de espera en las recargas. En muchos casos no es tiempo perdido porque lo dedicas a desayunar, a comer o a estirar las piernas, que también se lleva a cabo en un coche de combustible. Pero en otros si añadirá tiempo extra.

Puntos de recarga ocupados o fuera de servicio

Viajes largos con vehículos eléctricos

A la hora de buscar un punto de recarga, tienes que aceptar que puede estar ocupado por otro vehículo, o fuera de servicio por algún problema ocasional.

Aquí las apps de recarga que hemos mencionado se vuelven imprescindibles, pues indican cuándo un punto de recarga no está disponible, en tiempo real.

Úsalas siempre para no llevarte una sorpresa desagradable.

También hay que asumir que actualmente hay muchos puntos en construcción. Por ejemplo en noviembre de 2019 no hay ningún punto de carga rápida entre Madrid y Zaragoza, pero hay varios en proceso de creación, como se puede ver en el mapa:

Puntos de recarga coche eléctrico

Sin duda este tema va a mejorar mucho en 2020.

La carga rápida no siempre es al 100%

punto de recarga de coche eléctrico

Un factor que los usuarios nuevos de coches eléctricos no conocen, es que algunos puntos de carga rápida, como por ejemplo los de IBIL, no ofrecen al carga rápida para el 100% de la batería.

La carga rápida solo contempla el 80% de la batería. El resto debe hacerse con carga estándar a través del puerto Mennekes, más lenta.

En invierno las baterías rinden peor

Coche en la nieve

Getty

Como ocurre con las baterías de los móviles, las baterías de los coches eléctricos rinden peor con el frío. Esto afecta tanto a la autonomía como a la recarga.

Mucho de estos vehículos tienen calefacción solo para ellas, pero otros no.

Conviene aparcar el vehículo conectado a la red eléctrica, incluso aunque la batería esté cargada, porque el coche la usará para mantener la temperatura de la batería.

A la hora de recargar en un punto de carga, mejor hacerlo tras rodar al menos durante media hora, en lugar de en frío. Así la recarga tardará menos.

Conclusión: en 2020 todo irá a mejor

Coche eléctrico

Quzá este reportaje te ha dejado un mal sabor de boca con respecto a los viajes largos en coche eléctrico.

Es un artículo realista. A día de hoy, la autonomía es más baja de lo que desearíamos, y los puntos de carga aún son escasos en España. Pero todo esto evoluciona a un ritmo espectacular: en pocos meses la autonomía podría haber aumentado un 20%, y como hemos visto se están construyendo puntos de carga rápida de forma masiva.

El coche eléctrico lo cambia todo, y ese cambio no se puede llevar a cabo en apenas un par de años.

Parece que la revolución del coche eléctrico en España llegará en 2020. Crucemos los dedos...