Skip to main content

Distribuciones de Linux que más se parecen a Windows

Distros de Linux estéticamente parecidas a Windows.

17/02/2018 - 11:30

Linux es un sistema operativo poco uniforme, con distribuciones para todos los gustos, desde las más complejas y avanzadas hasta otras pensadas para principiantes. Es este público objetivo precisamente, el de los recién llegados, el que podría estar interesado en instalar una distribución de Linux parecida a Windows.

La estética de Windows se ha mantenido casi inalterable en los últimos 20 años, aunque con cambios importantes en Windows 10. Para ser exactos, Windows XP y W7 hicieron que cientos de millones de personas en todo el mundo se acostumbraran a un escritorio e intefaz realmente intuitiva y sencilla, de ahí su éxito.

Ahora muchos quieren continuar utilizando esta interfaz, simple y conocida. Por eso a la hora de cambiarse de sistema operativo buscan uno en el que sentirse como en casa, una distro de Linux parecida a Windows, al menos en el aspecto estético.

Estos portátiles de menos de 250€ funcionan como la seda si instalas Linux

Para esto, son necesarios varios elementos, como por ejemplo un menú de inicio desplegable en la zona inferior izquierda, el reloj a la derecha o un sistema de ventanas ordenadas en la barra inferior. No ocurre lo mismo en todas las versiones de Linux, que son tan dispares como entornos de escritorio hay.

Según el entorno de escritorio que elijas, tendrás una interfaz u otra. De los tres entornos más parecidos a Windows que hay en Linux quizás destacan Cinnamon, XFCE o LXDE, todos incluidos en decenas de distribuciones al alcance de cualquiera.

Esta son algunas distribuciones de Linux con estética Windows, al menos en algunos de sus elementos. Si quieres ver las cinco que hemos seleccionado, pulsa en Siguiente.

Linux Mint Cinnamon

Linux Mint Cinnamon.

A la hora de elegir las mejores distribuciones de Linux para este año, no lo dudamos: Mint está entre las mejores, especialmente en su versión con escritorio Cinnamon. El resto también está bastante bien, sobre todo la XFCE, pero Cinnamon tiene algo que nos hace sentirnos cómodos al manejar su escritorio.

El funcionamiento es excepcionalmente fluido y todo funciona como debería, que ya es mucho pedir. Además, si buscas algo parecido a Windows XP, esta es tu distribución perfecta. Tiene todos los elementos que se le podría pedir a una distribución para dar el cambiazo al sistema operativo de Microsoft, y también algo más.

Una de las mejores cosas que tiene Mint es su centro de software. A diferencia de lo que ocurre en Ubuntu -donde por desgracia el centro oficial de apps falla más de lo que debería- es que las instalaciones son sencillas, rápidas y casi nunca dan errores. Una vez más: ya es mucho pedir.

Es un buen primer paso para empezar en el mundo Linux, como ya pudimos comprobar cuando hicimos el análisis de Mint 18.1 Serena. La puedes descargar desde su web.

Xubuntu y Lubuntu

Lubuntu.

Hacemos ahora un 2x1 con dos distribuciones de Linux estéticamente parecidas a Windows, con los evidentes peros que se pueden poner. Ambas tienen panel -que puedes configurar como quieras- con elementos que se pueden quitar y poner a placer, empezando por el menú de inicio, el reloj o la bandeja de notificaciones.

Su principal diferencia es que Xubuntu equipa escritorio XFCE y Lubuntu el LXDE, pero las dos son Ubuntu, y por lo tanto utilizan su centro de software y son compatibles con paquetes .deb, el equivalente al .exe de Microsoft. En este caso Lubuntu es más ligera, recomendada para portátiles y ordenadores viejos y lentos, mientras que Xubuntu pesa más, aunque sigue siendo una distro ligera.

Estéticamente, Lubuntu es menos atractiva que Xubuntu, más arcaica. Ha mejorado bastante en los últimos años, aunque sigue teniendo ese toque retro que puede gustar a algunos usuarios. Además es en relación fluidez-funcionalidad probablemente la mejor distro ligera que hay ahora mismo. Ambas están en la lista de sabores descargables de Ubuntu.

Zorin OS

Distribuciones de Linux que más se parecen a Windows

Ya hemos hablado de Zorin OS en alguna que otra ocasión, precisamente para hacer referencia a su principal reclamo: es casi calcada a Windows. A la hora de instalar, te deja elegir qué versión de Windows quieres imitar, si prefieres W7 u otra. Se agradece la pregunta, sobre todo si vienes del SO de Microsoft.

Esta distribución no es especialmente ligera, lo que le resta puntos con respecto a algunas alternativas. Eso significa que vas a necesitar al menos 4 GB de RAM si quieres sacarle todo el partido. Un punto a favor es que integra Wine como parte de sistema, un programa que te servirá para emular los .exe de Windows con sólo hacer doble click sobre ellos.

Es una distribución de Linux similar a Windows que no oculta sus intenciones en ningún momento, y la va bien con ello. En su web hay disponibles algunas versiones, aunque si quieres acceder a otras tendrás que pagar. Es buena, aunque quizás te interese más echarle un vistazo a alguna opción completamente gratuita, la tónica general en este sistema operativo.

ChaletOS

Chalet OS.

Al igual que en el caso de Zorin, los desarrolladores de ChaletOS no han escondido sus intenciones: quieren atraer a todos los usuarios dispuestos a pasarse a Linux pero no a renunciar a la interfaz de toda la vida, y lo han hecho muy bien. Su distro es clavadita a Windows 7, con un menú de inicio e incluso botones parecidos.

Si no te safisface, puedes personalizarla aún más con cambios estéticos en su configurador. Es excelente, y cuenta con base Ubuntu, algo que facilita mucho el acceso a software de terceros. Es bastante ligera, al menos más ligera que la media, y eso significa que puedes confiar en ella en casi cualquier ordenador, por modesto que sea.

No son pocos los usuarios desencantados en Windows 10 que quieren volver a su añorado W7, aún con soporte oficial. Dentro de poco Microsoft retirará las actualizaciones para este SO, y ahí entrara ChaletOS apostando fuerte por su nostalgia y por una funcionalidad bastante completa. Que les vaya bien.